¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Marzo 2017

Cerca de un 90% de lo que soy en la vida se lo debo a mis queridos padres, al juego de mesa Conecta 4 y a un gato robot con problemas de sobrepeso adicto a los pasteles de crema (dorayakis). No es otro que Doraemon. El otro 10% restante se refiere a la constancia, el trabajo, el sacrificio pero... como es aburrido cual película de Manoel de Oliveira, nos vamos a centrar mejor en el gato cósmico.


Doraemon nace en 1969 como manga. En 1973 se estrena como serie de televisión con una primera temporada de 30 capítulos. A partir de ahí, el acabose. Casi 2.000 episodios durante más de 40 años, una treintena de películas y una tirada de comics que todavía sigue editándose hasta el día de hoy.


Las reglas del juego que manejan sus guionistas son:


Nobita Nobi: Un niño de unos diez años con una peligrosa tendencia a la “procrastinación”. Nunca hace los deberes, suspende asignaturas. Hasta aquí podemos ver un estándar de aspirante a concursar en Gran Hermano. Está enamorado de Sisuka y su mejor amigo es Doraemon. Sus rivales Gigante y Suneo.


Doraemon: Gato cósmico venido del futuro que tiene la capacidad para sacar de su barriga los más ingeniosos utensilios para facilitar la vida a Nobita. Es una especie de robot de cocina pero en lugar de hacer salsas y purés le da a Nobita a oportunidad de sentirse como un Dios.


Sisuka: La enamorada de Nobita. Es dulce y bienintencionada. Viste casi siempre de rosa y es muy pudorosa en cuanto a hablar de relaciones. Tiene a Nobita como buen “pagafantas”. A ella le hacen “tilín” chicos más inteligentes. Con el paso de los años vemos que acaba por él, más fruto de la pena que del amor (un problema de nuestros tiempos).


Gigante: El “matón” del grupo. Sueña con ser una gran estrella del canto. Es agresivo y paga sus frustraciones con el bueno de Nobita. Le pega, le hace bullying.


Suneo: El pijo. Tiene todo lo que el dinero puede comprar. Su coeficiente intelectual no va más allá que el de Gigante y Nobita pero está un paso por encima.


Como secundarios cotidianos aparecen los padres de los diferentes personajes, el profesor de la escuela, algún amigo que se va incorporando con el trascurso de las temporadas, la hermana de Doraemon y... Ya está.


Los guionistas de Perdidos, Prison Break, Breaking Bad... tienen un mérito enorme. Manejan el tiempo, el tono, los personajes, su evolución, los cliffhangers pero... Doraemon tiene cerca de 2.000 capítulos con la misma estructura:


→NOBITA LLEGA LLORANDO A CASA POR ALGUNA “PUTADA” QUE LE HAN HECHO GIGANTE Y SUNEO

→DORAEMON LE DICE QUE AFRONTE SUS PROBLEMAS CON VALENTÍA

NOBITA LLORA MÁS

DORAEMON SIENTE PENA DE NOBITA Y LE DA UN ARTEFACTO PARA ARREGLAR SU PROBLEMA

NOBITA USA EL ARTEFACTO, SE LO ENSEÑA A SISUKA Y SE VENGA DE GIGANTE Y SUNEO
 
NOBITA LA “CAGA”
 
SUNEO Y GIGANTE PERSIGUEN A NOBITA PARA VENGARSE DE ÉL
 
NOBITA VUELVE A CASA LLORANDO PARA QUE DORAEMON LE SAQUE LAS CASTAÑAS DEL FUEGO
 

No hay más.


Ponte tú a hacer más de 2.000 episodios con esta premisa. Lo mejor de todo es que la serie no tiene evolución en personajes ni escenarios. Es exactamente lo mismo durante todo este tiempo.


Es muy complicado realizar un guión original de casi cualquier serie o película. Todavía lo es más hacer que una serie desarrolle sus tramas y personajes a lo largo del tiempo, pero... series autoconclusivas de este tipo tienen un mérito todavía mayor. El de no “quemar” a sus televidentes con una misma premisa en más de 40 años.


Crear miles de historias bajo la misma premisa tiene un mérito enorme. Y vale que Doraemon se inventa aparatos y cada uno que saca es una mala copia del anterior, con una funcionalidad muy específica, pero... la serie funciona.


Tantos años emitiéndose, tantas películas en cine, tantas viñetas... Un mérito enorme.

Lo del uso del blanco y negro para narrar escenas del pasado es un tanto básico. Muy de primero de Realización Audiovisual. Quizás todo en un blanco y negro, además de una infinita gama de grises hubiese quedado mejor. Pretencioso pero mejor.
HECHO 5- La pega

Especialmente recomendable la tertulia del José Luis Garci en el extinto programa Qué grande es el cine. Si alguien la consigue en vídeo tendrá un tesoro similar al del Santo Grial. Lo recuerdo muy Cuarto Milenio, con unos invitados que en realidad, parecían confirmar lo que todos sospechábamos, que no habían visto la película. Muy de opinión de Twitter antes de llegar Twitter. Unos adelantados.
HECHO 4- La anécdota

Jorja Fox - Sale 40 segundos en todo el filme. Nunca ha estado mejor. No habla, no actúa. Quizás fue un aperitivo de su carrera posterior. En CSI debió limitarse a lo mismo.
Joe Pantoliano – Después de ambular siendo un más que odioso secundario en multitud de películas de medio pelo, aquí hace el papel de su vida. Su filmografía, si exceptuamos su fetiche con los hermanos (o debería decir hermanas) Wachowski no llega apenas al 4,5. Hace su papel de siembre, de “tocahuevos” pero con los matices que le supone tramposos y efectivos que siempre te dan Jonathan y Cristopher Nolan.
Carrie Anne Moss – Siempre me ha parecido una gran mentira como icono sexual. Tiene menos morbo que Jesús Bonilla en tanga y bailarinas. Sin embargo aquí está más que bien. Una “femme fatale” fría, dura, independiente. Tiene brotes de neurótica, también de mentirosa y manipuladora. Un personaje muy bien construido. Tiene una filmografía superior en calidad a Pantoliano pero... sin alardear mucho más. Es un poco la Keanu Reeves hecha actriz. Con todo lo bueno y lo malo que tiene eso.
Guy Pearce – No me parece un gran actor pero sí un tío “majete”. Tiene cierta presencia. Filmografía venida a menos. Luego de lucirse en Priscila Reina del desierto (es guapo incluso de chica) triunfar en L.A Confidential y probarse en la curiosa y recomendable Ravenous, ha ido en una sutil decadencia que se corona con el villano de la tercera parte de Iron Man.
HECHO 3- El reparto

Toda la corriente como hábil narrador y contador de historias que se formó con Memento, las dos primeras de Batman, El truco final y también Insomnio, lo echó un poco a perder con la tercera de Batman y sobre todo con Origen (sobrevalorada al máximo). Sin embargo, con Interstellar ha recuperado un poco el pulso.
HECHO 2- El director

Sinopsis - SuperGuy Pearce se levanta con una resaca “del quince”, lo que para Charlie Sheen sería un día normal. Huele un poco a anís del baratillo y tiene todo el cuerpo pintado de mensajes a rotulador Carioca. No recuerda nada y solo tiene consciencia de lo que hace en un periodo de 15 minutos. Se encuentra con Trinity y Cifra que venían de rodar Matrix y le cuentan lo que hizo: enrollarse con travestis, beber caipiriñas, lo típico... y el hombre empieza a investigar lo sucedido. Como es un hombre atormentado, se le vienen flashes de la muerte de su mujer, la morena fea de CSI las Vegas...
HECHO 1- La película

Lunes, 13 Marzo 2017 10:41

Test del perfecto ex novio

1) En una rotonda, vía urbana, cuando una ex novia aparece por la acera de la derecha y tú vas caminando de manera plácida por la de la izquierda. ¿Qué debemos hacer?

A) Gritar su nombre y hacer aspavientos para avisarla.

B) Cruzar la acera y saludarla.

C) Hacerte el loco mirando un escaparate aunque sea el de un “Compro oro”, después atravesarte el pecho con el reproductor de música mientras suena Maluma (así dolerá mas, seguro), luego asustar a una anciana para provocarle una crisis nerviosa y así tener la excusa de socorrerla y a continuación darte un cabezazo contra el parabrisas de cualquier coche que encuentres aparcado. Lo que nunca, nunca, nunca, nunca jamás debemos hacer es saludarla.

 

2) Si una ex te manda un mensaje de Whatsapp al móvil después de un año sin tener noticias de ella. ¿Qué haremos?

A) Responder de manera cordial. ¡Qué maja, seguro que aún piensa en mi.

B) Responderle con un mensaje del estilo: ¿Qué tal te va todo? Hay días que todavía pienso en ti, ¿y tú?

C) Jamás contestar el mensaje de una ex novia. ¡Ten un poco de principios, hombre! Llevar meses a dos velas no es motivo suficiente para caer en la tentación. Hay cosas peores que no tener sexo. Ser vegano, por ejemplo.

 

3) Son las cinco de la mañana, te encuentras con una divertida cantidad de alcohol encima y en un alarde de originalidad sacas el móvil. ¿Cuál es la opción más aconsejable?

A) Preocuparse por ella, llamarla para ver si todavía recuerda las llamas de vuestra relación. Seguro que le hace mucha ilusión.

B) Sentirnos en el cuerpo de Calderón de la Barca y mandarle un dulce romancero compuesto por nuestra embriaguez y soltura. La inspiración viene en botellas de Frangelico y es un error no compartirla.

C) Bloquear el móvil, tirarlo al suelo y pisarlo entre 16 y 18 veces. Si no funciona y ya está la llamada en marcha, gritarle que es una magnífica persona y glosar sus virtudes en la relación. Si lloras y gimoteas mientras la gente pasa a tu lado, mejor. Más bajo no puedes caer y quizás ese sea el punto de inflexión que necesitabas.

 

4) Al observar que una ex novia intenta iniciar una amistad contigo, ¿Cómo debemos actuar?

A) Preguntarle entre sollozos si te quiso alguna vez.
B) Abrazarla y contestar con una amplia sonrisa: “Iba a proponerte lo mismo”

C) Contestar algo del tipo: Mi amistad requiere cheques que tu independencia emocional jamás podría pagar y en el caso de que así fuese, preferiría ver en bucle toda la filmografía de Chevy Chase mientras escucho música “dubstep” y alguien me vierte cera ardiendo en los pezones.

 

5) Cuando estás en un bar/cafetería y te encuentras a un amigo o amigos de tu ex novia, ¿Cuál de estas contestaciones te parece la más apropiada para iniciar una conversación?

A) Hola, ¿Qué tal? Cuanto tiempo... es una pena que con lo de nuestra separación hayamos perdido el contacto, podríamos quedar algún día si queréis...

B) ¿Queréis tomar algo? Yo invito.

C) Esto... (Mientras intentamos recordar el nombre de alguno de ellos)

 

RESULTADOS

Si tienes mayoría de respuestas A y B: Eres un ex novio calamitoso. Has caído en las garras de la amistad y pareces regodearte en ella. Eres peor que esas personas que roban los lápices del Ikea y luego se compran un iPhone de más de 1000 euros.

Si tienes mayoría de respuestas C: ¡Enhorabuena! No solo haces del rencor una forma de vida, sino que la utilizas para avanzar en ella. El triunfo personal y laboral te espera. Solo debes perseguirlo con tanta convicción como odio a tu ex novia.

Hay gente que opina que no todo es adaptable, que existen tipos de textos literarios y extraliterarios que no pueden llevarse al medio audiovisual. Para toda esa gente les recomiendo que se miren la película Battleship.


Battleship no es solo una adaptación del juego de mesa "Hundir la flota”. Es una jodida adaptación de un juego en el que mediante un número y una letra desarrollas todo un entramado estratégico. No es algo nuevo, ya que anteriormente se había adaptado el juego Cluedo en el filme El juego de la sospecha en 1985.


A lo que voy. Las cosas que pasan de un medio a otro son complicadas. Un arte, ya sea el cine, el cómic o la literatura tiene sus propias reglas. Un buen ejemplo de cualquier adaptación del libro al filma es el comentario “es mejor el libro que la película” suelen ser focos constantes de decepciones por parte de los fans. Y eso viene porque muchas veces no se suele hacer bien. Y eso ¿Por qué sucede? Porque no se adaptan al medio. Tratan de ser demasiado fieles al original o en su defecto realizan una libre interpretación.


Una de las mejores adaptaciones que he visto es la del comic Watchmen de Alan Moore por parte del director Zack Snyder. No soy gran fan de ambos. Ni 300, ni el Batman de Moore me seducen demasiado pero Watchmen es otra cosa. Snyder como director, aparte una primera buena película como es Amanecer de los muertos, sus siguientes obras muestran a una evolución 2.0 de lo que en su momento fue Tony Scott. De hecho, también adaptó el comic de 300, pero pienso en ambos como texto y filme un pelín sobrevalorados. Es un autor videoclipero, que maneja el estilo audiovisual pero que quizás carece de darle una mayor profundidad a sus personajes.


La adaptación a la gran pantalla de Watchmen es muy buena por una razón principal: tiene elementos propios cinematográficos:


- Los títulos de crédito: Al comienzo de la película, el director Zack Snyder se permite una “licencia”. En el comic se comienza con la historia de Rorschach. Aquí se emplea una canción de Bob Dylan como es “The times are changing” y una sucesión de imágenes históricas de la época en la que vemos como los superhéroes están decayendo en la sociedad.


Esto se hace porque es una forma muy atractiva de introducir los títulos de crédito y también avanza al espectador la decadencia de los superhéroes. Contribuyen a la mejora de la historia porque le dan un arranque más potente de lo que tiene en el comic. En este, tardas varias páginas en comprender el contexto de unos superhéroes repudiados y odiados por la gente a la que antes salvaban.


- La ralentización de las escenas. Esto ya es una marca personal del director del filme, que utiliza la cámara lenta para acentuar diferentes motivos como disparos o explosiones. Es una forma de plasmar los típicos bocadillos de los comics en los que se producen disparos, explosiones... y se ponen palabras como ¡BOOOOM!, ¡CATACRACK!


Es un elemento que traslada muy bien esos ruidos, golpes... al medio audiovisual pero en el caso del director, abusa demasiado de ellos (como luego hace a lo largo de su filmografía).


- La música: En el comic es literalmente imposible escuchar música. Alan Moore lo que hacía era poner el título de diferentes canciones a lo largo de las páginas, para que el lector se imaginase una determinada canción. El director de la película emplea la música para hacer avanzar la narración y acompañar a las escenas y los personajes. Es un elemento que sobresale en todo el filme. Aunque la BSO es respetuosa con el material original (Bob Dylan, Simon & Garfunkel, Jimmi Hendrix), también se incluyen canciones que aunque no tienen mucho que ver con la intención del comic en la época (hay música electrónica como la opción de utilizar Take a Bow de Muse para vender el trailer o grupos como My Chemical Romance). De hecho, las escenas de acción mejoran mucho con esa música electrónica, ya que acelera la acción y acompaña mejor el ritmo de la misma que si hubiesen empleado folk o country como en el original.


La clave para realizar una buena adaptación es ser consciente del material que tienes disponible. Ver cuanto se pude mantener y cuanto cambiar. No se trata de ser más o menos fiel a la obra original, sino de hacer la mejor versión para el medio en el que vas a adaptar la obra.


Quizás por eso se llame adaptación y no copia o libre interpretación...