¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



La Comunidad de Castilla y León está enclavada en la submeseta septentrional de la Península Ibérica. Forma parte del territorio español y se localiza al suroeste del continente europeo. Castilla y León es un espacio geográfico que ocupa 94.224 kilómetros cuadrados de superficie, un tamaño que la convierte en la región más grande de la Unión Europea. Su suelo se caracteriza por suaves llanuras, campiñas y páramos en el centro, y está rodeado de un cinturón montañoso. Este cíngulo montañoso, que ocupa casi 40.000 kilómetros cuadrados, se encadena empezando por el borde septentrional, oriental y meridional. Las montañas de Sanabria y Bierzo, la Cordillera Cantábrica y la Cordillera Central bordean prácticamente la Cuenca del Duero y su Meseta. Esta singular geografía configura numerosos ecosistemas y crea un nudo de contrastes donde coinciden variadísimos ambientes geológicos, orográficos y climáticos.

Formada por nueve provincias, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora, se sitúa en el noroeste de la Península Ibérica. Limita al sur con Castilla-La Mancha, Madrid y Extremadura, al norte con Asturias, Cantabria, País Vasco y La Rioja, al este con Aragón y al oeste con Portugal y Galicia, es decir, limita con nueve de las diecisiete Comunidades Autónomas españolas, por lo que se configura como nexo de unión entre numerosas regiones de España, lo que a su vez le permite mantener fuertes lazos y similitudes con las zonas más próximas de estas Comunidades limítrofes.

Orografía

Castilla y León ocupa la parte superior de la meseta central. Su orografía, múltiple y distinta, da origen a una variedad de climas y paisajes: llanura, montaña, valles, bosques, etc.  

Toda la región se encuentra rodeada de imponentes cordilleras; al norte la Cordillera Cantábrica con los Picos de Europa; Montes de León al noroeste; al este el Sistema Ibérico y por el sur cierra el territorio de la Comunidad el Sistema Central, rodeando nuestras amplias llanuras, solo alteradas por el sistema menor de los Montes Torozos en su centro.

Con una altitud media sobre el nivel del mar de 830 metros, nuestros picos más altos superan los 2.500 metros, sobresaliendo entre todos ellos Torrecerredo en los Picos de Europa con una altitud de 2.648 metros.

Hidrografía

Nuestra Comunidad se asienta en la cuenca del Duero que es, con notable diferencia, el río más importante que atraviesa Castilla y León. De los casi 900 km de longitud total de este río, cerca de 600 cruzan nuestra Región de este a oeste, desde su nacimiento en los Picos de Urbión (provincia de Soria), hasta adentrarse en Portugal por tierras zamoranas, pasando por las provincias de Burgos y Valladolid y discurriendo por importantes núcleos de población como Soria, Aranda de Duero, Peñafiel, Tordesillas, Toro o Zamora. Su caudal se enriquece con varios afluentes tales como el Pisuerga o el Esla en el norte y el Adaja o el Tormes por el sur.

Pero, no es este el único gran río que transcurre por nuestras tierras. Aunque en menor medida, otro de los mayores ríos de España, el Ebro, partiendo de Cantabria se adentra en La Rioja tras discurrir por un corto tramo del norte de las provincias de Palencia y Burgos.  

El agua y los ríos de Castilla y León están gestionados por cuatro Confederaciones: La Confederación Hidrográfica del Duero, la Confederación Hidrográfica del Norte de España, la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Confederación Hidrográfica del Tajo.  

Castilla y León es rica en embalses, que permiten un aprovechamiento racional de los recursos hídricos, tanto para el abastecimiento de las poblaciones, como para la generación de energía hidroeléctrica o para uso agrícola. Destacables son dos de los embalses más grandes de España ubicados en nuestra Comunidad: Almendra en Salamanca y Ricobayo en Zamora.  

Particularmente significativo es el Canal de Castilla, cuya construcción de más de doscientos kilómetros se prolongó durante casi un siglo desde mediados del XVIII hasta mediados del XIX, para enlazar las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid, desde Alar del Rey hasta el municipio de Ribas de Campos en su ramal del Norte, desde Ribas de Campos a Medina de Rioseco en su ramal de Campos y desde El Serrón hasta Valladolid en su ramal del Sur. Proyectado como un medio de transporte de mercancías, fundamentalmente de cereal, su actividad comercial apenas se prolongó durante un siglo, siendo sustituido este uso por el de canal de riego.

En su recorrido podemos visitar notables monumentos arquitectónicos en núcleos de población de gran interés, como Frómista, Palencia, Valladolid o Medina de Rioseco, sin olvidar la propia estructura del Canal, sus infraestructuras anexas, sus esclusas, sus fábricas, sus molinos, combinando la obra civil con el entorno natural.

Clima

Nuestro clima se aproxima a lo que se conoce como oceánico continental, caracterizado por inviernos fríos y veranos calurosos con cortos periodos primaverales y otoñales. Las temperaturas máximas oscilan aproximadamente entre los 39 ºC de los meses más cálidos y los 12 ºC bajo cero de los meses invernales, siendo la temperatura media de casi 12 ºC. Este clima hace necesaria una gestión inteligente del agua.