¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Octubre 2017
Viernes, 27 Octubre 2017 22:54

El origen de la letra Ñ

A lo largo de nuestro blog nos dedicamos a los temas diversos del mundo lingüístico de la lengua española y si leemos atentamente el nombre de este, nos fijamos en el término virgulilla. Virgulilla es un signo ortográfico peculiar de nuestra lengua, estrechamente relacionado con la letra n. Su unión forma una de las representaciones gráficas más simbólicas del castellano, en una única letra, la letra ñ, se refleja la historia y la cultura española, quizá la razón principal por la que el Instituto Cervantes la eligió como protagonista en su logotipo para representar su espíritu. Pero ¿cómo apareció en español? Para descubrir su origen en lengua española hace falta que echemos un vistazo a la evolución del fonema nasal platal /ɲ/ que hoy en día representa esta letra.


La ñ es la decimoquinta letra del abecedario español y para saber más sobre ella debemos retroceder a la Edad Media, a la época cuando el latín poco a poco cedía al romance. El latín no conocía ni la letra ni el sonido característico de la eñe, sin embargo, con la aparición de la yod en la lengua hablada, las cosas cambiaron. La yod es un un término lingüístico que se usa para designar los sonidos palatales que aparecieron durante la evolución del latín al español (romance) en la época medieval y que tuvieron varios influjos en la lengua. Uno de estos influjos fue también la palatalización de las consonantes que se encontraban en un estrecho contacto con la yod, así, mediante este proceso surgieron en español medieval nuevas consonantes, las palatales, entre las que encontramos también nuestra nasal palatal /ɲ/.
Ya sabemos cómo se originó el fonema, ahora nos toca explicar cómo evolucionaron las grafías que este fonema representaban hasta llegar a la grafía actual. El origen de la letra ñ se debe a la necesidad de representar gráficamente un sonido nuevo, el susodicho fonema nasal palata. Los escribas, por eso, tuvieron que inventar formas nuevas para transcribir este fonema en los textos. E inventaron tres formas diferentes: nn (anno-año), gn (lignu-leño) y ni (Hispania-España). Así, en un mismo texto podíamos encontrar las tres variantes del nuevo fonema. No obstante, los transcriptores que usaban la ene geminada pronto empezaron a usar una forma más económica, una sola ene con una vírgula encima que fue ondulándose, quizá por razones estilísticas, lo que le dio nacimiento a la virgulilla actual.

Estas tres formas gráficas (ñ, gn, ni) del fonema nasal palatal perduraron hasta el reinado de Alfonso X el Sabio del siglo XIII. El rey realizó la primera reforma ortográfica del castellano con el fin de unificar y economizar la lengua y, en cuanto a las tres variantes gráficas del fonema nasal, optó por la letra ñ. El uso de la letra se extendía poco a poco y al final del siglo XV, en 1492, cuando Nebrija la incluyó un su gramática, la primera del castellano, su uso se fijó en la lengua castellana. Desde aquel tiempo ya no cambió nada y la letra la usamos en español hasta nuestros días.


Así fue la evolución de la letra eñe y con ella relacionada aparición de la vírgula que la caracteriza tanto. Sin embargo, conviene decir que otras lenguas románicas eligieron su propia forma de representar el sonido. Por ejemplo, el italiano y el francés adoptaron la forma gn (spagnolo, espagnol), mientras el catalán se quedó con la ny (espanyol).

Un año más se celebran las Jornadas TIC Cultura gracias a la Consejería de Cultura y Turismo, esta vez tocando un tema que está generando mucha industria en la región como son los festivales culturales.

Esta edición 2017 analizará el papel de estos eventos en la vida cultural actual y las posibilidades de promoción de creación, además de los riesgos que suponen las mismas iniciativas. Estas jornadas pretenden acercar a los profesionales de las diferentes disciplinas y organizadores y promotores.
Tendrán lugar los días 30 y 31 de octubre en el Centro Cultural Miguel Delibes con inscripción gratuita hasta completar aforo, son plazas limitadas.

Lugar:
Centro Cultural Miguel Delibes

Fecha:
Lunes 30 de octubre 9.30h - 14h y 16h - 18.30h
Martes 31 de octubre 9.30h - 13h

Fran Vicente es un joven cocinero salamantino que triunfa en la actualidad en Madrid gracias a su buen hacer profesional. Coincido con él en el céntrico Teatro Liceo de la capital salmantina, donde ha acudido para participar en ‘Gastronomía y Literatura’, un ciclo de conferencias promovido desde el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua con la colaboración de la Concejalía de Cultura, que buscas explotar y dar a conocer los estrechos vínculos que existen entre dos cuestiones aparentemente alejadas una y otra y que, sin embargo, tienen en común más de lo que se puede imaginar.


Francisco José Vicente Hernández es un joven profesional que, a sus treinta años ha conseguido las mieles del éxito y ha gozado de la popularidad que proporciona un medio tan generoso como la televisión. Su paso hace tres años por el popular concurso ‘Top Chef’ de Antena 3, donde quedó finalista, le catapultó a una fama de la que todavía no se ha desprendido del todo. Vicente rebosa optimismo y es capaz de contagiar ese valor a quienes le escuchan, especialmente en su ciudad, que conoce su talento en una de las ciencias más importantes en la actualidad por distintas razones. Porque esa es la realidad.
La gastronomía se instaló en nuestras vidas con fuerza no hace muchos años y tampoco se entiende como una actividad ‘pasajera’ o pegada a la moda. Al contrario. Su presencia resulta constante y cada vez ocupa más espacio en medios de comunicación. Proliferan todo tipo de formatos; concursos, divulgativos, de recetas o programas dedicados a ‘salvar’ negocios ruinosos. El caso, es que el público siempre responde y que muchos de estos profesionales, quizás, a veces, a su pesar, se han convertido en estrellas del firmamento gastronómico. Si se paran a pensarlo, seguramente cualquiera de ustedes es capaz de mencionar, a poco que lo piense, a media docena de profesionales de la cocina. No sé si este mismo ejercicio sería igual de sencillo en cualquier otra actividad profesional… Lo dudo mucho.


En la actualidad Fran Vicente es chef ejecutivo del restaurante madrileño ‘Sainete’, local en el que está al frente de equipo de diez personas, al tiempo que ejerce como asesor gastronómico de distintos negocios de hostelería. ‘Hacia dónde camina la cocina, realidad o ficción’, fue el sugerente título que dio a su interesante intervención en la que dejó claro, especialmente, la nueva filosofía y el cambio de actitud que se ha implantado en la cocina, sobre todo por una pérdida de respeto a unas reglas de oro inmutables, que acabaron despedazadas desde que un joven Ferrán Adriá puso patas arriba este negocio atreviéndose con cosas imposibles. Los cocineros buscan ahora hacerse un hueco dejando muy claro su marca personal, aquello que les hace diferentes a sus compañeros… La creatividad, la experimentación, el trato con el cliente, la calidad de los productos son factores que siempre son tenidos en cuenta.


El joven chef salmantino es plenamente consciente de la complejidad de este negocio y de la necesidad de atender a un puñado de factores que lo rodean y definen. Así, recuerda la necesidad de atender otros aspectos menos considerados en ocasiones como la formación del personal, la vajilla, la maquinaria, la bodega o la comunicación, una difusión siempre necesaria para dar a conocer el local los productos y lo que va a encontrar el cliente. La publicidad tradicional ha cambiado con el paso del tiempo y las redes sociales se han convertido en instrumentos útiles y casi imprescindibles para llegar a miles de personas, en tiempo real. Y Fran Vicente lo sabe. Cuenta con miles de seguidores en su cuenta de Twitter, que actualiza constantemente y conoce las necesidades de un negocio en constante evolución, sujeto a los cambios de consumidores que reclaman siempre más. El concepto ‘vanguardia’ va más allá del uso de una serie de técnicas o pensar que simplemente alude a una contraposición a la cocina popular, clásica o tradicional.


Vicente concluye con una reflexión interesante. ‘La gastronomía española del siglo XXI se ha convertido en sector de actividad más importante del ser humano porque es una actividad saludable, solidaria, sostenible y satisfactoria’. Desde luego, este argumento deja huella en cualquiera y nos hace acercarnos a la visión de este negocio desde una nueva perspectiva.

En la serie de la CBS norteamericana The Good Wife, nos han demostrado que se puede hacer una serie sin que venga con la etiqueta “feminista” como principal, porque debe ser normal que la posición de la mujer en el trabajo, en la familia y en su situación personal, sea igual a la de un hombre.
La reflexión que hace esta serie de drama legal en la vida de Alicia Florrick, esposa del fiscal general del estado en un condado de Illinois, es más allá que la que se ha visto en múltiples series de género similar en los últimos 20 años.


La protagonista es víctima del escándalo en la que se ve envuelto su esposo después de ser acusado de tramas de corrupción y polémica sexual. Ella, abogada de formación, pero ama de casa por decisión, tiene que tomar las riendas de su vida y sacar a su familia adelante tras la dimisión forzada y encarcelamiento de su marido.
Siete temporadas y 156 capítulos a sus espaldas, Alicia Florrick lucha con poder conciliar su vida como abogada en un importante bufete de Chicago, su vida como madre de dos adolescentes, un matrimonio roto con ansias de sanarse – especialmente en la esfera pública- y una vida personal torbellino, influenciada por el poder y disputas varias del mundo de la abogacía profesional.


Es un reto, diferente a cualquier otro en el mundo de la televisión, lograr alcanzar una narrativa que empodere a la mujer sin ser tan evidente que parece que solo se dedica a eso. La gran hazaña de The Good Wife es demostrarnos que personajes femeninos en poder, como su jefa Diane Lockhart, su compañera investigadora Kalinda Sharma y ella misma, tienen posiciones completamente normales y que no se ven intimidadas por cuestiones de género. Están allí porque lo merecen, porque trabajan duro, y porque son las mejores, como veríamos en cualquier serie a un hombre. Son mujeres en poder por sus propios méritos, y demuestran una lucha constante para mantenerse en la posición que merecen.

Lunes, 23 Octubre 2017 10:41

¿Marca o palabra?

 

Kleenex, Post-it, Rimmel, Tupperware, Albal, Tiritas, Pritt, Diurex…en el Diccionario de la lengua española esporádicamente encontramos definición de estas palabras, pero a pesar de todo, todos nosotros las usamos diariamente. Son las marcas registradas que en español perdieron su privilegio de ser marcas, es decir, ya no se usan para referirse a un producto exclusivo, sino a una categoría de productos. Kleenex ya no son los delicados y blandos pañuelos de papel, sino todos los tipos de pañuelos desechables. La razón es simple, son marcas que dieron nombre e imagen a productos que revolucionaron el mercado y cuando aparecieron marcas que empezaron a distribuir el mismo producto, la marca perdió su exclusividad y “se confundió con la muchedumbre”, pero su nombre siguió y sigue usándose para referirse a la categoría de productos. A continuación presentaré una lista de 20 palabras de uso común que son marcas registradas y…perdidas. La palabra en negrita es la marca registrada y la definición que la sigue señala la categoría de productos para que la marca se usa.

Actimel: productos lácteos probióticos

Albal: papel de aluminio

Coca-Cola: bebida refrescante con sabor a cola

 

Cotonetes: bastoncillos

Diurex: cinta adhesiva

Granola: mezcla de cereales 

Kleenex: pañuelo de papel

Nesquik: chocolate en polvo

Pan Bimbo: pan sándwich

Philadelphia: queso crema

Post-it: hojas de papel autoadhesivo

Pritt: pegamento sólido en barra

Pyrex: vidrio de borosilicato

Red Bull: bebida estimulante

Rímel (Rimmel): Cosmético para ennegrecer y endurecer las pestañas

Super glue: pegamento instantáneo

Tampax: tampones

Tipp-ex: líquido corrector

Tiritas: tiras adhesiva por una cara

Tupperware: recipiente plástico

¿Y ustedes? ¿Cuántas veces han pedido Kleenex y les han dado pañuelos Tisufar?

 

 

‘El Becerro Gótico de Cardeña. El primer gran cartulario hispánico (1086)’, título que acaba de llegar a las librerías hace unas pocas semanas, permite acercarse a una realidad desconocida, fascinante y que abre las puertas tanto a especialistas como al público en general sobre un documento que resulta fundamental a la hora de comprender el lento camino de la evolución de la lengua y también para entender la propia historia española y castellana. El trabajo titánico llevado a cabo por los promotores del estudio, los profesores de la Universidad de Burgos José Antonio Fernández Flórez y Sonia Serna, ha visto finalmente la luz, con el respaldo del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, la Real Academia Española (RAE), la Junta de Castilla y León y la Diputación de Burgos. Todas estas instituciones confiaron desde el primer momento en una investigación de esta naturaleza, necesaria e imprescindible para seguir avanzando en la investigación sobre los orígenes del español. De hecho, la propia puesta de largo de esta publicación, que reunió a todos los impulsores del proyecto en el Palacio de la Isla de la capital burgalesa, evidenció el paso de gigante que se daba con este nuevo estudio. La respuesta que los medios de comunicación dieron a la difusión de la publicación fue proporcional al alcance y su importancia objetiva. Quizás es importante para los profanos poner sobre la mesa de qué estamos hablando. Como recalcan los autores del estudio, el Becerro Gótico de Cardeña constituye una de las obras de referencia del monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña, cenobio que data de 899 y que desde sus orígenes tuvo el mérito de convertirse en uno de los más tempranos e importantes del Occidente peninsular, y especialmente en el ámbito de la cultura escrita. De su scriptorium salieron, a lo largo de los siglos X y XI, magníficos códices visigóticos y, uno de ellos, el cartulario, es el protagonista de este trabajo, presentado en un doble volumen. El Becerro es un códice diplomático donde se copiaron los documentos que se encontraban en el archivo del monasterio burgalés. Confeccionado en folios de pergamino, de gran formato, en una elegante y fina visigótica redonda entre finales del año 1085 y los inicios del 1086, el original se encuentra en la Biblioteca Francisco de Zabálburu de Madrid. El interés que despierta esta obra responde a varias razones. Primero, por su antigüedad, ya que se trata del primer gran cartulario hispánico que se conserva. Después, por el importante número de textos transcritos: en total está compuesto por 373 documentos, que están fechados entre 899 y 1085, y que constituyen por sí solos una fuente rica de información para entender el conocimiento de la historia, en general, y de la Castilla condal, en especial. En su lectura se pueden observar negocios jurídicos, como contratos de compraventa, permutas y donaciones, litigios y otros textos que describen y detallan también situaciones diarias de los pobladores del monasterio y de su propio entorno. Además, otro hecho objetivo que marca la diferencia respecto a otros cartularios es el número de documentos contenidos, muy superior al de otros de la época; con 232 documentos fechados entre los inicios del condado de Castilla y el final de esa época, en el año 1037. Dicen también los autores que el ‘Becerro de Cardeña’ constituye también una importante fuente filológica, pues la lengua latina de sus documentos está fuertemente impregnada por el castellano naciente, que es perceptible cómo va aflorando. Además, sus textos son el único testimonio documental que queda del cenobio, pues si bien en el siglo XVIII su archivo acogía más de mil pergaminos, en la actualidad ni un solo original se nos ha conservado. Por todos estos motivos, resulta palpable que estamos ante un documento único a la hora de situar y comprender su relevancia. Un trabajo, sin duda, que perdurará en el tiempo y que supone un paso de gigante a la hora de entender la evolución de la lengua española desde sus orígenes.

La distopía nos recuerda lo que es y lo que está sucediendo ahora mismo en el mundo. Para bien o para mal, las consecuencias de una vida de excesos (por lo menos en Occidente) está transformando nuestros hábitos y maneras, produciendo consecuencias irreversibles.
Sin embargo, no todas son medioambientales. No todo tiene que ver con el tiempo, los desastres naturales... o incluso la pobreza y la enfermedad. Lo tenemos más cerca. Y es que la discriminación no tiene vuelta atrás si la actitud actual se mantiene.

La adaptación a la televisión de la obra literaria "El Cuento de la Criada" de Margaret Atwood ha contribuido a la concienciación general de este asunto en particular. Bueno, de este y de muchos otros. Gracias a MGM, y la distribución de HBO por la plataforma online de esta serie de televisión, podemos darnos cuenta de hacia dónde va nuestra actualidad.

El mundo que nos presenta Atwood se sitúa en un futuro no muy lejano tras una guerra civil en Estados Unidos. Este conflicto lo inició una secta de reciente formación llamada "Los Hijos de Jacob", quienes escudándose en el viejo testamento pronuncian un manifiesto de limpieza social. Consideran que actualmente el mundo está sucio, la gente está sucia y hay que pasar un proceso de depuración.
Es necesario tener en cuenta que en su actualidad las enfermedades venéreas y la contaminación han producido una reducción en la tasa natal descomunal. Tanto así que 1 de cada 10 niños tienen posibilidad de sobrevivir la infancia.

Dentro de los métodos de esta secta que se apodera de EEUU y declara Estado Marcial suspendiendo la constitución, está la falta total y completa de los derechos de las mujeres. Alegando "inutilidad", las mujeres retroceden más de 100 años en su estatus social. Las pasan a definir en clases, siempre inferiores al hombre. Algunas de las imposiciones de las mujeres en esta Respública de Gilead es el analfabetismo; aquella a la que se encuentre leyendo, se le cortará la mano.

Ojalá que esta fuera la única prohibición para las mujeres. Sin embargo, el punto más extremo es el de su utilización meramente como objeto reproductivo. Ni siquiera como concubinas. Aquellas mujeres aún fértiles en esta distopía son reunidas y disciplinadas en centros especializados para que, más tarde, sean asignadas a familias poderosas. Así, mediante un ritual "ceremonia", puedan concebir un hijo y dejarlo luego a esta familia.

La pregunta clave aquí es cómo se llega a un punto de discriminación a la mujer tal que se considere una simple máquina procreadora. Temo decir que ahora mismo existen personas con una mentalidad parecida y nada razonable. ¿El camino que llevamos ahora mismo, puede destinarnos a un futuro tan atroz? ¿Es la obra de Margaret Atwood un terrible presagio que debemos tener en cuenta para que no suceda? ¿Cuáles son realmente las posibilidades? Una reflexión necesaria y que la serie de "El Cuento de la Criada" nos sirve en bandeja.

La Semana Internacional de Cine de Valladolid es uno de los festivales más antiguos y consolidados de Europa en el área cinematográfica. Nace en 1956 como Semana de Cine Religioso de Valladolid, vinculado a la Semana Santa.
La exigencia de calidad es una seña de identidad de este festival audiovisual donde se celebran las obras nacionales e internacionales, otorgando galardones "espigas" de oro y plata en las diferentes secciones y categorías.

 

Las proyecciones de los diferentes proyectos presentados a este certamen estarán abiertos al público según la programación ofrecida por la organización. Además, este año cuentan como novedad con un ciclo de cine en directo "LiveCinema" el día de clausura del festival, como una nueva oportunidad de descubrir las artes cinematográficas de vanguardia.

La Semana Internacional de Cine de Valladolid ofrece este año 65 cortometrajes en sus diferentes secciones, de los cuales, 13 compiten en la Sección Oficial por las espigas de Oro y Plata, dotadas con 6.000 y 3.000 euros como recompensa y otros 15 participan en Punto de Encuentro, incluidos cuatro que integran ‘La Noche del Corto Español’. España concurrirá en Sección Oficial con Los desherados, de Laura Ferrés, y La inútil, de Belén Funes.

 

Fecha
21 de octubre a 28 de octubre 2017

Lugares
Cines Broadway (Paseo del Hospital Militar, 34 - C.P.: 47007 - Valladolid (Valladolid))
Teatro Calderón (Angustias, 1 - C.P.: 47003 - Valladolid (Valladolid))
Teatro Carrión (Montero Calvo, 2 - C.P.: 47001 - Valladolid (Valladolid))
Teatro Cervantes (C/ Santuario 22 - C.P.: 47002 - Valladolid (Valladolid))
Teatro Zorrilla (Plaza Mayor, 9 - Valladolid (Valladolid))
Laboratorio de las Artes de Valladolid LAVA (Antiguo Matadero de Valladolid. Paseo de Zorrilla, 101 - C.P.: 47007 - Valladolid (Valladolid))

 

 

Desde el día 12 hasta el 15 de octubre, el Espacio Cultural Amor acogerá la undécima edición del Festival de Artes Escénicas (Aescena) en la localidad palentina.  Cinco espectáculos serán los protagonistas de la programación de este año.

Aguilar de Campoo se vuelve a dar cita con el teatro, y ya es la undécima edición. Diferentes compañías tendrán la oportunidad de presentarse ante el público en cinco oportunidades a lo largo del fin de semana en el Espacio Cultural Amor. El martes día 10 empezó ‘Teatro del Azar’ con la campaña escolar, destinada a los colegios de la localidad, con la representación de “Sancho Barataria”.  A las 20.30h del jueves 12, ‘Perigallo Teatro’ nos llevará a su “Espacio Disponible”. El viernes será el turno de “Lorca” por parte de ‘Histrion Teatro’ y el domingo cerrará “Carlos V, Cartas al Emperador” de las manos ‘Teatro navegante’. La música también tendrá su lugar el sábado, la ganadora del Grammy Latino, la cantautora colombiana Marta Gómez deleitará al público palentino en una fecha única.

La entrada en taquilla son 12 euros desde una hora antes de la función, no se podrán adquirir más de 4 entradas por persona y no se podrá entrar una vez iniciada la función. También existe la posibilidad de adquirir uno de los 100 “abonos aescena” que será válido para todos los espectáculos excepto la campaña escolar.

Durante mis clases de la lengua española escuchaba muchas veces las frases tipo:

  • Habían muchas personas en la calle.
  • Han habido algunas quejas.
  • Hubieron problemas con esta asignatura.

Pero ¿De dónde  viene este error que cometemos tan a menudo? Desde mi punto de vista, es decir, desde el punto de vista de una estudiante extranjera de la lengua española que tiene muchas experiencias con los errores, no es nada difícil explicar su origen. La concordancia. Esto es la respuesta. Los estudiantes solemos ser acostumbrados poner todo en plural si las palabras fundamentales de la frase son también en plural, en nuestros ejemplos susodichos se trata de: personas, quejas y problemas. Sin embargo, en una oración el predicado debe concordar en número y persona solo con el sujeto, sin importar otros elementos que lo acompañan. Y esto es un punto débil. De lo que no nos damos cuenta es que las palabras personas, quejas y problemas no son sujetos, sino meros complementos directos cuyo número no importa. ¿Dónde está entonces el sujeto? En español, la construcción haber + sustantivo empleada para denotar la mera existencia de algo funciona como impersonal, es decir, no tiene sujeto y, por eso, la forma del verbo haber va siempre en tercera persona del singular. En consecuencia es un error poner el verbo haber en plural, ya que el complemento directo nunca determina la concordancia. 

Así, las formas correctas de nuestros ejemplos por eso son:

  • Había muchas personas en la calle.
  • Ha habido algunas quejas.
  • Hubo problemas con esta asignatura.

Espero que este artículo haya aclarado el problema y las construcciones haber + sustantivo ya no les vayan a complicar la vida. A continuación adjunto algunos ejemplos del uso incorrecto y correcto de la construcción.

  • “Habían muchos turistas en la isla” (incorrecto). “Había muchos turistas en la isla” (correcto).
  • “Pronto habrán cientos de edificios en esta zona” (incorrecto). “Pronto habrá cientos de edificios en esta zona” (correcto).
  • “Ayer hubieron muchos accidentes en el barrio” (incorrecto). “Ayer hubo muchos accidentes en el barrio” (correcto).
  • “En el partido han habido jugadas excelentes” (incorrecto). “En el partido ha habido jugadas excelentes” (correcto).
  • “Nos dijeron que no habían ya entradas para ese concierto” (incorrecto). “Nos dijeron que no había ya entradas para ese concierto” (correcto).
  • “Se han elegido recientemente a los nuevos miembros de la asociación” (incorrecto). “Se ha elegido recientemente a los nuevos miembros de la asociación” (correcto).

Página 1 de 2