¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



‘El hombre pez’ (Valnera literaria), la nueva novela del escritor burgalés José Antonio Abella, conquista al lector desde la primera página. Se trata de un relato de carácter histórico con un trasfondo real que recrea la vida del conocido como ‘hombre pez’, Francisco de la Vega Casar, vecino de la localidad cántabra de Liérganes que vivió en el siglo XVII una azarosa vida y que lejos de ser un personaje ficticio, su existencia está perfectamente contrastada, documentada y difundida.

Burgalés de nacimiento, segoviano de adopción, médico de profesión, y también escultor, escritor y editor de vocación y corazón, Abella regresa a la actualidad literaria con la reciente publicación de esta novela, un relato tan real como increíble, que bucea –nunca mejor dicho- en el turbulento siglo XVII español para recuperar la historia de este peculiar personaje, Francisco de la Vega, cuya extraña vida y comportamiento fue objeto de estudio y análisis a lo largo del tiempo por intelectuales y pensadores que quedaron fascinados por esta historia de un hombre que parecía comportarse como un animal marino y que rehuía el contacto con el género humano. Benito Jerónimo Feijoo o Gregorio Marañón fueron algunos estudiosos de su figura, intentando aclarar sus motivaciones y su irracional actitud.

Abella conoce bien esta historia y, además, se ha atrevido a contarla de manera sencilla, atractiva y fácil de entender, demostrando una vez más el dominio que tiene del lenguaje, además de extensos conocimientos de la historia y los usos de la España de la época. Desde la primera página, el lector se acerca a este personaje y se adentra en esos años oscuros en los que la Iglesia y la Inquisición tenían un dominio casi absoluto sobre la sociedad civil. Además de entretenido y excelentemente escrito, la narración presenta episodios sinceramente divertidos y difíciles de olvidar.    

Abella, que fue galardonado en 2014 con el ‘Premio de la Crítica de Castilla y León’ por su también novela histórica ‘La sonrisa robada’, está dando a conocer este fascinante relato en el que fábula y realidad van dan la mano con pasmosa sencillez. La Feria del Libro de Valladolid y la Feria del Libro de Burgos, donde recaló el 24 de mayo junto a Pedro Ojeda, profesor de la Universidad de Burgos y crítico literario, son dos de los últimos foros por los que el escritor burgalés ha dado a conocer la historia que ha novelado.    

Francisco de la Vega existió y en 1679 fue pescado en la costa gaditana cuando se encontraba nadando en alta mar rodeado de delfines. Estaba desnudo y cubierto de escamas, y apenas hablaba. Parecía haber perdido el uso de la palabra y únicamente parecía reconocer una palabra ‘Liérganes’, nombre de su localidad de origen, prácticamente desconocida en Cádiz, a mil kilómetros de distancia de su casa. Nacido literalmente en el río, desde niño dio muestras de una asombrosa capacidad para desenvolverse en el agua. Tras la muerte de su padre, su madre decide enviarlo a trabajar a Bilbao, donde conoció el oficio de carpintero, antes de desaparecer en el río Nervión, donde una noche de San Juan se echó a nadar y no volvió a emerger…

Y, curiosamente, es precisamente en este terreno volátil, donde lo fabuloso y lo histórico se entremezclan, donde Abella encuentra ese espacio en el que fraguar la historia de Francisco de la Vega, en un relato cargado de emoción en el que da rienda suelta a su desbordante imaginación, y donde también resulta fácil apreciar los conocimientos y la documentación exhaustiva que le han permitido levantar una pequeña joya literaria que se saborea en cada página gracias en buena medida a su estilo personal y elegante y a una calidad literaria evidente. La reconstrucción de época que ejecuta resulta impecable y una verdadera exquisitez para cualquier lector que disfrute con la buena literatura y especialmente del género de la novela histórica. Liérganes, su pueblo, recuerda a su singular vecino con una estatua y una placa. El público, ahora, tiene la oportunidad de conocer esta historia real y ficticia simultáneamente saboreando cada página de ‘El hombre pez’.      

Inicia sesión para enviar comentarios