¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Junio 2016

Eco-friendly, input, light o cleaning power, brandin, timing, target, pakaging.... Son solo una pequeña muestra de los cientos de vocablos y expresiones de origen inglés que escuchamos a diario en cualquier lugar, que observamos escritos o leídos en mensaje publicitarios en todo tipo de soporte, independientemente del producto que se quiera vender, del público al que va dirigido y del destinatario final del producto. Da la impresión de que aquí habla inglés todo el mundo, que es nuestra lengua vehicular y da la impresión de que poco menos el inglés es nuestra segunda lengua. Pero nada más lejos de la realidad. Y ojalá fuese así, porque tener el inglés como segunda lengua demostraría un auténtico representaría el reconocimiento tácito al correcto andamiaje de nuestro sistema educativo.


En cualquier caso, el debate no se centra tanto en el hecho de reconocer un bilingüismo que no es real, sino en la realidad que supone dejar aparcado en un segundo plano nuestro idioma por razones que parecen inexplicables, mientras que el idioma inglés se convierte en protagonista indiscutible en todo tipo de facetas y circunstancias. ¡Equivocación!


En mi modesta opinión, esta invasión idiomática resulta especialmente preocupante, hasta el extremo de haber asumido con pasmosa naturalidad el 'bombardeo' diario de docenas de anuncios en el que el inglés –y en menor medida otros idiomas como el francés o el alemán- se convierte en complemento o incluso en primera lengua. Y digo 'especialmente preocupante', si somos conscientes del nivel de inglés que en muchas ocasiones manejan muchos españoles.


Una entidad tan solvente y seria como la Real Academia de la Lengua (RAE), que lleva nada menos que tres siglos dedicada en cuerpo y alma a la maravillosa tarea de 'limpiar, dar brillo y esplendor a la lengua española', se ha puesto manos a la obra para intentar poner un poco de orden. Y para ello, desprovista de cualquier tipo de solemnidad, y echando mano de expertos en marketing, venta y publicidad -la Academia de la Publicidad- y con el humor como bandera ha querido hacer frente a esta situación con un anuncio –casi se me escapa 'spot'- creado expresamente para este fin y que pone en evidencia esta particular realidad.


La campaña conjunta que han puesto en marcha la RAE y la Academia de Publicidad quiere concienciar del abuso de los anglicismos en la publicidad y poner en evidencia la necesidad de evidenciar sobre la necesidad del buen uso del idioma no solo en los anuncios como en la sociedad en general. Ambas entidades son conscientes de la invasión del inglés en todos los ámbitos, especialmente en el lenguaje comercial y profesional y, sobre todo en la publicidad, donde cualquiera es consciente del uso excesivo de los anglicismos en los anuncios que se emiten.
Grey España, la empresa que ha desarrollado la campaña ha querido combatir los anglicismos con sus mismas armas «Luchamos contra los anglicismos con sus propias armas: lanzamos un producto, unas gafas de sol, a través de una campaña de publicidad cuyo objetivo es demostrar los grandes malentendidos que el uso desmedido del inglés en la publicidad provoca en el consumidor», explica Nel.lo, director general de la firma.
Nada mejor que echar un vistazo al simpático anuncio para ver el resultado final derivado de una errónea percepción del mensaje inicial. Desde luego, merece la pena.

Lunes, 27 Junio 2016 00:00

Ávila vibra con su historia medieval

Un año más, Ávila se prepara para vivir uno de los capítulos más importantes y recordados de su historia. La recreación en el Patio del Episcopio en forma de representación teatral de la 'Farsa de Ávila', episodio de carácter histórico que tuvo como escenario real durante el convulso siglo XV los alrededores de la capital abulense, con el protagonismo de la reina Isabel 'La Católica', ha encontrado su hueco en la agenda cultural de la capital abulense.


El mérito de este espectáculo corresponde en buena medida al apoyo decidido que desde el primer momento el Ayuntamiento de la capital abulense y del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, entidad empeñada desde hace años en llevar la cultura a todas las esquinas de esta extensa comunidad, han dado por consolidar una propuesta cultural que implica tanto a instituciones como a vecinos, que aportan en mucho caso su talento de forma altruista para contribuir a difundir el legado cultural de su tierra.
En esta ocasión, la joven actriz Begoña Maestre, rostro habitual de la televisión en los últimos años, es la encargada de ejercer de narradora en una función que sigue el guión y la batuta que con paso firme marca Juan José Severo, director del grupo teatral 'Nueva Escena', que ha sabido dotar de personalidad propia al espectáculo después de estar varios años consecutivos al frente de la popular 'Farsa'.


El capítulo histórico que narra esta representación es uno de los episodios más controvertidos de la historia medieval española. Es el relato de la deposición en efigie del Rey Enrique IV de Castilla por un grupo de grandes nobles castellanos, que proclamaron rey en su lugar a su medio- hermano el infante Alfonso, popularmente recordado como 'Alfonso el Inocente". Esta ceremonia fue llamada por sus detractores la 'Farsa de Ávila', denominación con la que ha pasado a los libros de historia.


Está demostrado que el conocimiento de la propia historia, especialmente cuando se trata de la más próxima al destinatario, proporciona siempre en el sujeto receptor un efecto especialmente benéfico, vinculado estrechamente aunque sea solo por razones de proximidad física, con la identificación con el relato acontecido y los protagonistas que lo han puesto en marcha. Aparte de la implicación oficial e institucional lógica para llevarlo a cabo, la colaboración desinteresada de aquellos vecinos convencidos de la necesidad de sacar adelante una propuesta de estas características hace el resto. La promoción interna y externa, la difusión de la propuesta a través de todo tipo de canales y las propias fechas en las que se celebra consigue siempre garantizar el éxito de propuestas que nacen del corazón y que aspiran a consolidarse y crecer.

Nieves Herrero, periodista, escritora, abogada y también profesora llegó al pequeño municipio leonés de Valencia de Don Juan, en la comarca Esla-Campos, con su nueva novela debajo del brazo y con un buen puñado de historias que contar; relatos y anécdotas que nacen de una trayectoria diversa y consolidada en el mundo de la comunicación que han hecho de ella una de las periodistas más queridas de este país. Sus 35 años de experiencia se notan inmediatamente. Es una veterana del periodismo que conoce muy bien el terreno que pisa y que sabe cómo llegar a un público entregado que la conoce desde que irrumpiera en la pequeña pantalla hace ya muchos años, de la mano del incombustible Jesús Hermida, uno de los comunicadores con más predicamento que ha tenido este país en muchos años.

Coincido con ella en este pequeño municipio, adonde ella acudió invitada por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y la Diputación de León. El 1 de junio participó en el 'Diálogo de la Lengua', encuentro con periodistas y escritores en el que se hace un repaso tanto a su trayectoria profesional como a la percepción que tiene de los cambios que ha experimentado la profesión y su trabajo literario. En definitiva, un encuentro cercano que permite al público conocer mejor la trayectoria de aquellos profesionales que han dejado su huella.

Por encima de todo, aseguró sentirse periodista. El recientemente desaparecido Miguel de la Quadra Salcedo y Jesús Hermida, junto a Tico Medina, fueron sus grandes referentes y maestros de esta profesión en la que ha estado de forma permanente desde hace años, asomándose a programas de radio y televisión de todas las cadenas, con esporádicas incursiones literarias en las que se ha acercado a personajes de todo tipo. Es muy consciente de la importancia que tiene el idioma, verdadera materia prima de la comunicación. "Los periodistas somos los que más manejamos el lenguaje y nuestra arma es la palabra», apuntó ante el auditorio.

Optimista hasta la médula, cree que el periodismo tiene futuro y niega que los periodistas actuales escriban peor que los de antes. "Es algo que vengo oyendo desde que salí de la facultad y yo creo que en muchos casos son igualmente válidos y buenos en su trabajo», apuntó la popular comunicadora, que reconocía que tuvo la suerte de no tener que lidiar con la censura en su trabajo, ya que comenzó a trabajar en un régimen democrático de libertades. En cualquier caso, sí quiso apuntar que, en cualquier caso, el ejercicio del periodismo siempre resulta difícil. "Siempre pisas algún callo y siempre hay alguien al que no le gusta lo que escribes», manifestó.

Y además, llegó a Valencia de Don Juan con su nuevo libro debajo del brazo, una novela histórica que está promocionando desde que saliera al mercado hace pocos meses. 'Como si no hubiera un mañana' es el relato novelado que la popular comunicadora, también prolífica escritora, ha hecho de la intensa relación pasional que mantuvieron en la empobrecida España de los años 50 la glamurosa actriz norteamericana Ava Gardner, que triunfaba entonces en las pantallas de todo el mundo con la película 'Mogambo', con el diestro español Luis Miguel Dominguín, el 'mejor torero del mundo', como se le conocía entonces. Fue un choque de trenes donde confluyeron dos auténticos mitos, Ava 'el animal más bello del mundo', con ojos verdes y una taladradora mirada felina que enamoraba a medio mundo, y Luis Miguel Dominguín, el personaje más popular en la España de la época, un triunfador y una institución, conquistador, empresario, patriarca y muchas otras cosas más. Una historia cuajada de anécdotas de la época, que se convierte también en un reflejo de la empobrecida España de los años 50, donde el diestro era la primera figura nacional a la que nadie hacia sombra.

Nieves Herrero también reconoció que una de sus 'espinas' pendientes en la profesión es la oportunidad de poder entrevista algún día a la Reina Doña Sofía. "He estado a punto de hacerlo algunas veces, pero aún no lo he conseguido. Creo que es una mujer a la que todavía no conocemos en toda su grandeza», apuntó.