¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



 

La “h”, cuántos problemas provoca la “h”. Al ser muda parece que no existe, pero existe y es importante. Aunque el título parezca una broma o que nada tiene que ver con cuestiones relativas al español, no es así. En él, podemos ver las palabras “ahí”, “hay” y “ay”, palabras homófonas, esto es, que suenan  igual, aunque se escriben de manera diferente y significan cosas muy distintas. Por este motivo, suelen dar lugar a confusión en un gran número de ocasiones, sobre todo “hay” y “ahí”. La confusión en la escritura entre estas dos palabras se debe al modo de pronunciarlas en diversas regiones, donde se omite la tilde de “ahí”, dando lugar a “ahi”, que suena aún más parecido a “hay”, por lo que es posible ver escritas cosas como “El perro está hay”. 

En el artículo de hoy vamos a hablar de estas palabras, a menudo confundidas, como se ha dicho, y vamos a explicar cómo y cuándo utilizar cada una de ellas.

¿Cómo utilizar “ahí”?

“Ahí”, con “h” intercalada y tilde en la “í”. Es un adverbio de lugar que forma parte del grupo “aquí”, “ahí” “allí”. Cada uno de ellos indica una mayor lejanía con respecto al anterior, siendo “ahí”, indicador de una lejanía media.

            -“Ahí está el rotulador”.

¿Cómo utilizar “hay”?

“Hay”, con “h” al inicio, es la forma impersonal de verbo “haber”, también con “h” inicial,  utilizada para expresar que algo existe u ocupa un lugar concreto en un espacio determinado.

            -Por ejemplo “En la casa hay un perro”.

Pero también para expresar obligación, así:

            -“Hay que poner la mesa”.

¿Cómo utilizar “ay”?

“Ay”, sin “h”, es una interjección empleada frecuentemente para expresar temor, dolor o sorpresa. Como por ejemplo:

-“¡Ay Dios mío!”

-“¡Ay! ¡Me he roto el pie!”.

Como ves, la diferencia entre estas palabras es grande a pesar de su homofonía. Y aunque puede ser comprensible confundirlas en un momento dado, es preferible intentar escribirlas correctamente, no solo por el horror que provocan a la vista, sino porque puede alterar el significado de la oración. Una recomendación es utilizar la misma oración que titula este artículo como guía: Ahí hay un niño que dice “ay”. Espero que este artículo te haya resuelto alguna posible duda y, si no tenías ninguna, que haya reforzada lo que ya sabías.

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios