¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Esta semana ha dado mucho que hablar Pablo Motos. Y es que, a raíz de la visita de las protagonistas de la serie Las chicas del cable al programa televisivo El hormiguero, muchos son los artículos publicados en esta semana donde se critica la actitud que muestra el presentador cuando hay féminas de por medio. Yo no voy a entrar al trapo, porque esto es un blog sobre lengua española. Así que, una vez más, vamos a hablar sobre el lenguaje, y allá cada uno con su opinión respecto al tema anterior.

Personalmente, creo que no hay que fijarse tanto en el árbol, sino ir un poco más allá y ver el bosque completo. En realidad, la publicidad, Internet o las redes sociales, que vemos y consultamos constantemente, funcionan como escaparates de nuestros usos, costumbres y valores sociales y culturales. El empleo del lenguaje verbal, no verbal y visual, que se aprecia en estos ejemplos, conlleva prolongar unos estereotipos muy marcados y conservar unos determinados modelos de conducta. “Somos lo que escribimos, somos como escribimos”. Así titula su artículo María Josefa Martell Dantín para hablar sobre la página “Escribir sin faltas de ortografía”, que podemos encontrar en Facebook. Esta cita expresa muy bien lo que estoy comentando a lo largo de estás líneas, porque nuestra forma de escribir, de hablar o el modo en que presentamos ciertos temas nos delata. Estamos en el s.XXI, las tecnologías de la información y de la comunicación están evolucionando constantemente y, poco a poco, nos estamos adaptando a este cambio tecnológico. Sin embargo, nuestra manera de pensar, de hablar, de escribir sigue siendo la misma que hace unos cuantos años. Personalmente me parece un tanto curioso que, evolucionemos con el uso de las tecnologías y llevemos tan bien la forma en la que estas modifican nuestras conductas y rutinas, y en cambio, no desarrollemos tanto nuestros pensamientos y actitudes acorde a los nuevos tiempos. En fin, todavía soy positiva y creo que esto poco a poco irá cambiando.

No obstante y al hilo de todo esto, considero que es importantísimo implementar más estrategias didácticas en nuestros centros educativos, y trabajar con los jóvenes y adultos analizando los estereotipos que hay en la Red, y reflexionando acerca de la influencia que ejerce el lenguaje en la formación de la personalidad y en las relaciones de pareja. Todo ello con el fin de contribuir un poco más a la evolución de nuestro pensamiento.

Inicia sesión para enviar comentarios