¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Ahora mismo, cuando encendemos la televisión y ponemos los informativos, tardamos muy poco en cambiar de canal. La parrilla informativa se basa en sucesos, en aspectos completamente sensacionalistas de la vida de la ciudadanía, de políticos reprochándose, apesta a una terrible ausencia de rigor y vocación informativa. Las piezas que nos venden en forma de noticia tienen un tinte sutil a publicidad, partidista, comercial, o diplomática, con ese color a manipulación del espectador.


¿Qué pasó con el periodismo de campo? ¿Con el contraste de información? ¿Con la buena labor del informador? ¿Adónde ha ido? Eso fue lo que nos quiso demostrar el guionista de televisión americano Aaron Sorkin.


Sorkin, autor de piezas tan relucientes a la crítica cinematográfica como “Steve Jobs” o a otro tipo de crítica como “The West Wing”, aterrizó en los estudios de HBO en 2011 con una propuesta innovadora. Así, nace “The Newsroom”, una utopía informativa que a la que muchos nos gustaría aspirar, no digo ya, alcanzar.


Esta serie de televisión tanto nos intenta dar una luz de esperanza como nos muestra todas las sombras del periodismo que vemos pasar por nuestras pantallas de televisión. Vemos el periodismo ciudadano, el poder corporativo influenciando forma y contenido, las limitaciones, las ambiciones, el trabajo en equipo y la dimensión de la visión desde el dominio y ojo público.


Atlantic Cable News (nombre real de la cadena) se sitúa como un canal de pago, a modo de Movistar+ de nuestros días, sin la parte “bajo demanda” de los de Telefónica. El programa liderado por Will McAvoy (Jeff Daniels en la serie) y producido por MacKenzie McHale (Emily Mortimer) pretende convertirse en una oda al periodismo real, convirtiendo el plató en un tribunal donde los invitados son interrogados con Will en calidad de abogado para ambas partes y los espectadores como jurado. La idea es que los invitados sean tanto expertos en el tema que tratan como partes de los conflictos alicientes. De esta forma, mediante una exposición de hechos que facilitará Will con su entrevista, el espectador medio tendrá la posibilidad de juzgarlos y tomar sus propias decisiones.


The Newsroom refleja a la perfección esa utopía que tenemos algunos aspirantes y profesionales de la labor de la comunicación de transmitir la verdad frente a todo. Le premisa principal que presentan es la de informar al espectador de lo que sucede a su alrededor con hechos refutados y contrastados para que este pueda llegar a sus propias conclusiones. Es decir, le presentan al espectador una realidad, lo más cercana a la realidad verdadera -según ellos- para que pueda tomar una decisión informada. Sin embargo, muchas veces, esta información que intentan revelar es coartada o filtrada por sus jefes, ya que puede no contentar a aquellos en un sitio de poder que colaboran con ellos. Aún siendo la verdad. ¿Realmente vivimos así?

Inicia sesión para enviar comentarios