¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Segundo de Chomón, cineasta español de inicios de siglo, vino una vez a Burgos a dar un paseo. Ese paseo fue filmado y estrenado para público francés, que así vería cómo es la vida de un pueblo castellano en 1911. De Chomón, conocido por ser un gran técnico cinematográfico y creativo, incluso comparado con George Méliès, ofrece este trabajo como uno de sus primeros trabajos documentales en la península.

El documental “Viaje a Burgos” de 1911 comprende una serie de 17 planos de diferentes localizaciones de Burgos. Algunas, como la catedral, son vistas desde diferentes puntos. La iglesia de San Esteban, el monasterio de Las Huelgas, la Casa del Cordón, el Arco Santa María, la Plaza Mayor, el Paseo de la Isla o incluso la calle que da a la catedral donde ahora se encuentra el Bar Victoria, son algunos de los lugares que nos muestra De Chomón.

Lo curioso de los documentales de este tipo, grabados hace más de 100 años, es la posibilidad que nos ofrecen de ver la ciudad con la que tan familiarizados estamos, de una forma totalmente diferente. Nos permiten comparar la situación social, económica y urbanística de la ciudad y de sus habitantes, lo que había y lo que hay, lo que se hacía antiguamente. Es todo un hito tener a nuestra disposición películas de este tipo que además se conservan en perfecto estado, se han digitalizado y lo podemos ver a través de diferentes plataformas. En este caso, YouTube.

La película coloreada en Pathécolor nos da una visión claramente distorsionada y subjetiva. No son esos los colores captados técnicamente, ya que el negativo sobre el que se ha rodad en monocromático. Sin embargo, damos por hecho que el director allí presente, tanto nos quiere mostrar un ambiente, como que recuerda esos colores en el momento de grabar, y nos transmite su visión de esta ciudad.

Burgos tiene mucha suerte de tener documentados en vídeo lugares tan significativos de la ciudad con una técnica que superaba a su tiempo. Demuestra también, que la ciudad fue cuna del primer cine español, siendo elegida como localización para sesiones de los hermanos Lumière y donde Manuel Vitores nació, productor de la primera película sonora española. Segundo de Chomón nos muestra un paseo por la ciudad, que ahora mismo habría que re-escribir pero con un pasado, que por suerte, tenemos el gusto de ver.

Inicia sesión para enviar comentarios