¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



 

‘Te buscaré mientras viva’ (Aguilar), título que acaba de publicar hace unas pocas semanas el veterano periodista gaditano Paco Lobatón, tiene un sentido de homenaje necesario y sincero. El que merecen los desaparecidos y también sus familias, posiblemente tan víctimas como los primeros, llevando años de sufrimiento a sus espaldas con una incertidumbre derivada de la pérdida o ausencia –muchas veces inexplicable- de sus seres queridos. 

Lobatón ha vuelto a sus orígenes periodísticos. Ha echado mano de grabadora y libreta y se ha puesto manos a la obra para entrevistar a los familiares de los desaparecidos y conocer su historia. En sus casas, en su entorno, conociendo su día a día sin respuestas, sus testimonios en ocasiones desgarradores en búsqueda de respuestas que nunca llegan, intentando buscar muchas veces una razón para seguir viviendo, para sobrellevar un día a día siempre duro en el que las repuestas no llegan. 

Ha recopilado los testimonios de familias que se aferran en muchos casos a un clavo ardiendo, sobre todo cuando no existen evidencias ni confirmaciones oficiales que expliquen la ausencia de los suyos. En este recorrido, el veterano periodista realiza un recorrido a través de catorce casos de desaparecidos más o menos mediáticos como los de Cristina Bergua, Yéremi Vargas, David Guerrero o Diana Quer. Un reconocimiento, en cualquier caso, a esas familias rotas que buscan seguir adelante y luchan por no perder la esperanza.   

Un relato incómodo, sincero, estremecedor, esperanzado a veces, triste, emotivo siempre. No es fácil ponerse en la piel de aquellos que recuerdan el dolor con el que viven su día a día, sin saber por qué les ha tocado a ellos. Un relato que se lee con las emociones siempre a flor de piel. Subyace, en cualquier caso, la idea latente de hacer llegar la voz de los desparecidos a la sociedad para que su causa y la de sus familias no caigan en el olvido. La incansable labor de búsqueda de las familias queda siempre en primer plano, buscando fuerzas de flaqueza, sabiendo muchas veces que es posible que su interminable lucha nunca dé frutos.   

Las voces de las familias recuerdan tanto el deber de solidaridad que tenemos como  ciudadanos, así como la obligación que las instituciones y la administración tiene a la hora de velar por la seguridad de los ciudadanos. ‘Te buscaré mientras viva’ quiere ser también una invitación expresa a ir de la mano junto a aquellos que sobreviven a la incertidumbre sin dejarse llevar por el desaliento. Han pasado más de 25 años desde que Lobatón se hiciera un hueco en el imaginario colectivo con un programa que rompió moldes y que forma parte por derecho propio de la historia de la televisión. El mítico ‘Quién sabe dónde’ se convirtió en referente y descubrió una realidad social que estaba ahí pero no queríamos creer. Un problema cuyas dimensiones no sabíamos medir en su justo término. Qué duda cabe que la implicación personal de Lobatón le cambió su vida, hasta el extremo de dedicarse en cuerpo y alma a la búsqueda de desaparecidos a través de la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSDglobal, que puso marcha hace unos pocos años.

 

Inicia sesión para enviar comentarios