¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Las películas que se encajan dentro del género musical son una de dos, o repudiadas por el espectador o generan un culto, una base de fans bastante sólida y locura desenfrenada que lleva a esta producción en activo en Broadway durante décadas. Así son los musicales, o los fans de los musicales, como se quiera ver.

Sin embargo, los musicales son mucho más que una narrativa que parece estar azucarada con una ración ingente de canciones que no parecen venir a cuento. La música, y como recurso, la banda sonora de las películas es más que vital. Supone un recurso narrativo más y hace al espectador reaccionar según este ritmo y efectos.

Las películas de Disney son musicales. Sí, todos los clásicos añorados por todos en los últimos 70 años están cubiertos en canciones que nos cuentan las actividades mundanas o heroicas de sus personajes. ¿Pero en qué momento esto se volvió norma?

El consumo de música baja, sube, se mantiene, cambia de formato, de género popular, es una ciencia viva. O un ente vivo. La industria controla – nos controla – como quiere y esperamos a ver cuál es el último bombazo. Durante unos pocos años, a inicios de milenio vimos resurgir grandes obras como “Chicago” (ganadora del Oscar) “---“ en la pantalla grande. Sin embargo, lo vimos volver a caer en desgracia por las insurgentes películas de acción desenfrenada. Luego parecía que querían volver con “Mamma Mia” protagonizada por Meryl Streep, o hace muy poco, con “Into the Woods” con Anna Kendrick y un elenco de espanto, a la mejor forma Hollywood.

Entonces, me pregunto, ¿qué nos lleva a querer contar nuestra vida con momentos musicales tan determinados? ¿Cuándo andas por el parque te imaginas contando tus penas y alegrías al son de un showtune? Se ve que en la industria del cine, sí. Pero seguimos sin saber porqué se nos pegan las canciones y queremos montarnos nuestra propia movida mental.

Inicia sesión para enviar comentarios