¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Julio 2017

   El Grupo Muriel y la Diputación de Palencia organizan la exposición “Días de guateque”, donde el visitante podrá conocer diferentes portadas de discos y material musical asociado a finales de los años 50, 60 y 70 del siglo XX.

   En palabras de Pablo Abraira: “Todos hemos ido configurado a lo largo de la vida nuestra propia banda sonora, y por eso, cada vez que oímos una canción que forma parte de ella, la magia de la música tiene la capacidad de trasladarnos al momento en el que la oíamos”.

   La muestra ofrece una selección de portadas de éxitos de finales de los años 50, 60 y 70, que traen de vuelta esos días de guateque y que engloban artistas y grupos de la talla de Nino Bravo, Frank Sinatra, Pablo Abraira o The Beatles.

FECHA DE LA NOTICIA

Del 14 de julio al 3 de septiembre de 2017

LUGAR DE CELEBRACIÓN

Centro Cultural Antigua Cárcel – LECRÁC

Avda. Valladolid, 26 – C.P.: 34004 - Palencia

Exposición para todos los públicos. Gratuita

Horario: De lunes a viernes, de 10.30 a 21.00 hrs.; sábados y festivos de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 hrs.

Estos días Twitter ardía (en realidad arde siempre) con el asunto de la influencer Dulceida y la petición que realizó a sus fans.

Dulceida es el alter ego de Aida Domenech en las redes. Es una catalana que comenzó con un blog de moda, luego subió vídeos de la misma temática a YouTube y ha terminado por ser una influencer, sea lo que sea eso a julio de 2017. En televisión fue una de las caras de la última aventura de Sara Carbonero en el programa de Telecinco Quiero ser.

Hace unos días escribió un texto en sus redes sociales instando a sus fans a que no le pidiesen sacarse fotografías con ella, ya que las vacaciones son para disfrutar y además, no estaría en unas condiciones de belleza óptimas para salir en las instantáneas.

Segundos después Twitter se convirtió en el Vesubio. Miles de legiones de fans y haters discutían como se suele discutir en esta red social, con el convencimiento de tener la razón y sin apenas autocrítica.

Achacaban lo borde y feo que sería rechazar a un fan ilusionado que solo quiere inmortalizar el momento de conocer a su ídolo. Tampoco ayudó el mínimo aprecio de la ortografía por parte de la catalana. En menos de 50 palabras el ratio de faltas era superior al grado de importancia y amor propio de un Carlos Boyero.

Esto sirvió para que tildasen a Dulceida de ignorante, de no finalizar la E.S.O. y de poner bajo duda su profesionalidad en cuanto al estilismo. Nada nuevo bajo el sol. Además criticaban sus vacaciones, argumentando que en su “trabajo” de influencer y su vida laboral en las redes son un periodo de vacaciones sin fin.

No seré yo el mayor defensor de las nuevas profesiones como youtuber, instagramer o influencer pero una cosa hay que decir. La gente que habla sobre ellas con desprecio denota un alto grado de desconocimiento. Y lo que es peor, se niega al avance. Es indudable que estos trabajos están a la orden del día. Si grabas un vídeo, lo editas, lo publicas y tienes una masa aceptable de seguidores, eso deja de ser un hobbie y puede convertirse en un trabajo. Negarlo y rechazarlo es cerrarse a la evidencia.

No justifico las faltas de ortografía. En este caso siempre pienso lo que consiguió Pep Guardiola con Coldplay. Desde su grado de iconicidad e importancia logró que a mucha gente que la música no le importaba demasiado, al menos escuchase a un grupo comercialmente bien entendido. La pena fue que Guardiola no tuviese unos gustos menos comerciales (opinión subjetiva).

Vamos al caso de la privacidad. Si estás de vacaciones y no te quieres sacar una foto con alguien… pues no te la sacas. Está claro que eres una persona reconocida y que debes cuidar estos detalles pero al fin y al cabo no eres la Reina de Inglaterra, eres alguien que sube vídeos y hace looks. Ya está. Eso no te condena a ser amable, primoroso y servicial las 24 horas del día. Ya lo decía Kurt Cobain respecto a la fama, “Quiero ir a una tienda de música a escuchar discos, el mero hecho de que me plantee no ir porque me van a reconocer es horrible. No debería ni tener que planteármelo”. También Santiago Segura habla siempre de que está harto de que la gente le grite Torrente por la calle.

Como siempre, culpa compartida entre muchos, Dulceida por no cuidar su mensaje y ortografía, los haters por ser eso, haters, los fans por ser eso, fans y la gente como yo que no tiene vida social y escribe de cosas tan intrascendentes e innecesarias como esta.

Viernes, 28 Julio 2017 13:21

Locuciones latinas (1)

   A menudo cuando escribo en este blog pretendo hacer hincapié en la importancia que tienen el latín y el griego (clásico). Aunque suele decirse que estas lenguas están muertas, en mi opinión, ni mucho menos lo están, pues la etimología nos demuestra que ambas lenguas están muy presentes en el español actual. Por ejemplo, el griego en el lenguaje científico y médico; y el latín está muy presente en el lenguaje jurídico. En la entrada de hoy voy a tratar algunas expresiones latinas que usamos incorrectamente a la hora de hablar o escribir puesto que las introducimos con preposiciones o las empleamos en plural.

   La Ortografía Académica nos indica que se tienen que escribir las locuciones latinas en cursiva o, si no se puede utilizar esta tipología, las debemos escribir entre comillas (“ ”) puesto que se trata de extranjerismos.

  • Grosso modo: Significa “aproximadamente, a grandes rasgos, a bulto”. En cambio, lo que se suele escuchar o decir es a grosso modo. Esto último es incorrecto. En todo caso, si se pone la preposición, habría que decir a grueso modo o a lo grueso.
  • In medias res (“Hacia el medio de las cosas, en el medio del asunto”): no es in media res, ya que tiene que concordar en plural. Se utiliza in medias res para referirse sobre todo a una narración que empieza en mitad de la acción.
  • Ipso facto: Significa “en el acto, inmediatamente”. Sin embargo, se usa la expresión con la preposición de (de ipso facto) y esto es incorrecto.
  • Motu proprio (por propia iniciativa): como en el caso anterior, tampoco se tiene que poner preposición. Es decir, no hay que escribir, ni decir de motu proprio. Asimismo, hay personas que dicen propio, en vez de proprio. Esto se debe a la evolución fonética de esta palabra.

   Como vemos, el latín no queda tan lejos. Es más, considero que, mientras se pueda rastrear el origen de nuestras expresiones y del léxico en el griego y latín, y haya una clara presencia de ambas lenguas en nuestro idioma, nunca debe decirse que están muertas. A partir de ahora no tenemos excusa para escribir y decir estas locuciones latinas mal. En serio, esto no es peccata minuta. ;)

De nuevo, el Arte se convierte en protagonista. Y no se trata de una errata lo que acaban de leer… He escrito la palabra ‘Arte’ con mayúscula porque en el municipio soriano de El Burgo de Osma es posible contemplar y disfrutar desde el 21 de julio hasta la primera semana de septiembre de una selección de obras –grabados y esculturas, en su mayor parte- procedente de la colección privada del veterano artista salmantino Venancio Blanco, que aterriza en la Casa de Cultura de San Agustín de la mano de la fundación que lleva su nombre, encargada de gestionar y difundir la obra del prestigioso escultor, todavía en activo a sus 93 años.

Este proyecto expositivo, que cuenta con el apoyo de las distintas administraciones –Junta de Castilla y León, Diputación de Soria, Ayuntamiento de El Burgo de Osma e Instituto Castellano y Leonés de la Lengua- representa una oportunidad de oro para que todos aquellos amantes del arte contemporáneo puedan disfrutar con la selección expresa hecha para este recinto, que hace unos meses también pudo disfrutarse en la capital palentina.  

‘Obra gráfica y escultura. Colección Venancio Blanco’ está integrada por una selección de primer nivel de obras de arte. Litografías de Marc Chagall, aguafuertes de Menchu Gal, grabados al aguafuerte y aguatinta de José Guerrero, acrílico sobre base litográfica de Albano, alabastro tallado de Diana García Ro, serigrafías de Víctor Vasrely y obras y bocetos del propio Venancio Blanco, que se incorporan también a esta exquisita selección, que no es fácil de reunir en una única exposición.

Más de treinta obras de artistas contemporáneos, maestros de la primera mitad del siglo XX, coetáneos muchos de ellos del artista salmantino, en muchos casos amigos personales junto a otros jóvenes creadores que han dejado una huella reconocible en el arte del pasado siglo, permiten dar cuenta de la riqueza plástica del grabado en sus diferentes técnicas. El comisario de la exposición, Francisco Blanco, hijo del artista y vicepresidente de su fundación, se desplazó hasta el municipio soriano para defender y dar a conocer un proyecto en el que se recrea un escenario único en el que tanto el dibujo, como la composición, el color, las texturas y la propia libertad expresiva consiguen seducir al público.

En cualquier caso, una oportunidad de oro que abre al mismo tiempo al visitantes varias posibilidades; conocer una exposición espectacular, conocer los prestigiosos cursos de verano de la Universidad de Santa Catalina y también para darse una vuelta y disfrutar para conocer este pequeño municipio soriano cargado de historia.

La ciudad de Palencia está convencida de la capacidad que mantiene la lengua española como recurso económico, del potencial que tiene nuestro idioma a la hora de erigirse en factor que puede contribuir a la generación de empleo y riqueza. La enseñanza y la difusión de la lengua española representa una de las señas de identidad de Castilla y León, como lo ha entendido perfectamente desde hace muchos años el propio Ejecutivo autonómico, que potencia la enseñanza de la lengua como una prioridad de su política cultural y turística a través de un departamento específico en la Consejería de Cultura y Turismo, y de un Plan del Español específico a través del que se articula una batería de propuestas en las que se dan la mano muchas veces al iniciativa pública y privada.

Y siguiendo esta línea de trabajo, creo que resulta de justicia recordar los esfuerzos que desde hace años está realizando el consistorio palentino para contribuir a convertir la ciudad en un destino atractivo para los estudiantes extranjeros que acuden a aprender el idioma. Desde hace años, se han puesto en marcha distintas iniciativas encaminadas en esta dirección, que acabarán dando sus frutos.

En este sentido, el Centro Cultural Antigua Cárcel (Lecrác) de la capital palentina ha acogido una nueva convocatoria del tradicional curso ‘Iniciación a la Metodología de Español como Lengua Extranjera (ELE)’, propuesta que ha contado un año más –y van cinco consecutivos- con el respaldo del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y del Instituto Cervantes, entidades que trabajan por la difusión y la enseñanza del español. Desde el 17 hasta el 20 de julio se volvió a programar en las aulas de esta instalación municipal este curso de formación que pretende acercar al alumno a la enseñanza de español desde diferentes aspectos: la metodología, los materiales didácticos, los aspectos curriculares, el componente cultural y el uso de las tecnologías en el aula.

La titular de Cultura del Ayuntamiento de Palencia, Carmen Fernández Caballero, junto a la gerente del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Mercedes Andrés, coincidieron en el Lecrác palentino en la inauguración del curso y destacaron el carácter práctico de una propuesta formativa que se ha ido consolidando en el tiempo y que se ha convertido en imprescindible en la agenda cultural palentina. Desde que el curso ‘Iniciación a la Metodología de ELE’ arrancara en 2013, alrededor de un centenar de alumnos, en su mayoría licenciados en Filología y estudiantes de último grado, ha pasado por las aulas para conocer la realidad de la enseñanza del español como lengua extranjera.

Otra seña de identidad del curso es la calidad del profesorado que lo imparte, especialistas de las cuatro universidades públicas de Castilla y León en ejercicio, muchos de ellos ‘repetidores’ de la experiencia formativa, que contribuyen con sus ponencias a crear un todo unitario útil para el alumno que llega con la idea de trabajar en este campo. Un curso práctico que tampoco se olvida de cuestiones teóricas y que permite a los futuros profesionales de la enseñanza de ELE encontrar respuesta a las inquietudes básicas que se llegan a plantear cuando se encuentran cara a acara con el alumno.

‘Iniciación a la Metodología de Español como Lengua Extranjera (ELE) se orienta también al desarrollo de las competencias clave del profesorado: organizar situaciones de aprendizaje, evaluar el aprendizaje y la actuación del alumno y servirse de las nuevas tecnologías (TIC) para el desempeño de su trabajo. Además, se busca que el alumno aprenda a reflexionar sobre los enfoques en el aula ELE y sea capaz de establecer criterios para valorar la adecuación de determinados recursos tecnológicos y materiales para el aula y para distintos grupos.

 

   La Filmoteca de Castilla y León organiza la exposición “Pedro Ladoire. Humanidades. Retratos de los 90”, donde el visitante podrá conocer a diferentes personalidades del mundo de las artes y el espectáculo que tuvieron protagonismo en la sociedad de los años 90.

   La muestra del autor zamorano Pedro Ladoire, reúne 30 retratos fotográficos en blanco y negro de diferentes personajes del mundo de la cultura y la creación, fundamentalmente de Castilla y León, entre los que aparecen artistas plásticos, escritores, fotógrafos, arquitectos, actores y filósofos.

   Pedro Ladoire busca captar la esencia, el alma de la persona y su entorno. Según palabras del propio autor. “Fotografiar es mirar y es también la mirada del otro, es un diálogo entre el fotógrafo y el fotografiado. Hago fotografía para plasmar un tiempo a través de un instante”.

FECHA DE LA NOTICIA

Del 30 de mayo al 19 de septiembre de 2017

LUGAR DE CELEBRACIÓN

Filmoteca de Castilla y León

Casa de las Viejas. C/ Dª Gonzala Santana, 1 – C.P.: 37001 - Salamanca

Exposición para todos los públicos. Gratuita

Horario: De martes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 19.30 hrs. Sábados y festivos de 10:00 a 14:00 hrs.

Miércoles, 19 Julio 2017 14:14

La etimología de los colores y otros

   Con el verano, suelo marcharme los fines de semana a la playa a refrescarme y tomar el sol. Lógicamente con el calorazo soy incapaz de leer un libro filosófico o novelas de gran profundidad, así que aprovecho estas ocasiones para conocer cuáles son las últimas tendencias sobre música, cine o moda. Como el saber no ocupa lugar, reconozco que no está de más conocer qué tipos de tejidos son los que más se llevan o cuáles son los colores para el verano o los más apropiados para cada estación, etc. Fue en una de estas cuando me pregunté, y para la próxima entrada en Virgulillas, ¿por qué no mezclar moda y lengua?

   En entradas anteriores hemos hablado sobre la etimología de algunas palabras. Por ejemplo hemos hablado sobre insultos, palabras curiosas, sobre animales... Considero muy importante indagar sobre la etimología, esa ciencia que estudia las palabras, porque, de este modo, estamos conociendo la historia y evolución de las palabras, y en definitiva, de nuestra lengua y cultura. Así que, tanto si eres un apasionado de la moda o un curioso de la lengua española, te interesará conocer la etimología de los colores.

   Muchas de nuestras palabras proceden del latín y del griego. Las palabras latinas o griegas solían tener dos raíces para sus distintos casos. Es por ello por lo que a lo largo de la entrada voy a tratar citar ambas.

   Empecemos hablando sobre la ausencia de color, o lo que es lo mismo, el negro. La palabra procede del latín niger-nigri (negro). De ahí que vengan palabras como denigrar (poner negro, manchar –una reputación–). Pero las palabras como melancolía, melanina, Melanesia o Polinesia comienzan por la forma griega melan, que significa “negro”. Así tenemos que melancolía significa “bilis negra”, Melanesia, “islas negras” y Polinesia “muchas islas”.

   Del negro, pasamos a su color opuesto, el blanco. Esta palabra procede del germánico blank (brillar). No obstante, tanto el griego como el latín tenían sus palabras para designar al color blanco. El latín tenía dos palabras para este color: candidus “blanco brillante” y albus “blanco mate”.

   En español tenemos otras palabras que proceden de la primera, como por ejemplo: cándido, candente o canas. En cambio de albus encontramos nombres de lugares como Peñalba o Montalbo, aunque también palabras como alba o álbum. En griego blanco es leukós, y de ahí que tengamos derivados científicos como leucoma o leucocito, que significa “glóbulo blanco”.

   Y del blanco pasamos al color verde, que procede del latín viridia (cosas verdes). De esta palabra derivan otras muchas como verduras, berza o verdugo, que significa “rama verde” pues se usaba para los azotes. En griego, khlorós significa verde. Así pues, tenemos palabras como clorofilia o la sustancia química cloro.

   El color amarillo tiene su raíz en el latín amarus, que significa “amargo”, y viene del color de la piel que tiene una persona a causa de una enfermedad donde se acumula la amarga bilis en la sangre (ictericia).

   El cuanto al color rojo hay una gama bastante amplia, pues tenemos el rojo carmesí, el bermejo, el rojo escarlata, rojizo... La palabra rojo tiene su origen en el latín, de russeus, “rojo fuerte”. Sin embargo, carmesí procede del árabe quermes (insecto de donde se obtiene este color) y escarlata y bermejo proceden del latín sigillatum y vermículos, respectivamente.

   En cuanto al azul, la palabra procede del sánscrito rajavarta a través del persa y del árabe lazurd. Y para terminar, el marrón procede del francés marron (castaña).

   Como hemos visto, la influencia de otras lenguas es evidente. Como dice José Antonio Millán “ni los hombres ni las lenguas están aisladas, y no hay tarea más colectiva, más plena, que el tejer y destejer las palabras en el tiempo”.

   La Fundación Caja Burgos organiza la exposición “Masquerade Parsec!, donde el visitante podrá contemplar una reflexión acerca de la simbología e historia de la máscara, a través del artista Antonio Feliz

   El proyecto desarrollado por Parsec! (alter ego del artista Antonio Feliz —Zamora, 1978—)       reflexiona sobre los protocolos de ocultación social y personal. A través del empleo de la máscara, un objeto cuyo fuerte carácter simbólico lo vincula con la celebración de numerosos rituales religiosos y profanos, Parsec! construye una explícita alegoría sobre la fábrica de la individualidad, sobre la propia esencia y sobre la transmisión de ideas y pensamientos.

   En el Centro de Arte Caja de Burgos CAB Parsec! intervendrá sus muros. Realizará una obra por fuerza efímera que se complementará con dibujos, pinturas de gran formato, bocetos de acciones e instalación escultórica. Un proyecto, a la postre, que hunde sus raíces en uno de los aspectos que la cultura de nuestro tiempo no puede dejar de abordar: nuestra relación con todo aquello que parece haber quedado en los márgenes de la contemporaneidad.

FECHA DE LA NOTICIA

Del 9 de junio al 24 de septiembre de 2017

LUGAR DE CELEBRACIÓN

Centro de Arte Caja de Burgos (CAB)

C/ Saldaña, s/n. – C.P.: 09003 - Burgos

Exposición para todos los públicos. Gratuita

Horario: De martes a viernes, de 11.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.00 hrs. Sábados de 11:00 a 14:30 y de 17:30 a 21:00. Domingos y festivos, de 11:00 a 14:30 horas.

   Hace unos días se celebró el Mad Cool Festival en la Caja Mágica de Madrid. Está en boca de todos el trágico suceso de la muerte del coreógrafo y bailarín, Pedro Aunión mientras se preparaba para su espectáculo de danza aérea, previo al concierto de Green Day.

   No polemizaré en cuanto al tema de si se el festival debió seguir o suspenderse. Me parecen respetables ambas opciones. Dicho lo cual, creo que mucha gente olvida el poder de estampida de más de 40.000 personas enfervorizadas en un recinto cerrado.

   De lo que voy a hablar es de la falsa moralidad que existe en 2017. Tanto en las personas como en las empresas que tienen su actividad y herramienta de comunicación en las redes sociales. Se puede afirmar sin temor a equivocarse que están prostituyendo lo que un día Marshall McLuhan denominó como aldea global.

   Vayamos cronológicamente:

   Minutos después del fatal accidente varias personas cuelgan vídeos del suceso en Twitter. Diferentes agencias de información piden permiso para compartir y hacerse eco informativo de esos vídeos. En este sentido igual estoy chapado a la antigua pero me parece violento que te envíen un mensaje tal que así “Siento mucho lo que ha pasado. ¿Puedo publicar el vídeo? Es con carácter informativo.”

   Vale, es información, vale, el vídeo puede ayudar incluso al nivel de la víctima por si se ha producido algún fallo relativo a la seguridad, vale a todo pero… ¿Es necesario ese “buitreo”? Es como ir a un velatorio y dar el pésame preguntando en la misma frase por el servicio de cáterin.

   Se premia llegar el primero, aunque sea mentira, aunque haga trampas. Ha cruzado la meta, y da igual si ha sido de forma legal o iba dopado. En eso se han convertido una gran cantidad de medios de comunicación a día de hoy. La inmediatez por encima del rigor.

   Siguiente tema:

   Una persona con más de 60.000 seguidores en Twitter, con un canal de Youtube cercano a los 200.000 suscriptores y que se define como estratega de contenido digital publicó esta serie de tuits. No voy a decir su nombre ni poner los tuits porque creo que todos tenemos derecho a equivocarnos. Además, el tema ha tenido un revuelo que solo con poner una frase aproximada de lo que cuento, se localiza sin problema para los curiosos.

   No pongo en duda el contenido pero sí lo hago con el continente. Es necesario comentar lo innecesario de esos tuits y las lecciones de moral gratuitas. Las reflexiones de la youtuber/influencer/estratega digital son una secuencia de tres estados: shock, enfado y diversión. Aquí todo correcto, lo puedo entender, no todos encajamos de igual manera un suceso así.

   Lo que no entiendo es la necesidad de escribirlo en redes sociales. Puedo comprender el que tengas a 60.00 seguidores y que debes “alimentarlos” de alguna manera, pero también entiendo que hay cosas que no le cuento ni a mi madre, y eso es algo sagrado, no un grupo de gente que cliquea el botón de seguir.

   No todo merece la pena ser escrito y menos compartido. Si te pasa algo así, quédatelo en tu intimidad, reacciona de la manera que te lo pida tu cuerpo, pero por favor, no lo compartas para quedar bien y dar lecciones. Si lo haces, debes saber que Twitter es lo más jodido y rencoroso que puede existir en el mundo. Más incluso que una exnovia.

   No me parece reprochable su actitud. El resumen sería este: Sucede un accidente horroroso ante mí, maldigo como la gente reacciona de una manera pasiva, sigo con mi vida y me olvido. Nada que decir, es lo más normal del mundo. El error está en subirlo a tus redes sociales, más si cabe, si te denominas un estratega digital. Y no vale eso de que estás de ocio, tienes que ser como la mujer del César, no solamente serlo, también debes aparentarlo. Y amigos, en Twitter, Youtube y redes sociales en general, se aparenta, y mucho.

   Último tema:

   La paja en el ojo ajeno. El anonimato de las redes sociales te otorga el “superpoder” de meter cizaña y opinar todo lo que quieras y más. Creo que el descenso de empatía de la gente sigue una decadencia que nos llevará a una realidad que supera con creces al discurso que plantea Charlie Brooker en Black Mirror. No puedes pedir justicia, ajusticiando por tu cuenta. Y en eso, la mayoría, somos culpables.

Lunes, 10 Julio 2017 12:20

Verano, música y... lengua (II)

   Como anticipé en la anterior entrada, la música está muy presente durante este tiempo estival, tanto es así que, cuando hay alguna celebración o acontecimiento importante siempre lo acompañamos con musiquita para alegría de nuestros corazones. En verano, se producen en la mayoría de España las fiestas tan esperadas de los pueblos, y como no, personas de todas las edades disfrutan de la verbena de la tarde y de la fiesta nocturna.

   La lengua no debería ser una materia que se da en el colegio e instituto, y que cuando llegan las vacaciones olvidamos todo. No es un aspecto aislado de nuestra realidad. Y para demostrar que la lengua está muy presente en el día a día, vamos a ver en esta entrada aspectos lingüísticos sobre ortografía y léxico de las canciones que escuchamos en los pueblos. De este modo, al mismo tiempo que escuchamos y bailamos, también aprendemos un poquito y tomamos conciencia de nuestra realidad lingüística.

   Obviamente, este tema da para mucho, así que trabajaremos algunas de las infinitas canciones típicas que escuchamos en las verbenas. Posteriormente, en las siguientes entradas, veremos más curiosidades lingüísticas que se dan en las letras de otras canciones. El tema da para mucho que hablar así que vayamos poco a poco, o como dice Luis Fonsi “despacito”.

   Voy a empezar tratando una canción de mi grupo favorito, este es, Amaral. Una de las melodías que más me emocionaron en su día fue “Como hablar”. Así lo pone el grupo zaragozano, sin tilde. Sin embargo, no es correcto, ya que le falta un signo ortográfico. ¿Adivináis cuál? Tras analizar la letra, vemos como el título de la canción hace mención a una pregunta para presentar una incertidumbre. Por ello, lo correcto es “Cómo hablar”.

   Otro grupo que me gusta también bastante es Maná. Y su canción que más he escuchado en las fiestas populares es “En el muelle de San Blas”. San Blas es el nombre de una ciudad en Nayarit, México. La Ortografía de la Lengua Española nos explica que, si “san”forma parte de un nombre propio, se escribe en mayúscula, como por ejemplo, San Sebastián. En cambio, si lo usamos para referirnos a un santo, como el baile de san Vito, la palabra san va en minúscula. En la canción de Maná, el muelle hace referencia a la ciudad y no al santo Blas. Cuenta la canción que en el muelle de esta ciudad estuvo años esperando una mujer vestida de novia, Rebeca Méndez Jiménez, a su prometido, un pescador que nunca regresó del mar.

   Miguel Bosé tiene una canción titulada “Morenamía”. No obstante, he escuchado varias veces esta canción en las verbenas, en casa y en bares, y el cantante lo pronuncia separado. Entonces, ¿por qué Miguel Bosé lo escribe junto? Es un misterio digno de resolver por el más grande, Iker Jiménez, pero mientras tanto, “morena” y “mía” son dos palabras y se escribiría separado.

   Para acabar, vamos a escuchar y ver una canción de Estopa, en concreto, “El run run”. La Ortografía de la Lengua Española recomienda escribir en una sola palabra los nombres creados a partir de sílabas que imitan un sonido, como tictac o blablablá. Por ello, lo más apropiado es que Estopa hubiera escrito El runrún.

   Nosotros por nuestra parte, os dejamos bailando y reflexionando un poquito más sobre nuestra lengua. Hasta pronto y ¡feliz verano!