¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



Hay un documental llamado The King of Kong: A Fistful of quarters que habla sobre el sueño de Steve Wiebe. Eso no sería nada raro, todas las películas hablan de alguna manera de las aspiraciones de las personas. La diferencia aquí radica en su anhelo, batir el record mundial de puntuación del videojuego Donkey Kong.


Hay personas que sueñan con ser presidente de los Estados Unidos, otras con ser un afamado escritor de novelas y los hay incluso que desean de manera enfervorizada participar en el programa de telerrealidad de turno. Steve solo quería superar a Billy Mitchell. ¿Y quién es Billy Mitchell? Ahí es cuando entra en juego todo el documental.


Billy Mitchell se autodenominaba como el ‘jugador de videojuegos del siglo’. En el año 1999 logró un record en el videojuego Donkey Kong que la mayoría creyó que nunca podría ser superado. Era algo así como el record de salto de longitud de Mike Powell de 8,95 m. y que todavía no ha sido alcanzado a día de hoy.


En el 2003, Steve Wiebe, un maestro de escuela secundaria en paro y Billy Mitchell, un afamado empresario se enfrentaron en una batalla en el tiempo para romper el Récord Guiness de puntuación de Donkey Kong. No es un documental este que ahonde especialmente en los videojuegos. Se centra más en la condición humana. El querer y no poder, la envidia y sobre todo la nostalgia. The King of Kong: A Fistful of quarters habla sobre la década del 2000 y la dura transición tecnológica que muchos, de manera forzada tuvieron que realizar.


Es un periodo que ineludiblemente debe ser unido a Internet. Steve Wiebe canaliza sus ilusiones en una máquina recreativa desfasada y quiere darle un sentido a su vida logrando un Record Guinnes y convirtiéndose en jugador profesional de ese juego. Billy en cambio desea defender su halo místico de maestro de los videojuegos sin tener que volver a jugar.


Ambos no ven lo absurda de la situación. Se niegan a vivir en su tiempo. Es quizás lo que hace tan bueno a este documental. El mensaje y la ironía de su director, Seth Gordon, es clave para una vez terminado el filme, se tenga que teclear el nombre de los protagonistas en Internet y… ver el verdadero final de la historia.

 

Inicia sesión para enviar comentarios