¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



 

El español. Una de las lenguas más habladas y más estudiadas en el mundo. Lo hablan unos 567 millones de usuarios, es decir 7,8% de la población mundial, y lo estudian como segunda lengua unos 21 millones de estudiantes (se disputa el segundo puesto en la clasificación de idiomas más estudiados como segunda lengua). Se habla, además de la Península donde nació, en una zona muy muy muy extensa de América. Y a causa de esta extensión, su aprendizaje puede causar problemas.
Como en toda lengua viva, también dentro del español hay variaciones. Claro, hay un español estándar que se enseña en las escuelas, pero la realidad cotidiana no se rige por las reglas estrictas que nos enseñan. No hablamos como libros, no somos máquinas. El español difiere en cada lugar. Seguramente saben que dentro del español existen variaciones dialectales. El habla de los andaluces difiere al habla de los gallegos, catalanes, canarios etc. La diferencia todavía más notable se ve en la Hispanoamérica. Allí, además de las variaciones en los niveles fónicos y morfosintácticos, se ve claramente la gran riqueza en el plan léxico. Con eso quiero decir que los americanos hispanohablantes de varias partes del continente muchas veces usan palabras diferentes para designar el mismo concepto o, al contrario, las mismas palabras para designar conceptos diferentes.

Algunos ejemplos de las palabras diferentes que representan el mismo concepto podemos ver a continuación:
España: fresa; Chile: frutilla;
España: aguacate; Argentina: palta;
España: plátano; Argentina: banana; Colombia: banano; Venezuela: cambur;
España: cerdo; Chile: chancho; Venezuela: cochino;
España: camiseta; Argentina: remera; Chile: musculosa; Venezuela: camisetica, franelilla;
España: falda; Argentina: pollera;
España: chaqueta; Argentina: campera;
España: bañador; Argentina: malla enteriza; Chile: traje de baño; Colombia: enterizo, vestido de baño; Venezuela: completo;
España: calcetines; Argentina: medias;
España: bermudas; Chile: chores;
España: bragas; Argentina: bombachas; Chile: calzones; Venezuela: pantaletas;
España: sujetador; Argentina: corpiño; Chile: sostén; Colombia: brasier;

Entre las palabras que designan cosas distintas según su zona de uso encontramos también:

Concha: Argentina-vulva; Bolivia-suerte favorable; México-protector para los testículos; Nicaragua-espalda encorvada; Venezuela-corteza de un árbol;
Perra: Colombia-sombrero viejo y estropeado; Ecuador-resaca; Honduras-relato exagerado, mentira; Perú-olor intenso y desagradable de los pies;
Salvavidas: España-flotador de forma anular; Uruguay-pliegue de gordura; Argentina-persona encargada de la seguridad de los bañistas; Cuba-preservativo; Rep. Dominicana-hombre que se casa con una mujer mayor de edad;
Sapeada: Colombia-delación; Perú-mirada indiscreta;

Así pueden surgir varios malentendidos también entre los hablantes de la misma lengua, pero provenientes de las distintas partes del mundo hispanohablante. Como ejemplo brillante me puede servir Juanes, un cantante famoso de Colobia que actualmente forma parte del jurado en un concurso de talentos español llamado La Voz (si siguen este programa, saben de qué hablo, si no, no pasa nada). Juanes, como producto 100% colombiano, usa palabras peculiares en su discurso, por ejemplo, cuando evalúa la voz de los aspirantes usa con frecuencia la palabra chévere “estupendo, buenísimo, excelente” que equivale más o menos a lo que el resto del jurado evalúa como “guay” (aunque esta es una palabra más pobre conceptualmente). Además, este “extranjero” varias veces no comprende lo que le dicen sus compañeros de origen español, así surgen varios malentendidos chistosos que atraen todavía más la atención del público.
Con esta riqueza léxica puede parecer que es una tarea sobrehumana aprender el español para que lo podamos usar en todas las áreas donde es oficial y no surgieran malentendidos, de lo que se convencieron también dos cantantes Juan Andrés y Nicolás Ospina. Su canción sobre lo difícil que es hablar el español la pueden escuchar en el siguiente enlace. La tienen que escuchar toda, es divertidísima:
https://www.youtube.com/watch?v=Xyp7xt-ygy0

Inicia sesión para enviar comentarios