¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Junio 2016
Viernes, 01 Julio 2016 00:00

GESTOS ROMANOS

Sin palabras:

El lenguaje no verbal es tan importante o más que el lenguaje hablado y escrito. Mediante las posturas o los gestos comunicamos y transmitimos a nuestros interlocutores muchísima información. Algunos de los usamos habitualmente proceden de la época romana. Vamos a ver algunos:

- Corta el rollo:
Seguramente, muchas veces os ha parecido insoportable el discurso de alguien y para hacerle burla o imitarle has utilizado el gesto que consiste en juntar los dedos y ponerlos en posición horizontal, de tal forma que el pulgar quede debajo de los otros cuatro dedos. Luego, los juntas todos y los separas del pulgar seguidamente.

- Los cuernos:
Hoy en día, los niños de pequeños en las fotos siempre hacen la gracia de poner los cuernos a su compañero. Consiste en levantar los dedos meñique e índice con el puño cerrado. Eso significa hacer burla a alguien. Pero cuando no hacemos este gesto con el sentido de broma a otra persona, también se utilizaba y utiliza para alejar el mal.

- Rico, rico
Juntar los dedos y besarlos se realizaba como gesto a las estatuas de dioses o al entrar en lugares sagrados. Hoy en día se suele utilizar para mostrar que una comida está muy buena, es decir, tiene muy buen sabor.

- Orejas:
Tirar del lóbulo a la persona que cumple años es común en varios países como España, Italia, Brasil o Argentina. Este gesto, al igual que los anteriores, tiene un origen romano y se usaba para recordar algo a alguien.


- Sacar la lengua:
Es un gesto que expresa burla. Antiguamente estaba prohibido sacar la lengua o mojarse los labios con ella, ya que eso podía transmitir el mensaje de tener una relación más íntima. La primera manifestación sobre este gesto que se tiene constancia es de la burla por parte de los galos hacia los romanos.

Jueves, 23 Junio 2016 00:00

Estar en la edad del pavo

Esta semana en la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua estamos realizando diversos talleres sobre lengua y literatura para los colegios de la provincia de Burgos con motivo del final del curso escolar. Recibimos cada día grupos de numerosos de chavales, muchos de ellos adolescentes. Por su carácter, su manera de actuar y comentarios se les nota que están en la edad del pavo. Seguramente en numerosas ocasiones hayan escuchado la expresión "estar en la edad del pavo", y hemos sentido las consecuencias, pero ¿conocen el origen?

 

La alusión al pavo tiene que ver con la tendencia al sonrojo antaño de los jóvenes, igual que el color del moco del pavo, es decir, rojo. En algunos puntos de Andalucía y Castilla, entre otros, se dice que alguien es "pavo" si es soso, que carece de gracia y se encuentra en este período de transición de la infancia a la adolescencia. Esta expresión ya se conocía en tiempos cervantinos. A finales del s. XIX, López Silva y Carlos Fernández Shaw emplean así este término en Las bravías:

 

Pero ven acá, so pava,
que hay que meter las cosas
en el cuerpo con cuchara.

Jueves, 16 Junio 2016 00:00

DÍA MUNDIAL DE LAS TAPAS

Hoy, viernes 16 de junio, se celebra el Día Mundial de la Tapa. En este día se conmemora la especial relevancia que tiene la tapa como elemento clave en la gastronomía española y un reclamo para el turismo en España. En la siguiente página web se puede ver más información sobre el tema, las diferentes rutas de tapas por las ciudades de España, etc.

http://www.diamundialdelatapa.es/index.html

Sin embargo, esto es un blog donde se habla de curiosidades de la lengua y literatura española y, en esta ocasión, a mí lo que me interesa conocer es de dónde procede el término "tapa". El tapeo español empezó en la Bética (Andalucía) y es una herencia romana impulsada por las costumbres de los árabes. En origen, la tapa era el bocado salado (unas rodajas de chorizo o jamón), ya que la finalidad de esta era provocar sed y mitigarla con un vaso de vino. Se cree que el término "tapa" procede de aquella costumbre de cubrir o tapar el vaso de vino con una loncha de jamón, por ejemplo. La palabra "tapa" llegó a su esplendor en el Siglo de Oro por la variedad de términos con los que se designaba a la tapa. Por ejemplo, Cervantes se refería a los aperitivos como y Quevedo los denominó .

El pasado lunes vino una chica procedente de República Checa a mi trabajo. Durante la semana tuvimos tiempo de conocernos, compartir experiencias y, hasta en nuestros ratos libres, contamos algunos chistes y vimos algún que otro monólogo humorístico de estos que salen los domingos por la tele. La chica esta me contó varios chistes graciosísimos con los que me alegró el día. En una de estas, le dije: "¡Jo, tía, eres la monda". Ella cambió el gesto de la cara y pasó de una sonrisa a un desconcierto. Me preguntó: "¿Qué significa eres la monda?". Nunca había caído en el significado de la expresión hasta que alguien me lo preguntó. Yo, ni corta ni perezosa, le contesté: "Pues... ser la monda significa que eres un cachondo mental como esos humoristas que hemos visto en la tele". Ella me puso aún más cara de desconcierto y me contestó: "Yo no he visto a ningún humorista que esté excitado mientras cuenta algún chiste en los monólogos que hemos visto". En un principio, dada la situación, iba a soltar una carcajada debido a la confusión y el malentendido que se estaba produciendo. Sin embargo, observé que mi nueva compañera estaba muy seria y, quizás una carcajada le hubiera sentando bastante mal. Así que pensé dos veces antes de hablar y le expliqué: "Ser un cachondo mental se dice cariñosamente de quien es muy divertido y hace chistes de cualquier cosa. Del mismo modo, ser la monda se dice de quien tiene gracia. Por eso, cuando me has contado varios chistes he dicho que eres la monda o eres una cachonda mental, es decir, que eres divertida, graciosa". En ese mismo momento a mi compañera le cambió la postura. Ya había entendido las expresiones y el contexto dado. Después, nos reímos de la situación y terminó con un chiste para rematar la faena. Aquí os lo dejo para que paséis un buen rato y disfrutéis. Hasta la próxima.

- Tía Teresa, ¿para qué te pintas?

· Para estar más guapa.

- ¿Y tarda mucho en hacer efecto?