¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Marzo 2017

“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir ficción”
Virginia Woolf

 

 

Hoy traigo un artículo algo diferente a lo que estáis acostumbrados. Es algo ácido e incisivo, os digo desde ya que voy a tratar de morderos.

El pasado 21 de marzo fue el Día Mundial de la Poesía. El 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Pues bien, yo me he propuesto homenajear a la mujer (trabajadora y) artista. Para ello, he seleccionado una serie de poemas, fragmentos o letras de canciones de mujeres poetas que escriben o que lo hicieron en vida. No he querido aburrirles con su biografía, hay historias que se cuentan solas. Algunas escriben historias de la Guerra, otras de literatura, la mayoría de este mundo cínico y agónico de nuestros días, pero, si de algo pueden estar seguros, es de que todas ellas hablan de sí mismas. Y de lo que significa, muchas veces, ser mujer.

 

María Bastarós. “Amigas I”
A veces sueño
con la amiga feminista definitiva

La conoceré en una rave
se me acercará
sigilosa
con oscilantes pasos de Doctor Martens
y un trozo de pastilla en la mano
y me dirá:

“Toma tía
un cuartito pa ti sola
como la Virginia Woolf”

 

Luna Miguel
“Hace poco pedí a un amigo editor de Francia que me proporcionara una lista de poetas -mujeres- importantes en su país. Me dio cuatro nombres, y, sí, entiendo que hay más, y sí, sé que él conoce más. Pero sólo me dio cuatro. Sólo cuatro nombres pasaron por su cabeza. ¿Cuántos pasarían por la mía? ¿Y por la vuestra? Cuatro nombres aparentemente importantes y aquí desconocidos. En el mundo no hay mujeres. En el mundo no quedan mujeres. Se las tragaron. Desaparecieron.”

 

María Teresa León
“Son las novias, las amantes, las madres, las hermanas de los combatientes; ellas no tienen la vergüenza de desfilar regimientos mercenarios en su defensa, ellas no mandan contra vosotras hordas de violadores, ellas no han vendido el territorio, no han traicionado ningún juramento: mujeres del pueblo eran y lo siguen siendo: españolas eran, y combaten por España.”

 

Elvira Sastre
Hay mujeres que aparecen como los aciertos:
Sin esperarlas y a tiempo.
Que se atreven y se quedan y tienen
el pelo del color de tu almohada,
Que se agitan y temes y dan la vuelta
a tus excusas convirtiéndolas en motivos.
Que te aman sin evitarlo.
Y amas sobre todo por supuesto.
Y
Estoy
Yo.
Que soy una en todas esas mujeres.
Y
Estás
Tú.
Que eres todas esas mujeres en una.

 

Rupi Kaur
quiero disculparme con todas las mujeres
a las que he llamado "bonitas"
antes de haberlas llamado "inteligentes" o "valientes".
lamento si hice sonar complicado
algo tan simple como que con lo que se nace
es de lo que tienes que estar más orgullosa
como cuando tu espíritu ha aplastado las montañas
a partir de ahora voy a decir cosas como “eres fuerte”
o “eres extraordinaria”.
no porque crea que no eres bonita
sino porque eres mucho más que eso.

 

Gata Cattana, “Lisístrata”
Entiendo que la mujer, si no es prostituta, es que es tonta,
pero si no es ninguna de las dos,
lo que sí es seguro es que es mala.
Las mujeres no somos ni malévolas,
ni malignas,
no engendramos el demonio,
y tampoco somos santas porque nos santificamos cuando llegamos a ser madres.
Las mujeres somos mujeres.

He comentado en varias ocasiones en este espacio mi pasión por la ciencia ficción, género a veces incomprendido y maltratado, pero que siempre ofrece gratas sorpresas. Uno de los inagotables temas clásicos en el género de todos los tiempos, recurrente y siempre eficaz, ha sido el de los viajes en el tiempo y sus inevitables consecuencias. El planteamiento de volver atrás, conocer la historia e intentar mantenerla inalterable, constituye siempre un punto de vista atractivo, que abre la puerta a cientos de posibilidades.


Soñar con conocer a los protagonistas de la historia, poder vivir en primera persona episodios que han marcado época o, simplemente, conocer a nuestros padres o abuelos o vecinos en determinada época supone un atractivo para cualquier persona: ¿Quién no ha pensado en alguna vez en qué haría si viajara al pasado, como actuaría, qué cambiaría? Por todas estas razones, el subgénero de los viajes en el tiempo goza de una salud de hierro, tanto en cine como en literatura, y no parece que vaya a desaparecer el género.


Todo este extenso preámbulo viene a colación de la novela ‘El apagón’ (Nova), título de la laureada escritora estadounidense Connie Willis, que recupera a sus personajes más populares, tres historiadores de la Universidad de Oxford, que transitan por el Londres de la Segunda Guerra Mundial, bajo el efecto de incesantes bombardeos. Michael Davies, Polly Churchill y Merope Ward se han trasladado desde el 2060 actual con la obligación moral de no influir en los acontecimientos para no cambiar nada, limitándose a ser testigos de los hechos.


El libro, que ha sido reconocido por los premios Locus, Hugo y Nébula, los tres galardones literarios más importantes de la ciencia ficción, hace olvidar al lector que se encuentra ante un libro de género. De hecho, se lee como una novela histórica en la que podemos conocer con bastante grado de detalle cómo fue la evacuación británica de Dunquerque (entre mayo y junio de 1940), el Blitz londinense (de septiembre de 1940 a mayo de 1941) y el envío de niños a lugares alejados para protegerlos. Pero sucede algo que hace que los planes no salgan como estaban previstos; de ahí el porqué de la novela...


Los protagonistas no podrán volver a su realidad, ya que los portales que tienen para acceder a su tiempo no se abren con la facilidad deseada. El continuo espacio-tiempo es delicado y los portales empleados no se abren como una puerta cualquiera; no se puede acceder si el lugar de destino es un punto de divergencia, es decir, que afecta a un suceso crucial en el desarrollo de la guerra y que, por acción u omisión de los viajeros, podría cambiar su curso y, por tanto, el futuro. Esto genera desfases temporales de horas, días o semanas, de modo que no se pueda interferir en el rumbo de los acontecimientos...


Pero queda claro que todo viaje en el tiempo implica que algo se cambia... y eso es lo que padecerán los tres protagonistas en sus nuevas misiones, sufrimiento compartido por el lector desde el primer momento, que asiste sin comprender por qué no pueden volver, mientras sufre el efecto de los bombardeos en sus carnes, encerrados en un tiempo que no es el suyo, y sin saber si finalmente podrán salir. Aunque con lo que se disfruta de verdad en ‘El Apagón’ es con la intrahistoria, con el día a día de los personajes cotidianos, de los británicos que se resisten y se aferran a la vida frente a la invasión nazi. En definitiva, lo que nos podría pasar a cualquiera en cualquier ciudad de cualquier país, y que solo pensarlo pone los pelos de punta.

Pedro Lalo, escultor de Piedrahita (Ávila), lleva a la capital su exposición titulada “Inquietudes”, fabricadas con materiales reutilizados.

El abulense, con una amplia carrera en el mundo de la escultura, rescata objetos y elementos cotidianos que perdieron su utilidad por el paso de los años para expresar lo que él llama sus “inquietudes”, es decir, sus sentimientos, vivencias, sensaciones, sentimientos y, efectivamente, sus inquietudes.


A través de esta técnica, pretende mostrar la idea de que los materiales pueden gozar de una nueva vida si sabemos tratarlos, concepto que puede extrapolarse a cualquier aspecto de la vida misma.
Es así como Lalo presenta doce propuestas:


Paraguacnido (araña), con material reciclado. Pasión (cristo), con material reciclado. Diálogo (sillas de cocina), con material reciclado. Como latas en sardina (sardina), con material reciclado. Cervantes (retrato), en hierro y piedra. Quijote (retrato), en hierro y piedra. Construcción, deconstrucción, en hierro y piedra. Algo de fruta, en hierro y madera. Un rincón del estudio, en hierro y madera.

 

Fecha de inicio: 6 de marzo de 2017
Fecha de finalización: 31 de marzo de 2017

Biblioteca Pública de Ávila
Plaza de la Catedral, 3 - C.P.: 05001 - Ávila (Ávila)

Colectivo destinatario: Todos los públicos.

Cerca de un 90% de lo que soy en la vida se lo debo a mis queridos padres, al juego de mesa Conecta 4 y a un gato robot con problemas de sobrepeso adicto a los pasteles de crema (dorayakis). No es otro que Doraemon. El otro 10% restante se refiere a la constancia, el trabajo, el sacrificio pero... como es aburrido cual película de Manoel de Oliveira, nos vamos a centrar mejor en el gato cósmico.


Doraemon nace en 1969 como manga. En 1973 se estrena como serie de televisión con una primera temporada de 30 capítulos. A partir de ahí, el acabose. Casi 2.000 episodios durante más de 40 años, una treintena de películas y una tirada de comics que todavía sigue editándose hasta el día de hoy.


Las reglas del juego que manejan sus guionistas son:


Nobita Nobi: Un niño de unos diez años con una peligrosa tendencia a la “procrastinación”. Nunca hace los deberes, suspende asignaturas. Hasta aquí podemos ver un estándar de aspirante a concursar en Gran Hermano. Está enamorado de Sisuka y su mejor amigo es Doraemon. Sus rivales Gigante y Suneo.


Doraemon: Gato cósmico venido del futuro que tiene la capacidad para sacar de su barriga los más ingeniosos utensilios para facilitar la vida a Nobita. Es una especie de robot de cocina pero en lugar de hacer salsas y purés le da a Nobita a oportunidad de sentirse como un Dios.


Sisuka: La enamorada de Nobita. Es dulce y bienintencionada. Viste casi siempre de rosa y es muy pudorosa en cuanto a hablar de relaciones. Tiene a Nobita como buen “pagafantas”. A ella le hacen “tilín” chicos más inteligentes. Con el paso de los años vemos que acaba por él, más fruto de la pena que del amor (un problema de nuestros tiempos).


Gigante: El “matón” del grupo. Sueña con ser una gran estrella del canto. Es agresivo y paga sus frustraciones con el bueno de Nobita. Le pega, le hace bullying.


Suneo: El pijo. Tiene todo lo que el dinero puede comprar. Su coeficiente intelectual no va más allá que el de Gigante y Nobita pero está un paso por encima.


Como secundarios cotidianos aparecen los padres de los diferentes personajes, el profesor de la escuela, algún amigo que se va incorporando con el trascurso de las temporadas, la hermana de Doraemon y... Ya está.


Los guionistas de Perdidos, Prison Break, Breaking Bad... tienen un mérito enorme. Manejan el tiempo, el tono, los personajes, su evolución, los cliffhangers pero... Doraemon tiene cerca de 2.000 capítulos con la misma estructura:


→NOBITA LLEGA LLORANDO A CASA POR ALGUNA “PUTADA” QUE LE HAN HECHO GIGANTE Y SUNEO

→DORAEMON LE DICE QUE AFRONTE SUS PROBLEMAS CON VALENTÍA

NOBITA LLORA MÁS

DORAEMON SIENTE PENA DE NOBITA Y LE DA UN ARTEFACTO PARA ARREGLAR SU PROBLEMA

NOBITA USA EL ARTEFACTO, SE LO ENSEÑA A SISUKA Y SE VENGA DE GIGANTE Y SUNEO
 
NOBITA LA “CAGA”
 
SUNEO Y GIGANTE PERSIGUEN A NOBITA PARA VENGARSE DE ÉL
 
NOBITA VUELVE A CASA LLORANDO PARA QUE DORAEMON LE SAQUE LAS CASTAÑAS DEL FUEGO
 

No hay más.


Ponte tú a hacer más de 2.000 episodios con esta premisa. Lo mejor de todo es que la serie no tiene evolución en personajes ni escenarios. Es exactamente lo mismo durante todo este tiempo.


Es muy complicado realizar un guión original de casi cualquier serie o película. Todavía lo es más hacer que una serie desarrolle sus tramas y personajes a lo largo del tiempo, pero... series autoconclusivas de este tipo tienen un mérito todavía mayor. El de no “quemar” a sus televidentes con una misma premisa en más de 40 años.


Crear miles de historias bajo la misma premisa tiene un mérito enorme. Y vale que Doraemon se inventa aparatos y cada uno que saca es una mala copia del anterior, con una funcionalidad muy específica, pero... la serie funciona.


Tantos años emitiéndose, tantas películas en cine, tantas viñetas... Un mérito enorme.

En este año 2017 se conmemoran los 200 años del nacimiento del escritor y dramaturgo José Zorrilla (Valladolid, 21 de febrero de 1817 – Madrid, 23 de enero de 1893). La encargada de organizar y coordinar los actos de homenaje al autor será la Junta de Castilla y León, que ha elaborado un amplio programa en toda la comunidad autónoma. Los lugares elegidos serán las Bibliotecas públicas de las distintas ciudades, las cuales desarrollarán unas cuatrocientas actividades relacionadas con su obra.


Todas estas actividades abarcaran diferentes perspectivas, ya sea la enseñanza y revalorización del dramaturgo, talleres para niños, visitas teatralizadas de las bibliotecas en relación con su obra, representaciones teatrales, la elaboración de un Don Juan Tenorio en lectura fácil y exposiciones de fondos literarios que girarán en torno a la figura de su más famoso personaje.


Asimismo, el grupo escénico Teatro Corsario realizará una gira por toda la comunidad representando una de las más famosas obras de Zorrilla.


El programa completo se puede consultar en las páginas de los diferentes ayuntamientos de las ciudades y en las propias Bibliotecas Públicas de la comunidad.

Lunes, 20 Marzo 2017 11:56

La palabra del año (pasado)

El año 2017 ha llegado ya a marzo, pero no ha sido hasta ahora cuando me ha llegado un artículo sobre la palabra del año 2016, galardón que otorga la Fundación del Español Urgente (Fundéu). Había muchas candidatas y al final ha sido la palabra populismo la que se ha llevado la palma. El coordinador general de la fundación, Javier Lascuráin, declara que «En un año tan político como este, con acontecimientos de importancia global como el Brexit (en Reino Unido), la victoria de Donald Trump (en Estados Unidos) y los diferentes procesos electorales y plebiscitarios en América y España, la palabra del año de Fundéu tenía que venir de ese ámbito». Yo, con su permiso, apostillo que ¿qué año no es un “año político”? Aunque sí que es cierto que la de cosas que han pasado estos meses en relación al temita.


A pesar de que ahora la palabra tiene connotaciones negativas, populismo es, en origen, neutra. Su significado reza según el Diccionario de la Real Academia ‘tendencia política que pretende atraerse a las clases populares’. Lascuráin añade que «también hay quienes prefieren definirlo como la tendencia política que pretende devolver el poder a las masas populares frente a las élites».


Si bien es cierto que el susodicho vocablo, el cual ha asomado más de una vez en las entradas que redacto para este blog, es muy interesante, sobre todo en su evolución –de ser neutra a tener connotaciones negativas-, y que hay otras palabras que optaron a tal deferencia.


Un ejemplo es el de ningufonear. Ole al cerebrito que se inventó esto. Es la traducción de la inglesa phubbing. Seguro que ahora no entiendes de qué hablo, pero si te explico a qué me refiero, me darás la razón. Ningufonear: ‘verbo atribuido a la acción de pasar totalmente de los demás comensales/compañeros de barra/gente en general por estar mirando la pantalla del móvil’. Triste sensación la de sentirse solo cuando se está rodeado de gente.


Otra de mis favoritas es la cuñadismo. Esta también ha tenido su minuto de gloria en mis intervenciones. Me gusta tanto porque es de esas cosas que forjan el carácter de sentirse español. En todo el mundo hay cuñados, pero no sé por qué en España son más bien especialitos. Son aquellos que siempre siempre lo saben todo y además tratan de convencerte de que pienses lo mismo que ellos. Benditas cenas de Navidad, amigos.


Una recurrente ha sido también youtuber (youtubero en espanglish), que son aquellos jóvenes que, en palabras suyas, ‘crean contenido en internet’. Que suben vídeos a Youtube, vamos. Y, ojo, muchas veces de mejor calidad que los que salen en la televisión o el cine.

Por desgracia, LGTBfobia también estaba entre las finalistas. En pleno siglo XXI y que sigamos con estas cosas. Creo que no hace falta definirla, pero ¿hasta cuándo existirá?


Destacan también vendehúmos, ‘quien hace propuestas sin fundamento, utópicas, ilusorias’; abstentocracia ‘poder e importancia que tiene la abstención en las votaciones en distintos países y situaciones políticas; bizarro, ‘extraño, raro, insólito’; posverdad ‘relativo a las circunstancias en las que los hechos objetivos influyen menos a la hora de modelar la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal’; videoarbitraje, ‘arbitraje de los partidos de fútbol con recursos de video’; papilomavirus, ‘virus del papiloma humano’ y sorpasso ‘fenómeno por el que, en unas elecciones, un grupo político supera sobradamente a otro’.


En fin, creo que se puede resumir a la perfección el año 2016 con tan solo estas doce palabras, ¿no creen?

Lo del uso del blanco y negro para narrar escenas del pasado es un tanto básico. Muy de primero de Realización Audiovisual. Quizás todo en un blanco y negro, además de una infinita gama de grises hubiese quedado mejor. Pretencioso pero mejor.
HECHO 5- La pega

Especialmente recomendable la tertulia del José Luis Garci en el extinto programa Qué grande es el cine. Si alguien la consigue en vídeo tendrá un tesoro similar al del Santo Grial. Lo recuerdo muy Cuarto Milenio, con unos invitados que en realidad, parecían confirmar lo que todos sospechábamos, que no habían visto la película. Muy de opinión de Twitter antes de llegar Twitter. Unos adelantados.
HECHO 4- La anécdota

Jorja Fox - Sale 40 segundos en todo el filme. Nunca ha estado mejor. No habla, no actúa. Quizás fue un aperitivo de su carrera posterior. En CSI debió limitarse a lo mismo.
Joe Pantoliano – Después de ambular siendo un más que odioso secundario en multitud de películas de medio pelo, aquí hace el papel de su vida. Su filmografía, si exceptuamos su fetiche con los hermanos (o debería decir hermanas) Wachowski no llega apenas al 4,5. Hace su papel de siembre, de “tocahuevos” pero con los matices que le supone tramposos y efectivos que siempre te dan Jonathan y Cristopher Nolan.
Carrie Anne Moss – Siempre me ha parecido una gran mentira como icono sexual. Tiene menos morbo que Jesús Bonilla en tanga y bailarinas. Sin embargo aquí está más que bien. Una “femme fatale” fría, dura, independiente. Tiene brotes de neurótica, también de mentirosa y manipuladora. Un personaje muy bien construido. Tiene una filmografía superior en calidad a Pantoliano pero... sin alardear mucho más. Es un poco la Keanu Reeves hecha actriz. Con todo lo bueno y lo malo que tiene eso.
Guy Pearce – No me parece un gran actor pero sí un tío “majete”. Tiene cierta presencia. Filmografía venida a menos. Luego de lucirse en Priscila Reina del desierto (es guapo incluso de chica) triunfar en L.A Confidential y probarse en la curiosa y recomendable Ravenous, ha ido en una sutil decadencia que se corona con el villano de la tercera parte de Iron Man.
HECHO 3- El reparto

Toda la corriente como hábil narrador y contador de historias que se formó con Memento, las dos primeras de Batman, El truco final y también Insomnio, lo echó un poco a perder con la tercera de Batman y sobre todo con Origen (sobrevalorada al máximo). Sin embargo, con Interstellar ha recuperado un poco el pulso.
HECHO 2- El director

Sinopsis - SuperGuy Pearce se levanta con una resaca “del quince”, lo que para Charlie Sheen sería un día normal. Huele un poco a anís del baratillo y tiene todo el cuerpo pintado de mensajes a rotulador Carioca. No recuerda nada y solo tiene consciencia de lo que hace en un periodo de 15 minutos. Se encuentra con Trinity y Cifra que venían de rodar Matrix y le cuentan lo que hizo: enrollarse con travestis, beber caipiriñas, lo típico... y el hombre empieza a investigar lo sucedido. Como es un hombre atormentado, se le vienen flashes de la muerte de su mujer, la morena fea de CSI las Vegas...
HECHO 1- La película

Saber que Burgos, tierra de los orígenes del español, es el escenario donde se está gestando el nuevo Diccionario de la Lengua Española en el que trabaja la Real Academia de la Lengua (RAE), resulta un motivo de orgullo y de satisfacción. De orgullo, porque un proyecto de estas características sienta las bases de un proyecto que goza de salud de hierro, como demuestra el hecho objetivo de llevar ya 23 ediciones y de haberse convertido en una referencia mundial de primer orden a la hora de establecer la norma a seguir de 500 millones de hispanohablantes. Y de satisfacción, porque una institución como la RAE, con tres siglos de trabajo continuado y constante enfocado a la defensa de la lengua española, haya pensado en una entidad como el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, joven pero con prestigio probado, para acoger una reunión de estas características.


Las cifras que maneja la RAE son de auténtico mareo. El director de la Real Academia de la Lengua presentó el germen de este diccionario en el Palacio de la Isla de Burgos, arropado por sus compañeros de la denominada ‘Comisión Interacadémica del Diccionario de la Lengua Española’, representantes de las Academias de la Lengua de las distintas áreas lingüísticas correspondientes a las áreas geográficas donde se habla la lengua de Cervantes. Darío Villanueva enfatizó en un encuentro con los periodistas cifras que llevan a la reflexión; solo en 2016, el Diccionario de la RAE había contabilizado 801 millones de consultas en la red, lo que supone de media 70 millones de búsquedas mensuales y más de dos millones diarias. En fin, que no creo que exista ningún otro producto cultural en el mundo que goce en estos momentos de semejante buena salud.


Quizás, lo más sobresaliente que define a este proyecto son sus características y la forma con la que se concibe. Por primera vez, la RAE aborda el diccionario con la intención de ser completamente digital, sin estar sujeto a las limitaciones de espacio físico, circunstancia que se traduce en una mayor agilidad y en la ventaja añadida que representa una actualización permanente del léxico. Cambia el concepto desde la base, y en lugar de ser redactado para ser impreso y digitalizado después, se opta por el camino inverso. Sin embargo, tampoco la Real Academia de la Lengua descarta que se pueda imprimir después y llegar al público en papel.


La segunda característica que tendrá es su profundo carácter panhispánico. Tanto la RAE como las distintas Academias de la Lengua son plenamente conscientes de que el español es una lengua viva, en permanente evolución, que se habla en todo el mundo, y que aporta numerosos matices que la enriquecen; en definitiva, sabe que es una lengua abierta y cosmopolita. Una razón para que se creara esta comisión Interacadémica, encargada de sentar las bases de una obra revolucionaria, gestando la planta de este nuevo trabajo, la estructura y planteamientos lexicográficos básicos. No ocultan que el nuevo diccionario recuperará palabras perdidas en el limbo y otras muchas sin restricción alguna.


La RAE, con lógica actitud de prudencia, ha preferido no poner fechas a un proyecto que no se sabe cuándo puede estar acabado pero que representa, en cualquier caso, un cambio revolucionario respecto a la forma de trabajar respecto a tres siglos anteriores.


Igualmente interesante resultó la aportación que puso sobre la mesa Francisco Javier Pérez, secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), para entender este proyecto, y que afecta a la denominación propia de la obra: deja de ser el diccionario de la RAE (DRAE) para ser el Diccionario de la lengua española (DLE). Un cambio profundo, que va mucho más allá del baile de siglas. Y me quedo también con el trasfondo de sus palabras: “Es una obra que busca reflejar la variedad y riqueza de la lengua que hablamos, en la que no hay hegemonías sino relaciones y acuerdos». Mientras tanto, hasta que este nuevo DLE sea una realidad, la RAE anuncia que actualizará en la red la versión actual – vigesimotercera- desde el próximo mes de diciembre.


La Junta de Castilla y León, consciente de la importancia que tiene la lengua española, convertida en prioridad en su política cultural, apoya de manera firme este proyecto. En definitiva, un retorno a la tierra de los orígenes de la lengua española que sirve para dar la bienvenida y plantar las raíces del que será el diccionario que emplearán los ‘nativos digitales’.

La Junta de Castilla y León, junto con la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Segovia, ofrecen al público segoviano un concierto con el que podrá disfrutar de una forma nueva de hacer música.

Fetén Fetén está compuesto por Jorge Arribas y Diego Galaz, dos enamorados de los instrumentos diferentes. El grupo ofrece una lectura contemporánea de la música tradicional y popular, géneros inspiradores que les llevan a componer de manera creativa con instrumentos tan insólitos como el serrucho, el violín trompeta o el vibrandoneón.


Sin embargo, el dúo es mucho más que un simple proyecto musical. Como ellos mismos afirman, “es el lenguaje del alma hecho armonía”. Su objetivo es poner banda sonora a sus influencias y recuerdos, una ruta por la memoria. Recorren nuestras raíces e incorporan matices renovadores que evocan paisajes europeos y sudamericanos que los artistas han ido conociendo a lo largo de su carrera musical.


Las composiciones del dúo arrancan irremediablemente la sonrisa del público con títulos tan sugerentes como Habanera en El espolón, He visto un oso en los Cárpatos o Fandangos de Atapuerca. En defenitiva, es una música que cuenta historias sin palabras, fundiéndose con el público de manera dinámica.

Del 18 de marzo de 2017.

Teatro Bretón.
Fernández González, 6 – C.P.: 40300 – Sepúlveda (Segovia).

Colectivo destinatario: Todos los públicos.

Hora de inicio: 20:00

Precio: 5€

En alguna ocasión hemos mencionado la gran variedad de individuos que estudian nuestra lengua y con ello, claro está, los posibles quebraderos de cabeza que esto les puede acarrear. Sí, exacto. Cosillas que todos sufrimos cuando estudiamos otro idioma. Cosillas sin importancia. Cosillas como la pronunciación, la ortografía, la concordancia. ¡Ojo! Al decir “sin importancia” no quiero decir que sean prescindibles. ¡De ninguna manera! A lo que me refiero, es a que son áreas de la lengua que, con el tiempo, uno va aprendiendo y asentando, por lo que no tenemos que agobiarnos.


Sin embargo –y como no podría haber sido de otra forma– nuestro expresivo castellano no se reduce a este tipo de problemas. Asustados están los extranjeros por las rarísimas “enfermedades” que sufrimos algunos españoles. No quieren oírlas ni de lejos. Sí, amigos. Hablo del soponcio, del jamacuco y de la mamitis, entre otras.


¿Pero qué os pasa a los espanioles? Me preguntaba James, un erasmus que coincide conmigo en clase de léxico. ¡El otruo día una shica de la residensia no paruaba de iorar! ¡Tenía mamitis! ¿Duele musho? ¿Es contaguioso? ¡Uf¡ ¿Qué decirle al pobre James? No estaba segura. En efecto, la mamitis puede ser contagiosa y doler, aunque no físicamente, claro. Decidí así, hacer una lista de “enfermedades” españolas que pudiera ayudar a mi amigo a entendernos un poquito mejor:

 

- Soponcio: desmayo o mareo producido ante el recibimiento de una mala noticia o un gran susto.

- Jamacuco: indisposición de carácter repentino generado por una alteración inesperada.

- Morriña: sentimiento de tristeza que se sufre al estar lejos de la tierra natal y echarla de menos.

- Que te dé un aire: estado en el que la cara queda con un gesto desagradable. Las causas aún están por descubrir y expuestas a investigación.

- Cuentitis: invención de excusas consecutivas para no hacer algo que no se quiere hacer.

- Patatús: ataque súbito provocado por una impresión muy fuerte que puede provocar desmayos.

- Telele: enfermedad prima hermana del patatús o del soponcio, más comúnmente relacionada con una situación angustiosa.

- Mamitis: enfermedad habitual en los hijos que puede desarrollarse a cualquier edad. Provoca la necesidad imperiosa de sentir el cariño de una madre.

 

Nota: Tú tranquilo, James. Si te contagian, o si alguna vez, por cualquier razón, sufres alguna de estas enfermedades, ten por seguro que TIENEN CURA, SON PASAJERAS y que lo españoles a veces... ¡somos un poco exagerados!

Página 1 de 2