¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Mayo 2015
Viernes, 29 Mayo 2015 00:00

Camino de perfección

teresi

Al principio que se comenzó este monasterio a fundar (por las causas que en el libro tengo escrito están dichas, con algunas grandezas del Señor, en que dio a entender se había mucho de servir en esta casa), no era mi intención hubiera tanta aspereza en lo exterior ni que fuese sin renta, antes quisiera hubiera posibilidad para que no faltara nada. En fin, como flaca y ruin; aunque algunos buenos intentos llevaba más que mi regalo.

COMENTARIO DE TEXTO

Con este fragmento comienza Santa Teresa de Jesús el primer capítulo de la obra Camino de perfección. La autora escribe este libro entre 1564-69 para las monjas carmelitas del monasterio de San José, en Ávila, del que era priora. El convento, construido en 1562, fue la primera fundación conventual llevada a cabo por la Santa, quien contó con el apoyo de importantes personalidades, como el obispo Álvaro de Mendoza. Existen dos redacciones de esta obra: la primera, dividida en 73 capítulos, terminada en 1564, se conserva en El Escorial; la segunda fue redactada en Toledo en 1569. Este texto pertenece a la primera redacción, conservado en El Escorial.
El tema principal del fragmento es el sentimiento que llevó a la Santa a realizar tal proyecto y las dificultades que tuvo para ello. La idea de crear esta institución eclesiástica surgió a raíz de otra enfermedad que padeció, que la forzó a salir del convento y en casa de la noble Guiomar de Ulloa, Teresa de Jesús planeó la fundación del primer convento reformado.
En cuanto a la morfología, adjetivos como "flaca" y "ruin" expresan el estado físico en el que se encontraba la autora, es decir, débil, delgada, pero siempre humilde con el prójimo. Es llamativo el empleo de verbos en modo subjuntivo que utiliza la Santa, como por ejemplo "hubiera", "fuese", "faltara", etc. para opinar con expresiones impersonales y expresar deseo y esperanza. Con este uso se demuestra el carácter modesto y reservado de Santa Teresa de Jesús que tuvo a lo largo de su vida. Por su persona y calidad literaria es por lo que ha pasado a la posteridad como la única escritora más importante sobre mística española.