¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



El periodista jerezano Paco Lobatón pulverizó hace dos décadas todos los récords de audiencia en televisión con un programa de servicio público que hizo historia por su temática: la búsqueda de personas desaparecidas. Sacó a la luz una realidad desconocida por buena parte de la sociedad, un problema que parecía ‘pequeño’, pero que, visto a la luz de las cifras oficiales, asusta por la magnitud de casos reales que desbordan cualquier cálculo lógico. ‘Quién sabe dónde’ marcó un hito en antena desde 1992 hasta 1998 y ha quedado en el subconsciente colectivo de más de una generación de españoles, que recurrían a este programa para intentar buscar a familiares y amigos intentando a la desesperada resolver una angustia que les devoraba por dentro.

Lobatón, conductor e imagen del espacio, ha quedado vinculado para siempre a ese programa pese a que su trayectoria profesional como periodista resulta extensa, variada y continua en el tiempo. Cuando se cumplen 25 años del comienzo de aquel programa, apenas nadie recuerda que este veterano comunicador, curtido después de cuarenta años de trabajo profesional, presentaba telediarios en TVE, hacía crónica parlamentaria, informaba sobre la actividad de Casa Real, llegó a presentar incluso una edición del popular ‘Supervivientes’, fue una de los rostros y el alma de Canal Sur -durante años convertida en su segunda casa-, estuvo al frente de la comunicación de un evento de dimensiones internacionales como la ‘Expo 92’ de Sevilla y coordinó más recientemente un programa monográfico –Informe Lobatón- en el canal temático ‘Crimen e Investigación’.  

El veterano comunicador y periodista se desplazó el 30 de junio a la Feria del Libro de La Bañeza, invitado por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, para participar en un acto literario organizado en la Feria del Libro que se celebra todos los años en la Plaza Mayor del municipio; un encuentro promovido por su Ayuntamiento y respaldado por la Diputación leonesa que se ha convertido en una cita importante tanto en La Bañeza como en la provincia, capaz de congregar todos los años a una veintena de stands.

En este foro, tuve la oportunidad de conversar un buen rato con Lobatón, un comunicador que convence con sus argumentos, que cree plenamente en lo que hace y que, muchos años después de aquel éxito televisivo, mantiene intactas sus convicciones y su compromiso con los desaparecidos y sus familias. De hecho, ha transformado aquella búsqueda de personas en su particular cruzada personal, en la que está volcado en cuerpo y alma desde hace unos años desde la plataforma ‘QSD Global. Fundación Europea por las Personas Desparecidas’, una entidad que preside y con el que trabaja de forma incansable en esta dirección. La reciente publicación por el Ministerio de Interior de datos oficiales sobre desaparecidos y los primeros pasos efectivos dados por Interior en el compromiso para la creación de un Centro Nacional de Desaparecidos representan para su causa un gran motivo de satisfacción, como evidenció.

Como complemento a esta tarea, Lobatón está inmerso en la preparación de un libro colectivo, ‘Te buscaré mientras viva’, con el que pretende dar voz y poner cara a los protagonistas involuntarios de las desapariciones, casos que no siempre resultan igual de mediáticos o conocidos.

Un trabajo que dio a conocer al público bañezano en este encuentro que permitió también conocer su compromiso con la España real, su apuesta profesional por hacer un periodismo de calidad, su convencimiento en que el trabajo del periodista pasa por ser útil a la sociedad y su confianza en el potencial que las redes sociales ofrecen a la hora de concienciar y movilizar a la sociedad. Puso como ejemplo el perfil de la Policía Nacional en la red Twitter, uno de los más valorados del mundo por su eficacia. En este encuentro con el público, quedó patente también que su persona todavía sigue estando muy presente en el recuerdo de los espectadores y que su trabajo ha dejado una huella difícil de borrar. Tiene garantizado el respeto y el cariño del público por su trabajo.    

Inicia sesión para enviar comentarios