¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Previously on "La vida no es como en las películas" hablábamos de las temporadas de las series. Algunas sobraban y otras se quedaban a medias. Hoy nos metemos en otro debate.

¿Cuánto debe durar la temporada de una serie y cuál debe ser la longitud de sus capítulos?
Está claro que cada serie es un mundo (temática, duración...) y que no son todas iguales. Dicho esto vamos a intentar desglosar lo más importante.

El caso más evidente para comprobar lo complicado que es rodar una serie es la española Aquí no hay quién viva. Laura y Alberto Caballero filmaban la ficción producida por José Luis Moreno casi al mismo tiempo que tenían que editar y montar. Los actores recibían los guiones una hora antes de comenzar el rodaje. Su formato empezó rondando la media hora y terminó llegando casi los 120 minutos (con anuncios). Era todo un despropósito... pero funcionó.

El modelo británico para mí es el correcto. El estándar suele ser de seis capítulos. Sobre todo en las series de época. A lo sumo 12 tirando hacia arriba, máximo 13. Esto incluye las sitcom de 20 minutos y las series de 40 o 60 minutos. El formato perfecto para la ficción fuera de la sitcom siempre debería ser menor de 60 minutos. No estamos ante un cortometraje ni ante un producto de risas enlatadas. Si nos vamos a más de una hora... malo. Resumir, concretar, no meter demasiada paja o distribuirla más, esa es la cuestión.

Ejemplos como el de The Walking Dead que pasan de 6 episodios a 13, luego a 17 y luego... al infinito y más allá son los que se marcan estos tiempos. ¿Es posible estirar el chicle sin repercutir en la calidad de la serie?

La respuesta es NO.

¿Por qué contar en 22 episodios lo que puedes realizar en 6? La contestación es indudable: la pasta. Cuanto más éxito tiene una serie más atrae a patrocinadores y productores. Negarse a estirar el chicle es un capricho que sólo se pueden dar muy pocos creadores: Scorsese, Woody Allen, Lynch...

Una de las personas más inteligentes del Hollywood actual es J.J. Abrahams. ¿Iluminado? ¿Vendehumos? Puede que tenga parte de ambas. En este caso es el que domina mejor esa dualidad narración-relleno. Hay un capítulo en Perdidos que retrata de una manera fantástica cuánto y cómo influyen los productores a la hora de que se hagan un número de capítulos.

El capítulo titulado "Expose" de la tercera temporada en el que salen Nikki y Paulo es formidable. Y lo es siendo una auténtica tomadura de pelo. Para los que no se hayan acercado nunca a Perdidos lo resumo un poco: una serie de supervivientes que tienen un accidente de avión en una isla muy remota y extraña. Bien, partimos de la base que hay eso, un número limitado de personas que han sobrevivido en ese avión. Hay principales, secundarios... y luego Nikki y Paulo.

¿Quiénes son? Pues unos que aparecían por allí. Es la verdad. Imagínense que alguien rueda su vida diaria con su grupo de amigos. Día tras día durante un año. El mismo grupo de amigos. A todas horas. Un día la cámara les sigue y se cruzan con dos personas extrañas. La cámara los sigue a ellos. ¡A ellos!

364 días siguiéndole a usted y a su grupo de amigos y un día sin venir a cuanto se cruza una pareja y las sigue a ellos. Pero no es seguir hasta la puerta de casa o a un after. Los sigue durante todo el capítulo.

¿Es una genialidad o una tomadura de pelo? Ambas

http://todoseries.com/lost-alguien-se-acordara-de-nikki-y-paulo-43433/

¿Se podría haber hecho Perdidos en una temporada? Sí ¿Hubiese sido tan buena? Es posible. ¿Los productores van a permitir que una serie de éxito termine y dar libertad a su creador para una narración sin relleno. Jamás.

Inicia sesión para enviar comentarios