¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



El Premio de la Crítica de Castilla y León, galardón literario que reconoce los valores de la literatura de esta Comunidad, está de enhorabuena. O mejor dicho, de doble enhorabuena. Porque la realidad es que con el último fallo del jurado de este premio se ha incrementado la nómina de premiados que han sido reconocidos con este galardón, después de que sus integrantes decidieran en Ávila premiar dos títulos muy distintos entre sí de las diez obras finalistas seleccionadas por un heterogéneo jurado en el que están representados críticos literarios, periodistas y libreros de Castilla y León.

‘Akúside’ (Difácil), de Ángel Vallecillo y ‘Los refugios de la memoria’ (Papeles Mínimos), de José Luis Cancho, ambos vallisoletanos, tienen el honor de compartir ex aequeo este galardón literario, en una decisión que apenas cuenta con precedentes en la ya dilatada trayectoria de un premio que cumplía el 14 de marzo 16 convocatorias consecutivas en perfecta forma, descubriendo nuevos valores y consolidando los ya existentes. Y haciendo historia, únicamente en dos ocasiones desde que el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua decidiera poner en marcha este premio con raíz regional, se ha producido un caso similar. La Sala de Banderas del Palacio de los Verdugo de la capital abulense fue el punto de encuentro donde una vez más se reunieron los integrantes del jurado para debatir y analizar en profundidad las obras seleccionadas.

‘Akúside’, que comparte letras con ‘Euskadi’, resulta una novela atípica, narrada en tres tiempos, que recurre al tema del País Vasco para hacer una simbología desde la ficción de una sociedad que no se conoce a sí misma, al tiempo que trata de indagar en el problema de los nacionalismos y las barbaridades que conllevan. Una novela distinta y dura, que posee una estructura y un lenguaje valientes y distintos, como coincidían en destacar los críticos que opinaron sobre los libros.

La otra novela premiada, ‘Los refugios de la memoria’, parte de un autobiografismo fragmentario de su autor, el también vallisoletano José Luis Cancho, intelectual de izquierdas, comprometido, militante en su juventud del Partido Comunista de España. De los diecisiete a los veintitrés años se vuelca en la causa y es detenido en numerosas ocasiones. Tras la muerte de Franco y su salida de prisión, mantuvo una intensa actividad política hasta que abandonó la militancia política. Después se instaló en Irún para trabajar como maestro. Autor de varias novelas, en este libro ha pretendido enfrentar a los lectores con la historia reciente de España, al referirse al final de la dictadura franquista desde el trabajo de la memoria personal.

El director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, presidente del jurado que fallaba el premio, reconoció al dar a conocer el doble premio que ambos medios comparten una “escritura muy moderna, adaptada a estos tiempos”. Una decisión difícil, la de compartir este premio, que viene a reconocer en cualquier caso la buena salud de la literatura, de los autores y de las editoriales de Castilla y León. Este premio así lo demuestra.

Inicia sesión para enviar comentarios