¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



José Cuenca invita a conocer la política exterior que Adolfo Suárez pilotó y puso a España en el mapa internacional

“Contar la verdad, ese ha sido mi objetivo”. Con esta contundencia se explicaba el diplomático José Cuenca Anaya en el Museo Adolfo Suárez y la Transición del municipio abulense de Cebreros, donde se desplazaba el 24 de marzo para hablar del primer presidente de la democracia, coincidiendo con el primer aniversario de su fallecimiento.

Cuenca Anaya, diplomático de carrera con cuatro décadas de ejercicio profesional a sus espaldas, está de rabiosa actualidad por un libro que rompe moldes. Un título que desembarcó hace poco más de tres meses en las librerías y ha despertado un inusitado interés mediático por lo que cuenta y cómo lo hace. El ‘plus’ añadido que posee ‘De Suárez a Gorbachov’ (Plaza y Valdés) se entiende mejor si atendemos al revelador subtitulo que el autor ha puesto a su libro: ‘Testimonios y confidencias de un embajador’.

Como cualquier diplomático, Cuenca ha tenido uno de esos trabajos de los que dan muchos quebraderos de cabeza, pero también muchas satisfacciones. Sus puestos de responsabilidad le han brindado la oportunidad directa de ser testigo presencial y también parte implicada -en función de sus responsabilidades- de hechos trascendentales que contribuyeron a tejer la naciente democracia a la que aspiraba a convertirse una España que anhelaba dejar atrás el aislamiento internacional al que se había llegado después de la dictadura del general Franco.

Con el ánimo anunciado al principio de querer servir a la verdad, Cuenca ha decidido convertir en un libro sus recuerdos de profesión, centrándose en los apasionantes años de la Transición española, aportando información de gran interés y alcance y, desde luego, muy poco conocidos. Dice que no ha si do su intención hacer unas memorias, y de hecho no pretenden serlo. Pero el matiz que verdaderamente otorga valor a su escrito de casi 400 páginas es el hecho de haberse centrado en contar cómo fue la política exterior que puso en marcha Adolfo Suárez, inadvertida, desconocida y en buena medida olvidada, pese al interés que suscitan hechos claves que consiguieron sin duda alguna marcar la historia mundial.

En su opinión, el impulso dado a la incorporación a las principales estructuras internacionales como fueron las Comunidades Europeas o la adhesión a la Organización del Tratado del Atlántico Norte fueron hechos fundamentales que permiten entender a España como el país que es en la actualidad. Partiendo casi de cero y tras intentos ingentes y siempre complicados, se consiguieron sentar unas bases sólidas para situar al país en el mapa internacional.

Y su libro deja para el final a uno de los personajes claves para conocer el siglo XX. Mijaíl Gorbachov. En su intervención ante el público abulense, el diplomático fue tajante al destacar la inmensa contribución que representó para la historia de la humanidad el legado político del dirigente soviético que transformó la Unión Soviética y que dio paso. En su opinión, la labor del joven político constituyó, sin duda, uno de los hechos políticos más relevantes de todo el siglo XX. Cuenca también tuvo la oportunidad de estar destinado en Moscú, la cancillería más importante del mundo, y volver a ser testigo presencial de unos hechos que supusieron la transformación de la Unión Soviética en Rusia como cabeza visible de un buen puñado de repúblicas que todavía hoy en día sigue buscando su sitio. De hecho, el propio Gorbachov le animó hace años, como él mismo revela, a dejar por escrito el relato de aquellos hechos que había vivido. También Suárez, de quien se confiesa ferviente admirador, le animó a seguir esta línea. Pues dicho y hecho. Indudablemente, pocas personas en el mundo han tenido la opción de compartir mesa y mental con mandatarios de todo el mundo y disponer de información sensible y privilegiada que, como buen embajador, nunca hará pública.

exposici

El alcalde de Cebreros, Ángel Luis Alonso (izda.) enseña al embajador José Cuenca y su esposa las instalaciones del Museo Adolfo Suárez y la Transición.  

Inicia sesión para enviar comentarios