¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Este año las mujeres nos hemos visto más tiempo en las pantallas. Al fin. Ya era hora. Greta Gerwig ha sido la quinta mujer directora en estar nominada a mejor película en los 90 años de historia de los premios de la Academia. Esta categoría la ha ganado una vez una mujer, más concretamente, Kathryn Bigelow con The Hurt Locker en 2008. Una vez. En 90 años.
2017 ha sido el año del Time’s Up, del #MeToo, del destape. Harvey Weinstein, Kevin Spacey, James Franco… algunos de los nombres que más han sonado en los medios y en boca de activistas y portavoces. Qué curioso que cuando hay una movida en la industria, la Academia la adapta. Hace dos años aparecía el ‘black boicot’ que inició Will Smith, al año siguiente un número bastante alto de películas nominadas estaban protagonizadas o narraban la historia de personajes afroamericanos. Eso mismo ha pasado este año pero con mujeres.
Tenemos a ‘La forma del agua’, ‘Tres anuncios en las afueras’, ‘Lady Bird’ y ‘The Post’ con fuertes personajes femeninos a la cabeza. Y ‘Lady Bird’ destaca por su perspectiva femenina de la vida.

Christine, que se llama a sí misma Lady Bird, es una joven estudiante de último año de secundaria de un instituto concertado. Una chica con ambiciones, con unas ganas terribles de crecer y salir de Sacramento, pero con las ataduras que tenemos todas: la familia, el dinero, la madurez. No nos dan datos de tiempo, ni del pasado de la familia ni de la chica; vivimos el presente, su presente, con ella. La vemos involucrarse más en las actividades extra-curriculares, conocer gente dentro y fuera de las aulas y los primeros amores. Y claro, los primeros desamores. Gerwig nos muestra cómo se ve, desde los ojos de una adolescente, el valor de la familia y cómo se lleva una situación económica que cuando somos más jóvenes no entendemos ni sabemos llevar. Ese ha sido exactamente el don de Gerwig con ‘Lady Bird’, contar una historia veraz de la forma más entretenida posible y desde unos ojos que muchas veces caen en clichés. La narración desde perspectiva femenina sobre una situación femenina al fin está contada desde la verdad, sin tapujos, sin caer en tópicos que los hombres creen que vivimos pero que no son así.

Historias como ‘Lady Bird’, con sus vueltas y revueltas, ‘La forma del agua’ con es particular sensibilidad de quien mira y observa, ‘The Post’, que nos demuestra que las ventajas económicas no favorecen la ‘condición’ de mujer’ y ‘Tres Anuncios’, la fuerza y valentía de una madre con un objetivo, son las que necesitamos para que chicas vean hacia delante, hacia un futuro igualitario, para que sean conscientes del mundo en el que vivimos y el que tienen que construir para ellas mismas.

Inicia sesión para enviar comentarios