¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Enero 2017
Lunes, 23 Enero 2017 10:52

Los irreductibles

Estamos en el año 50 después de Cristo (bueno, en el 2017). Todo la Galia (más bien todo el mundo) está ocupado por la tecnología... ¿Todo? ¡No! Una pequeña aldea de irreductibles personas resisten todavía y siempre al invasor tecnológico...

Eres un irreductible si:

 

-Te llevas un discman y varios cederrones para escuchar música en tus paseos o el transporte público. (No vale walkman).


-Eres de los que marcan la página 656 del teletexto de Televisión Española para ver tu horóscopo y miras las noticias de última hora antes que conectarte a Internet.


-Usas pantalones campana. Más si cabe si lo combinas con una chaqueta de flecos.


-Tienes una agenda electrónica y la utilizas a diario.


-Usas una Blackberry y no te ocultas de la sociedad.


-No vas a Starbucks.


-Vas a Starbucks y no sacas ninguna foto para compartir en redes sociales.


-No tienes Internet en el móvil y no sientes la necesidad de hacer una consulta tipo “conocer la edad de Ivonne Reyes”.


-Vas al gimnasio y no haces pesas ni corres.


-Tienes un teléfono fijo con cable y marcas los números metiendo el dedo en un circulito.


-Nunca te has registrado en una página web.


-Usas en tu vida diaria un correo que termina en Yahoo.es.


-Vas al cine los días que no hay descuento.


-Piensas que Pokemon es un futbolista japonés que juega en el Real Oviedo.


-Te acuerdas de llevar las bolsas cuando vas a comprar al supermercado. (Y si vas a Carrefour y lo llamas Continente ya es de Matrícula de Honor).


-Te pones camisetas de propaganda tipo “Pensión Loli” o “Carnicería Maruja” fuera del contexto de tu casa y con más gente presente.


-Posees calzado de la marca Paredes (Si es Kelme también convalida).


-No has ido nunca a la Fnac.


-Llevas riñonera y no tienes una atracción de coches de choque.


-No has puesto nada a la venta en Wallapop.


Como Astérix y Obélix y su pueblo de galos hay ciertas personas que se resisten a la evolución tecnológica. Son como ese equipo que juega en Segunda o Segunda división b y va pasando rondas en la Copa del Rey. Todo el mundo los quiere y yo no voy a ser menos. Para ellos mi apoyo. Estos son los llamados héroes contemporáneos. Si haces una de estas cosas, por pasión y sin nada de postureo, te mereces todos mis respetos, y el del resto del mundo. Te lo juro por Tutatiiiiiis.

Jueves, 12 Enero 2017 00:00

Me muero en Facebook y pasa esto

Cuando Jesucristo, Santa Teresa de Jesús, Espronceda o el intrépido Indiana Jones hablaban de la vida eterna puede que solo se refiriesen al sentido más espiritual de la misma. Cuerpos decrépitos y a lo sumo, almas talladas en copas de madera.


Quizás no se esperaban que la realidad de 2017 la manejasen Alex Gibaja, los hastags y las fotos de perfil.


Aun así, cuando se referían a ese concepto de vida eterna estoy casi seguro que pensaban en las redes sociales. Según un estudio realizado por Nate Lustig, fundador de la compañía Entrusted, se comprueba que cada día 10.000 usuarios de Facebook muertos reciben una solicitud de amistad o son etiquetados en una fotografía.


Lo cierto es que es más fácil morirse de verdad que palmarla en una red social. Aplicando la navaja de Ockam, la explicación más sencilla sería que todo lo que has realizado en vida pues... ahí se queda. Si has dejado el seto del jardín con forma de estrella de la muerte a medio podar, pues así se quedará para siempre salvo que alguien lo continúe; si has entrenado a tu cobaya para que salte a por el vecino cada vez que este quiere meterte su publicidad en tu buzón, pues ahí se quedará hasta que luchen entre ambos por la libertad publicitaria del edificio.
Sin embargo, da un poco de mal rollo entrar a algunos perfiles y ver según qué cosas. Lo más justo sería realizar la siguiente pregunta en el momento de registrarte en cualquier página de tipo social: "¿Quieres tener una vida eterna en las redes o prefieres eliminar tu perfil?"
Mark Zuckerberg piensa de otra manera. La red social Facebook tiene a su disposición un sistema para recordar al difunto usuario. El proceso pasa por solicitar una cuenta conmemorativa. Se trata de rellenar un cuestionario indicando el nombre de quien ha muerto, su dirección de correo, la de su perfil en Facebook, y la relación del fallecido con el que quiere cambiar su cuenta a conmemorativa. Además habrá que mandar una nota de la necrológica.


En otro sentido también hay páginas como Slightly Morbid que permiten también crear una lista de personas a las que deseamos que se notifique que hemos fallecido o simplemente sufrido un accidente que nos impide acceder a la red. Mike y Pamela Potter, una pareja de Colorado, tuvieron la idea de crear este servicio cuando un amigo al que sólo conocían en internet dejó de dar señales de vida. Los Potter dieron por muerto a su contacto, pero resulta que sólo estaba tomando unas largas vacaciones en un lugar sin acceso a la red.
Quizás tampoco habría que llegar a esos extremos. Si enterramos y damos la despedida a nuestros muertos físicos, lo suyo también sería realizarlo con los cibernéticos. Si nadie puede proporcionarle una "despedida" en sus redes sociales, estaría bien quela mayoría de redes tuviesen un estándar para ello. No era suficiente con estirar la pata físicamente y cargar con la preparación de los detalles de entierro, velatorios, nota necrológica, posesiones... Ahora también hay que preocuparse porque el perfil del fallecido no termine por ser un "caminante" a lo The Walking Dead y termine en una marabunta de gente que no sabes si sigue existiendo o no.


P.D. Zuckerberg, prefiero eliminar mi perfil. No me conmemores nada. Gracias.