¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Los últimos años hemos visto cómo las películas de un interés informativo han copado tanto la lista de estrenos más esperados como la de los premios cinematográficos. En esta era post-11S, los americanos parecen estar más preocupados por el origen y el tratamiento de la información, y lo han demostrado con producción como ‘Spotlight’ en la pantalla grande o ‘The Newsroom’ de HBO. Es una forma muy romántica y certera de relatar a un nuevo héroe, uno que traspasa las leyes en favor de la primera enmienda, a favor del hombre y de la mujer de a pie, sin importarle los riesgos capitalistas de un país tan terriblemente mercantilizado. Bonito, ¿no?


Esta vez era el turno de Steven Spielberg a los mandos. La historia elegida es cómo Katherine Graham, que acaba de recibir la empresa que fue de su padre pero que heredó tras la muerte de su marido, va a salir a bolsa. Esa es la primera trama. Todo un torbellino de emociones para una mujer en esa época: empresaria pero sin casi experiencia (es mujer y no se le permitía), madre, abuela, viuda y se convertía también en un referente público para las mujeres.


En la mesa del consejo que controla el periódico era ninguneada, solo por el hecho de ser mujer. A la hora de tomar decisiones, también, no la creían lo suficientemente fuerte como para hacerlo. Entonces, tiene que tomar las riendas y demostrar que puede. Solo que el tiempo no fue a su favor, porque la primera gran decisión tras la salida a bolsa fue si publicar o no los Papeles del Pentágono. Menuda primera gran decisión. Y claro, todo esto bajo la visión del público. ¿Sería capaz esta mujer que ha recibido esta responsabilidad casi por accidente? Si no lo era, demostraba que la mentalidad presente era válida. Si lo era, ponía en riesgo su empresa (a los empleados, al rigor periodístico, a todos aquellos potenciales nuevos soldados para ese timo que fue la Guerra de Vietnam), pero también se convertiría en un referente, en un ejemplo de empoderación para las mujeres. Y eso hizo.


La segunda trama es propiamente la toma de esa decisión junto a más participantes. Entre ellos el editor ejecutivo Bradlee interpretado por Tom Hanks. Aquí viene lo que conocemos como la crisis que estaba sufriendo The Washington Post en ese momento, que hasta ahora seguía siendo un “pequeño periódico local” pero que quería estar en la misma liga que el New York Times. El Post quería más calidad y quería también pillar bocado de los Papeles del Pentágono. Sus inversores temían una catástrofe, desde una muerte repentina hasta que se culpara a Graham o Bradlee por espionaje. Cosa que se vio bastante cercana.


Existen también diferentes reflexiones por parte de los personajes a lo largo del metraje; desde la influencia que puede ejercer trabajar en un periódico y las amistades políticas, la legalidad de los procedimientos, etc. La películas nos intenta informar un poco de todo pero haciendo énfasis en las dos tramas principales, haciendo de Meryl Streep la indudable protagonista con una brillante interpretación y una fotografía y música que poco acompañaban al que pudo haber sido una de las más grandes películas del año, y que se quedó a poquitos pasos.

Inicia sesión para enviar comentarios