¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Marvel empezó en 2008 una andadura que le ha llevado a convertirse en el magnate cinematográfico taquillero que es hoy en día. “Iron Man” fue la primera entrega del que sería el ambicioso universo Marvel en el cine. Los fans de los cómics ya sabían que sus superhéroes favoritos llegaban a salirse de las páginas de sus propios números hasta encontrarse y convertirse en Los Vengadores. Los que conocimos el universo en el cine no lo llegamos a ver hasta 2010, y ya bastante nos voló la cabeza ver a Tony Stark junto a Capitán América, Hulk, Thor, La Viuda Negra y Ojo de Halcón. Y más tarde en la era de Ultrón. Y qué deciros ya en Civil War. Pero no os preocupéis, voy a intentar que no haya mucho spoiler de Infinity War. 

La lucha es esta: el enemigo común que ha generado el caos desde (y me ataño a hablar de las películas solo) Los Vengadores es el titán Thanos. No Loki, como muchos llegaron a pensar, Loki solo era una subcontrata. Thanos es el malo de verdad, el malo que se intuye en todas las escenas post-créditos que llevaban un cierto tono… morado. Así como violeta. 

En Guardianes de la Galaxia es donde se hace más palpable la presencia e influencia de Thanos. Vemos a su hija, Gamora, quien luego se une a la causa de Starlord, y a un fanático y enviado de Thanos, Ronan. Sin embargo, el castigo por el que termina sufriendo Ronan a manos de Thanos es menos temible que lo que pasa en Infinity War. Adelanto en un rato. Sin embargo, la película de 2014 adelanta también lo que ya nos asegura será la misión final de esta fase del universo Marvel: las piedras del infinito. Algo nos pudimos oler con el ‘tesseract’ que vimos en Capitán América y en Los Vengadores, esa piedra azul brillante super poderosa. Pero no fue hasta que los Guardianes encontraron una segunda piedra, la morada contenida en el orbe, que aseguramos que íbamos en buen camino. Consulta con tu friki más cercano, pero acabamos de ver la piedra del espacio y la piedra del poder. Codiciadas terriblemente por Thanos, hasta ese momento no había logrado alcanzar ninguna, pero eso ya cambiaría.

En Vengadores, también, vimos otra piedra del infinito pero no de forma tan explícita. La piedra de la mente fue un regalo - o más bien un préstamo - de Thanos hacia Loki para que llevara a cabo la misión de buscar el ‘tesseract’. Esta piedra fue la que causó el nacimiento de Ultrón y que terminó en la frente de Visión, la “digi”-evolución de J.A.R.V.I.S, inteligencia artificial desarrollada por Stark. En cuanto a la piedra de la realidad, la vemos brevemente en la segunda parte de Thor ‘el mundo oscuro’, que convierte a Malekith en villano. Tras derrotar al Elfo oscuro, los guardianes de Asgard entregan la piedra a la vigilancia del coleccionista. Con el estreno de Doctor Extraño vislumbramos una nueva piedra, la del tiempo, la verde, la que lleva en el pecho bajo juramento de protección mágico. Y por último, pero no menos importante, la piedra del alma… que ya podréis ver la película vosotros. 

Inicia sesión para enviar comentarios