¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Olga Viza, joven y al mismo tiempo veterana periodista, curtida en mil y una batallas, imagen de la idealizada 'Barcelona 92', comunicadora que ha prestado su imagen y nos ha contado cientos o quizá miles de eventos deportivos, y que –como ella dice- ha perdido la cuenta de las entrevistas que ha hecho, mantiene intacta su aura de persona cercana, querida, próxima, capaz de comunicar, irradiando simpatía siempre y aportando credibilidad a su trabajo.

Tuve la oportunidad de volver a coincidir con ella hace unos días en el municipio salmantino de Béjar, donde acudió para participar en una charla/coloquio que organizaba el Instituto castellano y Leonés de la Lengua. Su intervención volvió a poner en evidencia que se trata de una persona querida y respetada profesionalmente, que se siente en deuda con el periodismo deportivo, del que dice sentirse especialmente orgullosa.

De hecho, no ha perdido el vínculo con la prensa deportiva y todos los fines de semana los lectores encuentran su firma en las páginas del diario 'Marca', donde realiza entrevistas vinculadas a personajes del mundo del deporte. Igualmente, su huella profesional queda patente en la actualidad en TVE en Cataluña, donde desde hace año y medio colabora periódicamente realizando entrevistas a personajes de actualidad; de hecho reconoció ante el público que la entrevista sigue siendo el género periodístico con el que más disfruta por lo que representa de aprendizaje y reconocimiento personal.

Olga Viza ha sido testigo también de como el paso del tiempo ha modificado la forma de trabajar en los medios de comunicación e incluso, recordó lo que representó para ella su cambio de la poderosa cadena pública de TVE a la privada Antena 3 cuando daba sus primeros pasos, cambio que representó como "el paso de un trasatlántico a una lancha". Sin embargo, el lado positivo fue la posibilidad de conocer y acceder al proceso informativo completo, en todas sus fases, una experiencia que no resultaba frecuente.

Es consciente también de como las redes sociales han logrado en un tiempo récord transformar la comunicación tal como se conocía, aportando inmediatez, información y opinión con rapidez, siendo capaces de llegar a un público masivo con inmediatez. "Las redes sociales ponen en valor el trabajo del periodista", sentenció en su pronóstico, consciente de que mueven un gran volumen de datos a gran velocidad, sin que ello signifique un cambio en el fondo de la profesión ya que persiste la obligación profesional de verificar las fuentes. "La corta historia de Twitter está llena de graves errores y ha demostrado que las prisas son malas consejeras», manifestó. Cambian las formas, pero el fondo sigue siendo el mismo.

En su intervención recordó también como su llegada al mundo del periodismo tuvo algo de casual, porque su sueño infantil y juvenil era convertirse en cirujana; sin embargo, su abuelo consiguió inculcarle el amor por las letras hasta el extremo de que lo que empezó siendo un juego se convirtió después en su día a día profesional.

Curiosamente, los años de dedicación no parecen haber cambiado su percepción del trabajo por el que parece sentir la misma pasión que el primer día. Además, traslada un mensaje de optimismo profesional y cree que el periodismo escrito, lejos del riesgo a desaparecer, tiene un futuro asegurado. La opinión y el análisis serán sus puntos de apoyo.
Olga Viza participó en Béjar en el ciclo de entrevistas 'Diálogo de la Lengua'.

 

Inicia sesión para enviar comentarios