¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Agosto 2018

 Las lenguas evolucionan a lo largo del tiempo haciendo eco de los cambios que se producen en la forma de hablar de las personas. Cuando los tiempos van cambiando, algunas palabras dejan de hacer falta o se prefieren otras, tal vez más modernas y, por eso, muchas caen en desuso. En ocasiones, simplemente se dejan de usar, pero en otras, además de dejar de usarse, son sustituidas por otras consideradas más actuales, como es el caso de muchos insultos.

Como el español es una lengua muy rica, posee un gran número de vocablos que, con el paso de los años, han ido evolucionando o cayendo en el olvido. Por eso, este artículo va a tratar de rescatar y de traer de vuelta a la memoria 10 palabras españolas que apenas se usan hoy en día, aunque puede que no sean del todo desconocidas y te traigan recuerdos de tiempos pasados.

  1. La primera de ellas es “despachurrar”, una palabra muy sonora, que significa “aplastar algo despedazándolo, estrujándolo o apretándolo con fuerza”. Seguro que en alguna ocasión has oído “¡Te voy a despachurrar!”.

 

  1. La palabra “botarate”, que significa “persona alborotada y de poco juicio”, todavía se usa con relativa frecuencia en determinados contextos. El siguiente vídeo es uno de esos contextos.

 

  1. Embelesar: En las novelas románticas de la Edad media (y posteriores), el caballero siempre acaba embelesado con la belleza de la chica, una belleza que arrebataba o cautivaba sus sentidos.

 

  1. Merluzo: No, si estás pensando que es el macho de la merluza, te equivocas. Merluza es el nombre del pez que todos conocemos, sea macho o hembra. Merluzo es un insulto que se aplica a ciertos hombres como sinónimo de bobo o tonto. Ciertos hombres, como Mortadelo, a quien su jefe Filemón le decía: “Mortadelo, no sea merluzo”. 

 

  1. Decir “paparruchas”, es sinónimo de decir tonterías o estupideces. También se entiende por “paparrucha”, una “cosa insustancial y desatinada”.

 

  1. Ladino: se trata de una palabra que se refiere tanto a un idioma, el ladino, como a una persona que es astuta, sagaz y taimada, normalmente tiene sentido despectivo.

 

  1. Pelmazo: Persona molesta, fastidiosa e inoportuna. Igual “pelmazo” no te suena, pero “pelma” que sí. “¡Calla ya! ¡Eres un pelmazo!”.

 

  1. Zafarrancho: Acción y efecto de desembarazar una parte de la embarcación, para dejarla dispuesta a determinada faena. “¡Zafarrancho de combate!” Decían los piratas, por lo menos, en las películas.

 

  1. Berzotas: Personaignoranteo necia. Otro famoso insulto de Filemón dirigido a Mortadelo.

 

  1. Y para acabar, “pizpireta”, una palabra que hace referencia, generalmente, a una mujer alegre, vivaz y coqueta.

 

No puedo evitar acordarme con algunas de estas palabras de los cómics de Mortadelo y Filemón donde “despachurrar” y “pelmazo”, además de “merluzo” o “berzotas”, eran tan frecuentes, como extrañas para un lector de la época actual, aunque es innegable que en esos cómics tenían su encanto.

Lógicamente, muchas palabras se han quedado por el camino, ya que no es posible rescatarlas a todas. En este artículo he  hecho una selección de diez de palabras, muchas de ellas insultos, que ya no se usan en la actualidad y que pueden traernos buenos recuerdos del pasado, como los cómics de Mortadelo y Filemón.

 

Viernes, 24 Agosto 2018 13:03

La tilde diacrítica

El español es una de las pocas lenguas del mundo con tildes y acentos. El acento tiene como función enfatizar una sílaba de una palabra al obligarnos a pronunciarla con más intensidad o en un tono más alto. La tilde es su representación gráfica. Pero marcar la fuerza con la que debe articularse un parte de la palabra no es la única función de la tilde. De hecho, existe otra función, que convierte a la tilde en un signo ortográfico de gran utilidad (o dificultad, según la persona), puesto que permite distinguir el tipo y el significado de palabras que, a priori, son parecidas. Es lo que se denomina “tilde diacrítica”

Según FundéuBBVA, “la tilde diacrítica es la que permite distinguir palabras que se escriben igual, pero que tienen significados distintos y presentan diferente pronunciación”.

Algunas de estas palabras que emplean tilde diacrítica son monosílabas, pero recuerda que, por lo general, las palabras monosílabas no llevan tilde. Así pues, distinguimos entre:

1.Los pronombres personales tú, él y y los adjetivos tu y mi y el artículo el.

  1. dices que tu casa es azul.
  2. Mi abuelo me quiere a .
  3. Él quiere comer el
  4. Seguimos con (pronombre personal o adverbio de afirmación), (verbo saber) y (verbo dar), frente a si (conjunción o nota musical), se (pronombre personal) y de (preposición):
  5. Si quieres dime que sí.
  6. que no te gusta que se bañe en el mar.
  7. Quiere que le un pedazo de
  8. 3. Para terminar con los monosílabos, es preciso distinguir entre (bebida) y te (pronombre personal): El te gusta mucho; y más (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo), frente a mas (conjunción adversativa equivalente a pero): Quiero comer más, mas estoy muy lleno; o los adverbios aún (sustituible por “todavía”) y aun (sustituible por hasta, incluso, también) .

Además de para distinguir ciertos pares de palabras monosilábicas, la tilde diacrítica también diferencia pares de palabras polisílabas, como es el caso de los siguientes interrogativos y exclamativos, que siempre llevan tilde: cómo, cuándo, cuánto y (a)dónde, qué, cuál, cuán, quién...

Para terminar, la “Ortografía de la lengua española” a partir del año 2010, señala que los demostrativos este, ese y aquel no deben llevar tilde, tanto si funcionan como pronombres o como determinantes. Del mismo modo, tampoco es necesario que la palabra solo lleve tilde, ya sea adjetivo o adverbio (“en este último caso el uso de la tilde únicamente es admisible si existe riesgo de ambigüedad, aunque no necesario”).

Y hasta aquí el artículo de hoy. Como ves, la tilde diacrítica ayuda a distinguir unas palabras de otras, aunque pueda provocar confusión en algunos casos y podamos no tener claro cuándo hay que ponerla y cuándo no. Recuerda que poner tilde cuando no se debe es igual de malo que no escribirla cuando es necesario. Espero que este artículo haya resuelto tus dudas si las tenías.

Viernes, 17 Agosto 2018 13:28

¿Coma o no coma?...Ésa es la cuestión

 La coma es un signo de puntuación que según la RAE, “indica normalmente la existencia de una pausa breve dentro de un enunciado”.

Aunque es una definición muy clara, a veces, no queda tan claro qué es una pausa breve o qué pausas breves merecen una coma y cuáles no. Y es muy frecuente encontrar errores como:

-“Además me dijo que le han subido el sueldo”.

-“Quería comida, bebida, y cama”.

Tal vez, te preguntes dónde está el error en estas oraciones. No siempre es fácil saber cuándo hay que poner coma y cuándo no y, en algunos casos, pueden surgir muchas dudas al respecto. Por eso, en este artículo, voy a explicar algunos de esos casos que suelen ser problemáticos, tanto cuando hace falta coma, como cuando no hace falta.

 HACE FALTA COMA 

  1. Después de enlaces como esto es, es decir, a saber, pues bien, ahora bien, en primer lugar, por un/otro lado, por una/otra parte, en fin, por último, además, con todo, en tal caso, sin embargo, no obstante, por el contrario, en cambio, etc; se debe escribir coma, puesto que indican una breve pausa. Por ejemplo: “Por último, cerró de un portazo”. También ante nexos como por tanto, pero aunque, de manera que….Por ejemplo: “Hazlo si quieres, pero luego no digas que no te lo advertí”.
  1. En oraciones coordinadas (oración compleja formada por dos oraciones independientes sintácticamente unidas por una conjunción coordinada), es recomendable escribir coma delante de la conjunción. Por ejemplo: “El perro ladraba al vecino, y su dueña se desesperaba” ; “O vienes conmigo antes de que pierda la paciencia, o te quedas aquí para siempre”.
  1. En línea con la anterior regla, se debe escribir coma antes de la conjunción “y” cuando después sigue una oración que trata un tema diferente. Por ejemplo: “Compró peras, manzanas y dátiles, y las puso a hervir”
  1. En último lugar, es necesario escribir coma para aislar incisos en la oración. Un truco es pensar si la ausencia o presencia del inciso altera el significado de la oración. Si no es así, debe ir entre comas. Por ejemplo: “Mi abuelo, que era un gran aficionado a la poesía, vivió hasta los 96 años”. “Que era un gran aficionado a la poesía” puede eliminarse de la oración sin que su significado cambie, por tanto, debe ir entre comas. 

  NO HACE FALTA COMA 

  1. En este caso, no es que no haga falta coma, sino que no se debe escribir coma entre el sujeto y el verbo de una oración, aunque al leerla en voz alta hagas una pausa. Por ejemplo: “Mis padres, mis tíos, mis abuelos, me felicitaron ayer” es incorrecta. La oración correcta sería “Mis padres, mis tíos, mis abuelos me felicitaron ayer”.
  1. Se separan mediante comas los miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado, pero si el último de los miembros va introducido por una conjunción (y, e, o, u, ni), no se escribe coma delante de ésta, salvo en el caso anteriormente explicado. Por ejemplo: “Compró peras, manzanas y dátiles”.

 Hay muchas más reglas relativas al uso y no uso de la coma que puedes consultar aquí, pero en este artículo he hecho una selección de aquellas que, según mi experiencia, más dudas y confusión generan en la lengua escrita. Después de esto, si no habías visto los errores en las oraciones de antes, ahora seguro que sí.

“Además, me dijo que le habían subido el sueldo”.

“Quería comida, bebida y cama”.