¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



El músico Tomás Luis de Victoria sirvió de fuente de inspiración para la creación hace ahora siete años de ‘Avulensis’, festival internacional dedicado a la música antigua que se ha convertido poco a poco en una cita obligada en la agenda cultural de agosto de la capital abulense. Este encuentro, creado en 2012 con el objetivo de reivindicar y disfrutar la obra del polifonista abulense, ha querido siempre aunar la música con el patrimonio de la ciudad. Compositor polifonista del Renacimiento, sacerdote, maestro de capilla, el músico abulense está considerado uno de los compositores más relevantes del siglo XVI, y su influencia, en el inminente barroco, se extiende en el tiempo hasta el siglo XX.

El Ayuntamiento de Ávila y la Junta de Castilla y León están detrás de este certamen, que reúne todos los años en distintos escenarios de la ciudad a lo más selecto de esta música, y que un año más ha vuelto a entusiasmar a los amantes del género. Entre el 23 y el 28 de agosto, tuvo lugar esta cita, en la que se quiso dar a la mujer un marcado protagonismo, en un encuentro dotado también de un carácter especialmente didáctico. ‘Silva de Sirenas’ fue el lema de esta séptima convocatoria, recordando así al libro del mismo título que firmó el compositor y vihuelista del siglo XVI Enríquez de Valderrábano.

Las distintas citas del programa del festival tuvieron varios escenarios en su cita con el público como el Auditorio Municipal San Francisco, el Real Monasterio de Santo Tomás, el Palacio de Caprotti y la Dehesa de la Serna, lugares señeros de la ciudad. Además, en esta ocasión los organizadores quisieron dejar claro en la presentación del programa que esta cita con la música y la cultura contaba con el sello del Patrimonio Cultural de la Unesco.

En esta ocasión, la inauguración contó a cargo del grupo checo Tiburtina Ensemble, especializado en la interpretación del canto gregoriano, la polifonía medieval y la música contemporánea. Dirigido por Barbora Kabatkova, y con la interpretación de la soprano especializada en música antigua Hana Blažíková, este grupo polifónico ofreció un recital con las ‘Visiones musicales’ de Hildegard von Bingen’ -la conocida como Sibila del Rin-, junto a obras dedicadas a la Virgen, tanto de códices medievales como de autores del Renacimiento, en un concierto que encontró el respaldo y la complicidad del público en el Auditorio San Francisco. ‘Ego sun homo’ fue el título del concierto que ofrecieron nueve voces femeninas.

En calidad de grupo residente, también asumió directamente la vertiente formativa del festival e impartió las clases magistrales de stvdium. Así, acudieron 40 alumnos procedentes de las agrupaciones vocales Antica, Enchiriadis, Salix Cantor y Etiam Tam. De esta forma, el grupo checo asumió la vertiente formativa del festival: las clases magistrales de Stvdium, celebradas entre el 24 y el 27 de agosto y que culminaron son su participación en el cartel oficial con el concierto titulado ‘Lumen Hispaniae’.

El festival se fijó también en esta ocasión en los más pequeños y se programó un taller, ‘Seises’, para niños de 9 y 12 años en una propuesta con la que se quiso recordar a aquellos ‘niños cantorcicos’ que, como el propio Tomás Luis de Victoria, iluminaban con sus voces las celebraciones litúrgicas de la catedral abulense’. ‘Avulensis’ se ha consolidado en sus siete ediciones en una cita obligada para todos los amantes de la música antigua. Un encuentro que, sin duda, está llamado a crecer año tras año.

Inicia sesión para enviar comentarios