¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Hay gente que opina que no todo es adaptable, que existen tipos de textos literarios y extraliterarios que no pueden llevarse al medio audiovisual. Para toda esa gente les recomiendo que se miren la película Battleship.


Battleship no es solo una adaptación del juego de mesa "Hundir la flota”. Es una jodida adaptación de un juego en el que mediante un número y una letra desarrollas todo un entramado estratégico. No es algo nuevo, ya que anteriormente se había adaptado el juego Cluedo en el filme El juego de la sospecha en 1985.


A lo que voy. Las cosas que pasan de un medio a otro son complicadas. Un arte, ya sea el cine, el cómic o la literatura tiene sus propias reglas. Un buen ejemplo de cualquier adaptación del libro al filma es el comentario “es mejor el libro que la película” suelen ser focos constantes de decepciones por parte de los fans. Y eso viene porque muchas veces no se suele hacer bien. Y eso ¿Por qué sucede? Porque no se adaptan al medio. Tratan de ser demasiado fieles al original o en su defecto realizan una libre interpretación.


Una de las mejores adaptaciones que he visto es la del comic Watchmen de Alan Moore por parte del director Zack Snyder. No soy gran fan de ambos. Ni 300, ni el Batman de Moore me seducen demasiado pero Watchmen es otra cosa. Snyder como director, aparte una primera buena película como es Amanecer de los muertos, sus siguientes obras muestran a una evolución 2.0 de lo que en su momento fue Tony Scott. De hecho, también adaptó el comic de 300, pero pienso en ambos como texto y filme un pelín sobrevalorados. Es un autor videoclipero, que maneja el estilo audiovisual pero que quizás carece de darle una mayor profundidad a sus personajes.


La adaptación a la gran pantalla de Watchmen es muy buena por una razón principal: tiene elementos propios cinematográficos:


- Los títulos de crédito: Al comienzo de la película, el director Zack Snyder se permite una “licencia”. En el comic se comienza con la historia de Rorschach. Aquí se emplea una canción de Bob Dylan como es “The times are changing” y una sucesión de imágenes históricas de la época en la que vemos como los superhéroes están decayendo en la sociedad.


Esto se hace porque es una forma muy atractiva de introducir los títulos de crédito y también avanza al espectador la decadencia de los superhéroes. Contribuyen a la mejora de la historia porque le dan un arranque más potente de lo que tiene en el comic. En este, tardas varias páginas en comprender el contexto de unos superhéroes repudiados y odiados por la gente a la que antes salvaban.


- La ralentización de las escenas. Esto ya es una marca personal del director del filme, que utiliza la cámara lenta para acentuar diferentes motivos como disparos o explosiones. Es una forma de plasmar los típicos bocadillos de los comics en los que se producen disparos, explosiones... y se ponen palabras como ¡BOOOOM!, ¡CATACRACK!


Es un elemento que traslada muy bien esos ruidos, golpes... al medio audiovisual pero en el caso del director, abusa demasiado de ellos (como luego hace a lo largo de su filmografía).


- La música: En el comic es literalmente imposible escuchar música. Alan Moore lo que hacía era poner el título de diferentes canciones a lo largo de las páginas, para que el lector se imaginase una determinada canción. El director de la película emplea la música para hacer avanzar la narración y acompañar a las escenas y los personajes. Es un elemento que sobresale en todo el filme. Aunque la BSO es respetuosa con el material original (Bob Dylan, Simon & Garfunkel, Jimmi Hendrix), también se incluyen canciones que aunque no tienen mucho que ver con la intención del comic en la época (hay música electrónica como la opción de utilizar Take a Bow de Muse para vender el trailer o grupos como My Chemical Romance). De hecho, las escenas de acción mejoran mucho con esa música electrónica, ya que acelera la acción y acompaña mejor el ritmo de la misma que si hubiesen empleado folk o country como en el original.


La clave para realizar una buena adaptación es ser consciente del material que tienes disponible. Ver cuanto se pude mantener y cuanto cambiar. No se trata de ser más o menos fiel a la obra original, sino de hacer la mejor versión para el medio en el que vas a adaptar la obra.


Quizás por eso se llame adaptación y no copia o libre interpretación...

Inicia sesión para enviar comentarios