¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



La Semana Santa en Castilla y León es una festividad de gran devoción, respeto, observándose una fantástica calidad en las tallas que representan los diferentes episodios religiosos.

Estos actos suelen llevar bandas de cornetas y tambores, que acompañan el recorrido de cada una de las procesiones.

La Semana Santa es una fecha de pasión y fervor, con el denominador común de las procesiones en toda la comunidad, pero con un toque personal en cada una de las provincias que la componen. Algunos ejemplos de ello son:

- Ávila: su Semana Santa ha sido declarada de Interés Turístico Nacional y cada año capta la atención de miles de personas que se acercan a esta localidad para disfrutar de sus procesiones, las que destacan por el recogimiento de sus cofrades y la belleza de sus tallas. Un momento de máxima expectación en esta celebración sucede en la procesión de 'El Encuentro', momento en que los portadores del Cristo deben arrodillarse para pasar por el 'Arco de la Esperanza', lugar clave en el recorrido. Otro de los momentos más concurridos es el 'Vía Crucis', que se celebra la madrugada del Viernes Santo.

- Burgos: su Semana Santa ha sido declarada de Interés Turístico Regional. Destaca, entre otras de sus procesiones, la del 'Vía Crucis' por el Castillo el Lunes Santo. Los principales pueblos de la provincia cuentan a sus vez con tradiciones destacadas, como el caso de Lerma y su 'pasión viviente' o el 'Vía crucis viviente' de Covarrubias, con 14 estaciones que el público puede ir visitando, en el que se implican hasta 120 actores que permanecen estáticos durante toda la representación.

- León: su Semana Santa ha sido declarada de Interés Turístico Internacional, con una tradición que se remonta al siglo XVI, con la creación de su primera cofradía. Uno de los momentos que atrae más visitas es la procesión de 'El Encuentro', celebrada la mañana del Domingo de Resurrección, momento en que se cambia el manto negro de La virgen, símbolo de luto, por uno blanco, símbolo de alegría. También destaca por su peculiaridad, el conocido 'Entierro de Genarín', celebrado la noche del Jueves Santo y que recuerda a un bebedor y mujeriego leonés fallecido en esa misma fecha en 1929, atropellado por el primer camión de basura de esta localidad.

- Palencia: su Semana Santa fue declarada de Interés Turístico Nacional en el 2005. Destaca la participación de todas las cofradías en cada una de las procesiones, además de su silencio, sencillez y sobriedad.

- Salamanca: con una Semana Santa declarada de Interés Turístico Internacional desde 2003. Se puede observar una gran calidad en sus tallas, como la del 'Jesús Flagelado' de Salvador Carmona, o la 'Virgen de la Soledad' de Mariano Benlliure. Destaca también la fiesta en su provincia, con las sietes cofradías de Ciudad Rodrigo, 'La Procesión de las Velas' de Peñaranda de Bracamonte, el 'Juítas' de la Albera o el 'Vía Crucis viviente' de Candelario.

- Valladolid: su Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, presenta en sus procesiones importantes tallas realizadas por maestros como Gregorio Fernández, Juan de Juni o Francisco del Rincón. Algunas de sus diecinueve cofradías datan del siglo XVI.

- Zamora: su Semana Santa es fiesta de Interés Turístico Internacional, gracias a sus diecisiete cofradías y una tradición con más de ochocientos años de existencia. Destacan entre sus tallas el 'Cristo de las Injurias' perteneciente al renacimiento español, así como 'La Lanzada', realizada por Ramón Álvarez.

 

Inicia sesión para enviar comentarios