¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



La comunicación verbal juega un papel fundamental en nuestras vidas. El lenguaje es un elemento simbólico que nos sirve para entendernos entre nosotros. El habla es una capacidad humana que surge en la infancia, y se pasa de las llamadas holofrases, emitidas por los niños a frases completas con intenciones pragmáticas. Por desgracia, este desarrollo no se produce en todas las personas, además su mecánica usual, en ocasiones, se retrasa o altera por diferentes cuestiones. Estas anomalías son estudiadas por la psicolingüística, que es  una rama del conocimiento a medio camino entre la lingüística y la psicología que tiene por objeto de investigación las relaciones que se establecen entre el saber lingüístico y los procesos mentales que están implicados en él. Entre otras cosas, la psicolingüística estudia diversos desórdenes relacionados con el habla. Esta capacidad debe ser desarrollada y aprendida durante el proceso de maduración de los seres humanos. En algunos individuos, surgen problemas de entendimiento y expresión del habla que impiden el buen desarrollo social y emocional del sujeto.

Las alteraciones del lenguaje más comunes son:

  1. Disfasia

Este desorden conlleva una discapacidad comprensiva-expresiva del lenguaje en niños con una inteligencia adecuada a su edad. Esta invalidez también se produce en la escritura y lectura, además de en la oralidad. Este trastorno puede tener que ver con el desarrollo evolutivo o con un accidente cerebral. Los niños que tienen esta limitación poseen poco vocabulario, y, una escasa gramática.

  1. Dislalia

Esta enfermedad provoca incorreciones a la hora de articular las palabras, sustituyendo los sonidos, distorsionándolos u omitiéndolos. Este desorden es habitual en la infancia, pero, para que se le considere un trastorno debe interferir en el desarrollo social y escolar del implicado.

  1. Disfemia o tartamudez

Este trastorno se trata de una torpeza en la fluidez y ritmo del habla. Quienes lo sufren, padecen bloqueos que impiden la fluidez de la comunicación. Las personas que sufren esta enfermedad suelen tener ansiedad y vergüenza por ello, lo cual hace que sea difícil la comunicación y su integración social. El desorden sólo se da en el momento de hablar con otra persona, y no es debido a ningún tipo de lesión. Este problema se detecta entre los tres y los ocho años, momento en el que se conforma el lenguaje de una persona. Existen tres variantes de esta enfermedad: la evolutiva (que dura unos meses), la benigna (que dura unos años), y, la persistente (que es crónica, y, puede perdurar en la fase adulta).

  1. Disartria

Esta patología del lenguaje se refiere al impedimento al emitir palabras debido a un desorden neurológico que provoca que la boca y los músculos responsables de  la emisión del habla sean débiles y no funcionen como deberían. El mayor problema está en cómo se conectan los músculos y los nervios.

  1. Trastorno de la comunicación social

Aquí no se detectan dificultades al articular palabras, ni al comprender un mensaje de forma literal, pero en el uso práctico del lenguaje sí que hay problemas.

En este trastorno no encontramos problemas ni a la hora de articular, ni comprender el contenido literal del mensaje que se transmite. Sin embargo, las personas que sufren este desorden apenas adecúan el contexto al uso comunicativo, además tienen obstáculos para descifrar el significado metafórico de una frase. Poseen gestos robotizados y les cuesta respetar los turnos de palabra. Este es el caso de quienes padecen el Síndrome de Asperger 

  1. Diglosia

Este trastorno implica un impedimento al articular el habla. El problema se halla en la mal formación de los órganos bucofonatorios. 

  1. Taquifemia o farfulleo

Se basa en un problema del lenguaje en el que el habla es demasiado rápida, perdiendo palabras y cometiendo erratas. Se suele dar en individuos muy alterados, tanto por consumo de drogas excitadoras como por posibles problemas mentales. No obstante, puede producirse durante la niñez, sin alteración alguna.

  1. Afasias

Se trata de la falta o alteración del habla en personas adultas, debido a una lesión cerebral o a una posible alteración. Dependiendo de que zona cerebral esté dañada las consecuencias comunicativas serán diferentes.

Inicia sesión para enviar comentarios