¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



 

La semana pasada fui a cenar a un restaurante de comida rápida. Mientras esperaba la cola para pedir, delante de mí, una señora pidió “un tinto”. La camarera, de origen latinoamericano, apuntó “un café”, la señora la miró y le dijo “no, no, un tinto”. La camarera contestó “sí, un cafelito”. La señora, ya nerviosa le dijo “no, quiero un vino, un vino tinto”. La camarera la miró sorprendida y, después, se rió. Le contó a la señora que “un tinto”, en su país, Colombia, se refiere a “un café” y no a vino. La señora, y de paso yo misma, entendió la situación y rio la confusión, y la camarera le puso, por fin, su café.

¿Pero qué es exactamente el tinto? El tinto es una variedad de café negro, sin leche y de gran calidad, según los expertos. Es típico, sobre todo, en Colombia, uno de los principales países latinoamericanos productores de café.

No fue más que una confusión, una divertida confusión que nos recuerda que el español es una lengua hablada por más de 400 millones de personas en el mundo, y debido a esto sus variaciones y su riqueza son inmensas. La manera de hablar un mismo idioma en diferentes países puede ser muy interesante y podemos aprender muchas cosas acerca del origen del idioma.

 

Inicia sesión para enviar comentarios