¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



santa teresa septiembre

[…] Cuando se quitaron muchos libros de romance que no se leyesen, yo sentí mucho, porque algunos me daba recreación leerlos, y yo no podía ya por dejarlos en latín, me dijo el Señor: No tengas pena, que yo te daré libro vivo>>. Yo no podía entender por qué se me había dicho esto, porque aún no tenía visiones; después, desde a bien pocos días lo entendí muy bien, porque he tenido tanto en qué pensar y recogerme en lo que veía presente y ha tenido tanto amor el Señor conmigo para enseñarme de muchas maneras, que muy poca o casi ninguna necesidad he tenido de libros. Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades.

 

COMENTARIO DE TEXTO

 

            En el siguiente fragmento perteneciente al capítulo vigésimo sexto de la obra teresiana Vida, escrito en 1562-65, se ve reflejado un periodo de la historia de España muy concreto, es decir, el siglo XVI, nuestro Siglo de Oro, un tiempo no destacado por la economía y la política precisamente, sino por la cultura y el arte. Estos dos aspectos, dominados por la religión –católica y apostólica– y el gran terror hacia erasmismo y luteranismo, se vieron afectados por la Inquisición. En 1559 se publicó el Índice de Libros prohibidos y se quemaron un sinfín de libros, se prohibieron otros tantos y se llevaron a la cárcel a sus autores, destruyendo así la pluralidad religiosa, educativa y la forma de pensar de las personas.

            Santa Teresa de Jesús en este fragmento nos expresa la pena de los efectos del Índice, ya que se quemaron libros de romance, historia, geografía, etc.; aunque muy pronto se refugió en su guía, Dios, y en sus propios libros, escritos a petición de sus confesores o monjas. Sin embargo, ella también sufrió las consecuencias de la Inquisición, la Santa quemó varios de sus escritos y compadeció ante el Tribunal en 1575, aunque el Papa la apoyó y favoreció su misión. Pese a todo, Santa Teresa de Jesús no cesó en su labor misionera por toda España.

 

[1] Texto obtenido del prólogo: MORÓN ARROYO, C.: Textos fundamentales Santa Teresa de Jesús, Madrid, Taurus, 1982

 

CRISTINA GÓMEZ VILLARÍAS

Más en esta categoría: « Vida Camino de perfección »
Inicia sesión para enviar comentarios