¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Son las muletas pequeñas para los niños o para la gente cuya hipófisis no producía mucha hormona de crecimiento durante la época de su adolescencia. ¿No me lo creen? No deberían, es una broma. Sin embargo, no estamos tan lejos de la verdad. O sea, hay aquí una relación con las muletas, aunque las muletillas las usan personas totalmente sanas, físicamente.

Si hacemos un análisis morfológico, vemos que la palabra muletilla tiene dos sufijos diminutivos. El primero –illa que es diminutivo de muleta  “Apoyo de madera, metal u otra materia que sirve para cargar el cuerpo, evitando o aliviando el empleo de una o ambas piernas a quien tiene dificultad para caminar” y el segundo es –eta, que es diminutivo de mula, sí, de un animal. Así, la evolución etimológica sigue este orden: mula → muleta → muletilla. Lo que tienen en común estas tres palabras, además de la raíz, es la idea de “soporte”. Muleta es una pequeña mula que nos apoya cuando no podemos caminar y muletilla es una palabra o expresión que nos apoya en nuestro discurso.

Seguramente cada uno de ustedes usa cuando habla palabras tipo a ver, o sea, ¿no?, ¿entiendes?, bueeno, ummm, puees, esteee,… ¿No? Estas son las muletillas. Básicamente se trata de palabras o expresiones que en el lenguaje oral repetimos mucho por hábito y, por eso, pierden su fuerza expresiva, es decir, aunque nos “sostienen”, sin ellas nuestra conversación no cojea, puede prescindir de ellas.

 

Suelen usarse como apoyaturas expresivas en las que el hablante descansa el tiempo necesario, mientras encuentra la palabra adecuada o planifica lo que quiere decir. Así, con su uso el hablante evita los silencios embarazosos. También se pueden usar como “estimulantes”, por ejemplo, las muletillas interrogativas (¿no?, ¿verdad?, ¿eh?, ¿entiendes?, ¿está bien?) se usan para enfatizar lo dicho, presentarlo como evidente, para pedir la aquiescencia del interlocutor o para averiguar su atención.

Yooo personalmente uso mucho la prolongación deee las vocales al final de las palabras, ya que con este mecanismo también gano algún tiempo para recordarme la palabra que debe seguir o para pensar en cómo continuar en la conversación.

¿Y qué trucos usan ustedes?

Inicia sesión para enviar comentarios