¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Dada su larga vida, el español es una lengua que posee una gran cantidad de variedades y dialectos a lo largo y ancho del mundo. El llanito, propio de Gibraltar, es una de estas variedades y, probablemente, también una de las menos conocidas. En el artículo de hoy vamos a ver en qué consiste exactamente el llanito.

Pero primero vamos a hablar de Gibraltar. Éste es un territorio británico situado en el extremo sur de la Península Ibérica. Sin embargo, no siempre fue propiedad de la Corona Británica, de hecho, formó parte de los territorios de la Corona Española hasta que en el año 1704, en el contexto de la Guerra de Sucesión Española, una flota de navíos ingleses y holandeses, comandada por el archiduque Carlos, pretendiente de la Corona de España, tomó Gibraltar. Posteriormente, con el Tratado de Utrecht en 1713, la posesión británica quedó reconocida y Gibraltar pasó a convertirse en colonia de Gran Bretaña.

Esta situación, dio lugar a una realidad lingüística muy curiosa. El inglés se convirtió en la lengua oficial del territorio, utilizada en el ámbito formal, como el trabajo o los asuntos oficiales. Mientras que el español, pasó a ser una lengua extraoficial, utilizada en el ámbito informal, con familiares y amigos. La coexistencia de ambas lenguas dio lugar al dialecto conocido como “llanito”, consistente en una mezcla de ambos idiomas, del inglés británico y del español de Andalucía, en una misma frase.

El llanito, por tanto, es una suerte de ‘spanglish’, aunque con ciertas diferencias respecto a éste. Supone una traducción literal de un idioma a otro, así como la españolización y adaptación de términos ingleses. De este modo, es posible escuchar palabras como:

 -“Cimén”, del inglés cement, “cemento” en español.

- “Tipá “, del inglés tea pot, “tetera” en español.

- “Pipería”, del ingés pipe, “tubería” en español.

También oraciones como:

- “Llámame p’atrá”, proveniente de call me back, que en español sería “devolver una llamada”.

-“Stop giving me the thin”, en español “para de darme la lata”, expresión que en inglés sería stop bothering me.

Éstos son sólo algunos ejemplos de lo que es el llanito, aunque sus posibilidades son infinitas al no existir reglas para la combinación de ambos idiomas.

 En último lugar, cabe añadir que, si bien el llanito no está reconocido como lengua oficial, su uso es muy frecuente en Gibraltar, siendo, de hecho, una seña de identidad cultural para los gibraltareños. Además, dada la  riqueza lingüística resultante de este intercambio de idiomas, no se puede negar su interés y valor lingüístico.

Inicia sesión para enviar comentarios