¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Diciembre 2017

Hace unos días terminaba la lectura de la novela ‘Absolución’, de Luis Landero, uno de esos escritores que nunca defraudan a sus lectores, que por cierto son legión. Tenía pendiente la lectura de este libro, publicado por primera vez en 2012, consciente de que no me iba a defraudar. Desde que leyera hace muchos años el estupendo y multipremiado ‘Juegos de la edad tardía’, no he dejado de saborear cada nuevo título de este narrador excepcional, uno de los valores más sólidos de la literatura española contemporánea. Y la realidad, es que este título lo tenía aparcado en el capítulo de ‘pendiente’.     

El autor extremeño vuelve una vez más a su particular estilo, que pasa por acercarse a todo tipo de inquietudes humanas a través de un conjunto de personajes ‘singulares’, que a veces tienen un toque esperpéntico, con la idea final de llegar a la tesis de que la vida está sometida a la marea de las casualidades, a la falta de un foco que permita iluminar el sendero de la verdad y de la lógica. Cada uno tiene que ir perfilando y escribiendo su pequeña historia vital día a día, sin que sea posible muchas veces hacer realidad la planificación que hemos planteado y soñado. Un incidente inesperado puede acabar con una historia vital bien armada, con un proyecto de vida en común. Esta es la tesis que nos plantea Landero.

La historia va adquiriendo en su progresión un tono de road movie con final inesperado, un viaje a ninguna parte al que el lector va acompañando al protagonista tan incrédulo como él mismo. Lino, un joven inconformista que avanza por la vida sin rumbo y sin destino. Cuando parece que ha conseguido coger las riendas de su vida y ha encarrilado su futuro, todo se tuerce obra de un capricho de un incidente que le lleva al abismo… Y en cuestión de pocas horas asistimos a un giro vital que no sabemos bien por qué derroteros nos llevará…             

De nuevo, Landero crea una historia que consiste en la invención de peripecias humanas bastante peregrinas en las que acopla con verosimilitud y naturalidad un denso entramado de inquietudes existenciales, o, si se quiere, de una sola con varias ramificaciones, que se puede traducir en qué es la vida y en qué nos depara en el presente y en el futuro, siempre difuso e inalcanzable. ‘Absolución’ ofrece al lector una historia amarga y también triste, con un personaje principal –Lino- con el que resulta sencillo empatizar, y con unos personajes secundarios llenos de matices, que van apareciendo progresivamente y creciendo página a página.  Las anécdotas  también se suceden y la historia tiene este toque cercano y familiar tan característic0 en la literatura de Landero.

Un libro que habla de la realidad ilusoria, del teatro del mundo, de los misterios del corazón y, en definitiva, de la misma existencia. Coincido con la opinión que sobre este título han apuntado varios críticos, que han sido capaces de observar ideales, penas, fracasos y alegrías, además de sueños, vocaciones, amor, soledad… Todos estos elementos se dan cita en las páginas de un libro que resulta fundamental para entender la obra de Landero. Y qué decir de esa panoplia de personajes que crecen en torno a la figura del protagonista. El viejo ‘don Gregory’, el comercial de alimentación Gálvez, Olmedo el granjero, el señor Lavín. Un repertorio humano que conforma un todo literario único. Un libro que nos devuelve a Landero en estado puro.       

Carlos Santos es periodista y, como él le gusta decir, lo que hace desde hace mucho tiempo es contar historias. Hace un par de años se empeñó en retratar la ‘otra’ historia de la Transición española, no la que se vivió en despachos y ministerios a la sombra de poder, sino la real, la de la gente de la calle, la de personas anónimas que vivieron el día a día de unos años confusos, complejos, que llevaban a la sociedad por un camino inexplorado y desconocido en el quetodo era esperanza. Todo este proyecto cuajó en ‘333 historias de la Transición’ (Esfera de los Libros), un libro que concentraba pequeñas historias y relatos de personas que tuvieron que hacer frente a una nueva realidad social que se imponía a marchas forzadas.


El éxito de este título llevó a este veterano periodista, una de las voces más conocidas de la radio española, que todos los fines de semana se asoma a los micrófonos de RNE en el veterano programa ‘No es un día cualquiera’, a continuar esa senda, aunque centrada en esta ocasión en los años 80, década mítica donde las haya, que marcó una antes y un después en el asentamiento social en la modernidad, con una Transición que comenzaba a quedar trabada y con raíces consolidadas.


‘Avión Club, una historia de los 80’, el título que relata todos estos hechos, es el fruto de este esfuerzo. Puesto a la tarea de escribir e investigar a fondo esta época, Santos se dio cuenta de que el relato ‘exigía’ que tuviera forma de novela y, como tal, el relato requería un personaje protagonista que hiciera de hilo conductor. Y lo encontró en César Martínez, el pintoresco y fascinante pianista que parecía sacado de la famosa ‘Casablanca’ y que durante muchos años y sin fallar una noche, tocaba el piano en el ya mítico club de la calle Hermosilla de Madrid.
Santos, que frecuentó el ‘Avión Club’, recuerda como fue uno de los locales más singulares de la época de la movida madrileña y de la vertiginosa década en la que el país comenzaba a despertar. Por él pasó media España, gentes de derecha y de izquierdas, políticos, periodistas, artistas… en definitiva, una mezcla de la sociedad que se despertaba a esos años de cambio.
César también resultaba un personaje fascinante en sí mismo. Niño prodigio, con formación en música clásica, con estudios de Magisterio y Biológicas, compositor de temas propios, solitario, taciturno y fumador empedernido. Con estos mimbres, su vida parecía que podría haber transcurrido por otros derroteros... pero el destino resulta a veces caprichoso.
Con el pianista como maestro de ceremonia, el periodista rememora aquellos años de cambio, aquel local inolvidable, el bullicio, las ganas de vivir que existían, la música, el humo que lo rodeaba todo como un manto de niebla. En definitiva, y como dice la canción, ‘ansias de libertad’.


El autor, que presentó el pasado 12 de diciembre en Burgos este nuevo libro en un acto cálido y entrañable en el Teatro Principal, donde no podía faltar la música de piano que cada noche tocaba César de la mano del músico Diego Crespo, recuerda aquella década como el momento en que el ejercicio de la libertad se hacía real; un tiempo marcado por un rejuvenecimiento efectivo de la sociedad, que se hacía extensible y visible a todos los ámbitos. Gente muy joven que alcanza puestos de responsabilidad política, y también en empresas, medios de comunicación, en las Fuerzas de Seguridad del Estado… Poco a poco se destierran los estereotipos existentes y se va procediendo a un relevo generacional que cambiará poco a poco la sociedad. Con este trasfondo madrileño, Carlos Santos cuenta cómo fueron los años 80, una época de cambios y de sueños, donde la música tuvo también un protagonismo indiscutible que ha llegado hasta nuestros días y que tiene un gran protagonismo en esta obra.

Los libros que hablan de otros libros poseen un encanto especial, especialmente para los lectores de novela que estamos siempre buscando lecturas frescas, capaces de salirse de lo común y de despertar pasiones. La lectura del ‘La biblioteca de los libros rechazados’, título publicado este año por el superventas francés David Foenkinos, me ha deparado una gran satisfacción personal por diversas razones que quiero compartir en esta ventana abierta al mundo que es internet.


Misterio, romanticismo, amor, humor, personajes geniales y perfectamente reconocibles con los que el lector empatiza desde el primer momento confluyen en una historia tan sencilla como increíble, que se lee con una sonrisa permanente y que va creciendo página a página, sin permitir que la ficción decaiga en ningún momento. Todos estos elementos definen el nuevo libro del heterogéneo y multipremiado autor francés, que es capaz de lograr extraordinarios momentos literarios y sorpresas que se abren paso en un relato tan sencillo como fascinante.
La historia que cuenta el libro resulta cercana. En Crozon, un pueblecito de la Bretaña francesa, un bibliotecario decide albergar todos los manuscritos que han sido rechazados por distintos editores y hacerles un hueco en su local, donde se quedará para siempre. Una joven editora, acompañada de su novio, un escritor en horas bajas, visitará esa singular biblioteca y encontrará entre los distintos manuscritos un libro que huele a obra maestra. ‘Las últimas horas de una historia de amor’ es la novela que escribió Henri Pick, pizzero fallecido dos años antes, que en su rutinaria vida junto a los fogones nunca ni lejanamente llegó a acercarse a la literatura, según confirma familia. La publicación del manuscrito acabará provocando una auténtica conmoción cultural que alcanzará de lleno todo el país. Y no digo más…


Con estos sencillos mimbres, Foenkinos ha creado una historia en la que, como él mismo ha dicho en varias ocasiones, ha pretendido volcar en ella su pasión por la literatura. Su obra comienza a ser extensa y variada y rezuma calidad. Otra de las novelas del joven autor francés que más huella ha dejado en los lectores es la premiada ‘La delicadeza’ (2009), que se hizo con diez galardones, entre ellos el de los lectores de ‘Le Télégramme’, el ‘An Avel’ o el ‘7ème Art’. Esa novela también resultó finalista de los premios literarios franceses de más prestigio como son el ‘Goncourt’, el ‘Renaudot’, el ‘Médicis’, el ‘Fémina’ e ‘Interallié’; incluso llegó a conocer una versión cinematográfica a cargo del propio autor y de su hermano.
La crítica ha alabado de él su capacidad para salirse de lo convencional y de ser capaz de reinventarse en cada nuevo trabajo, así como su capacidad de crear una historia capaz de resultar al mismo tiempo inteligente, divertida y cruel. ‘La biblioteca de los libros rechazados’ tiene la virtud de mezclar intriga, comedia satírica… en definitiva, una verdadera oda a la ficción literaria y al amor por los libros. Echando un vistazo a lo que periodistas y escritores dicen de esta obra, coinciden en mencionar también esa capacidad de envolver romanticismo y humor en un halo de misterio que impregna el conjunto del libro.


Durante su lectura, no podía dejar de pensar en otros libros que también hablan de libros, como es el caso del escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón, que con su popular novela ‘La sombra del viento’, creó aquel espacio mágico al que volvería en otros títulos posteriores como era ‘El cementerio de los libros olvidados’, una historia que ha subyugado a medio planeta. También Arturo Pérez Reverte, gran amante de los libros, se ha acercado en su novela ‘El club Dumas’ al universo literario. También me venía a la memoria la fascinante novela ‘El viaje de Baldassare’, del egipcio Amin Maalouff, que gira en torno al poder de un libro.


Son miles los libros y los autores que han rendido homenaje al fascinante mundo de los libros. Y Foenkinos, con una trayectoria brillante que en un futuro deparará nuevas sorpresas, no ha podido alejarse de esta tradición y de rendir su particular homenaje a la literatura. En mi caso, particular ha supuesto el descubrimiento de un autor de extraordinaria calidad y dueño de un universo propio.

Madrid, ciudad que ha sido durante siglos fuente de inspiración literaria para autores de todo tipo de géneros y estilos, es la invitada de uno de los encuentros culturales más importantes en lengua española que existen en el mundo. La prestigiosa Feria del Libro de Guadalajara (México) acaba de abrir sus puertas y durante poco más de una semana se convierte en centro del universo literario en español, en esta ocasión, con la capital madrileña como referente. Las cifras que mueve este evento, un año más, causan respeto. Hasta el 3 de diciembre, la organización calcula que cerca de 700 escritores procedentes de más de 40 países desfilen por las instalaciones del recinto que acoge este encuentro en la populosa capital de Jalisco.
‘Madrid. Ganaras la luz’ es el lema elegido por la ciudad invitada, que cuenta con un pabellón propio, un cilindro negro de grandes dimensiones y 21 metros de diámetro que irrumpe con fuerza en medio de la Feria del Libro. La sorpresa que guarda en su interior es un ágora de luz que invita a la lectura y el coloquio. La alcaldesa madrileña, Manuel Carmena, que acudió a Guadalajara para inaugurar este foro, lanzaba una invitación expresa a todos los lectores en lengua española para que descubrieran el patrimonio madrileño a través de los libros y de muchos de los autores que se han convertido en referentes para varias generaciones. La oferta que Madrid ha llevado a este foro internacional resulta compleja y variada. De esta forma, el Ayuntamiento ha organizado actividades que no se limitan exclusivamente al ámbito literario sino que también se extienden a la música, que tiene un importante protagonismo. La literatura infantil, el cómic, las generaciones jóvenes de escritores, autores ya consagrados.... todos tienen su sitio en el pabellón de Madrid.
En la primera jornada, tuvieron protagonismo escritores como Fernando Savater, Arturo Pérez Reverte, Leopoldo María Panero y Ray Loriga. En ese día se concentraron las reivindicaciones y se hizo especial énfasis en los lazos que desde hace años vinculan culturalmente a Madrid y, en definitiva a España, con México. Las crónicas que los medios de comunicación dedican a las jornadas, a las actividades y a los protagonistas de la nueva FIL coinciden en muchos casos en detallar el hecho de que muchos visitantes acuden preguntando por un determinado autor, más allá de pedir consejos sobre lecturas; prueba de que saben lo que quieren y de que conocen el mercado literario español, sus productos y también a sus protagonistas.
Desgraciadamente, no he tenido la oportunidad de desplazarme personalmente a este encuentro con la literatura en español. Así que desde este espacio, mi pequeñísimo homenaje a la FIL de Guadalajara por la gran labor de difusión que hace, y porque desde hace años ha conseguido consolidarse en referente para todos aquellos que hablamos y leemos en español Si busca información de lo que allí se está viviendo durante esta intensa semana puede hacerlo en esta dirección: https://www.fil.com.mx/