¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



La ironía es un recurso que utilizamos normalmente para dar a entender algo contrario o diferente de lo que queremos decir. En general, comprendemos el sentido de la ironía gracias al tono burlón con el que la manifestamos y a la expresión facial, ya que ésta puede ir acompañada de una ligera sonrisilla que nos hace claramente comprender que el sentido de la palabra la decimos en tono burlesco.

El uso de la ironía también está muy relacionado con otra figura retórica, la antítesis, que consiste en oponer dos ideas empleando palabras antónimas o frases de significado contrario. Por ejemplo, el verso de Pablo Neruda, es tan corto el amor/y tan largo el olvido (Veinte poemas de amor y una canción desesperada)

Estos recursos pueden alterar el significado de las palabras, provocando incluso la creación de nuevas acepciones en los diccionarios. Como resultado, surge la enantiosemia. Etimológicamente este vocablo indica “palabra con varios significados opuestos entre sí”. La enantiosemia también se conoce coloquialmente como autoantónimos. Es decir, palabras que significan una cosa y la contraria. Por lo general, estos autoantónimos proceden del uso de la ironía y la antítesis. Algunos ejemplos son:

  • Alquilar: “Roberto y Laura alquilaron el piso”. En esta frasem “alquilar” puede significar dos cosas opuestas. Por un lado, dar a alguien el piso para que se use durante un período de tiempo y una cuantía económica convenida. Por otro, también puede significar tomar de alguien algo (el piso) para usarlo por el tiempo y precio convenidos. Es decir, según el significado Roberto y Laura serán los arrendatarios (inquilinos) o los arrendadores (dueño de la casa).
  • Animal: Cuando empleamos esta palabra podemos usarla en sentido literal. Es decir, “Persona de comportamiento instintivo, ignorante y grosera”, según la DRAE, o también en el sentido figurado para referirnos a una persona “que destaca extraordinariamente por su saber, inteligencia o esfuerzo”.

Esto mismo sucede con la palabra “monstruo”. Por ejemplo, Nessie es una criatura legendaria que habita en el lago Ness. O también, Alfonso es un monstruo, toca muy bien el piano.

  • En absoluto: se puede emplear para decir “de manera general, resuelta y terminante”. Aunque también con el significado “No, de ningún modo”.
  • Friolera: “Francisca Muguiro vendió el Palacio de la Isla por la friolera cantidad de 800.000 pesetas”. En esta oración, el término “friolera” se refiere a una gran cantidad de dinero. Por el contrario, “no des más vueltas al friolero tema”. Es decir, cosa de poca monta o de poca importancia.
  • Gracioso: con esta palabra podemos designar a una persona que resulta agradable. Por ejemplo, “en las comidas familiares, mi hermano cuenta muchos chistes. Es muy gracioso y ameniza las veladas.”

Sin embargo, si en el ejemplo anterior, mi hermano hiciera bromas pesadas o chistes de mal gusto, también diríamos que es un gracioso, pero con el significado de “molesto, sin gracia”.

En definitiva, algunos recursos como la ironía o la antítesis hacen añadir nuevos significados a las palabras, que a su vez son opuestos entre sí, como en los ejemplos anteriores. ¿Cómo sabremos a qué nos estamos refiriendo? La expresión y el tono nos pueden dar pistas sobre ello. =)

Inicia sesión para enviar comentarios