¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



La escritora mexicana María Luisa Puga (1944-2004) es una autora que tiene un recorrido literario extenso, variado pero, sobre todo, intenso. Vivía para escribir, literalmente. Entregada a la escritura por completo, alejada de la pompa literaria y escribiendo siempre desde el corazón, ajena al movimiento editorial necesario para hacer posible que el proceso mismo de creación llegue al público en forma de libro. Mujer enferma y frágil, murió con solo 60 años dejando a la literatura mexicana un legado complejo compuesto por varias novelas, cinco colecciones de cuentos, otros tantos libros de ensayos y tres libros más de literatura infantil, además de contribuciones ensayísticas al suplemento cultural de El Economista y otras colaboraciones en periódicos, revistas y boletines.

Sin embargo, lo que mejor permite acercarse a su trabajo y conocer la calidad de su obra son sus diarios. Hasta 327 llegó a escribir, todos a mano, en cuadernos de distinto formato y  tipografía y -alguno de hasta 400 páginas- en los que es posible conocer tanto su pensamiento como el momento histórico que vive en cada momento.

Este inmenso legado lo conoce de primera mano la catedrática Irma M. López, directora del Departamento de Español de la Western Michigan University (EEUU), que acudió hace unos días a la capital burgalesa, invitada por la Universidad de Burgos y el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, para compartir con los alumnos de Humanidades sus profundos conocimientos sobre esta autora, quien ha tenido un acceso directo y privilegiado a este conjunto de documentos originales que son los diarios gracias a la autorización expresa que otorgó su hermana, Cristina Puga.    

Trasladar a la comunidad universitaria la investigación minuciosa que desde hace varios años dirige en torno a estos diarios es lo que ha traído a esta profesora estadounidense hasta la capital burgalesa. Por ella hemos podido saber que la autora mexicana –integrada en el movimiento literario conocido como ‘postboom’ hispanoamericano, junto a otros más populares para el público como Alfredo Bryce Echenique e Isabel Allende- no dudó a la hora de  iniciar un recorrido vital que la llevó a transitar por distintos países de Europa y África.

La investigación de esta catedrática, que ha encontrado el apoyo institucional de su universidad, se ha traducido en un manuscrito que espera ver la luz próximamente en forma de libro una vez que encuentre un editor. En cualquier caso, su entusiasmo académico ha permitido poner cara a una autora que, según Carlos Fuentes, ostenta el título de ‘mejor escritora mexicana’. Así lo expuso en Burgos esta investigadora, autora de libros como ‘La Novelística de María Luisa Puga y sobre la novela mexicana, 1998-2008’ y que he publicado también numerosos artículos sobre el trabajo literario de Carlos Fuentes, Rosario Ferré, Mayra Montero, Elena Poniatowska y Sara Sefchovich.

Inicia sesión para enviar comentarios