¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper



   Hace unos días se celebró el Mad Cool Festival en la Caja Mágica de Madrid. Está en boca de todos el trágico suceso de la muerte del coreógrafo y bailarín, Pedro Aunión mientras se preparaba para su espectáculo de danza aérea, previo al concierto de Green Day.

   No polemizaré en cuanto al tema de si se el festival debió seguir o suspenderse. Me parecen respetables ambas opciones. Dicho lo cual, creo que mucha gente olvida el poder de estampida de más de 40.000 personas enfervorizadas en un recinto cerrado.

   De lo que voy a hablar es de la falsa moralidad que existe en 2017. Tanto en las personas como en las empresas que tienen su actividad y herramienta de comunicación en las redes sociales. Se puede afirmar sin temor a equivocarse que están prostituyendo lo que un día Marshall McLuhan denominó como aldea global.

   Vayamos cronológicamente:

   Minutos después del fatal accidente varias personas cuelgan vídeos del suceso en Twitter. Diferentes agencias de información piden permiso para compartir y hacerse eco informativo de esos vídeos. En este sentido igual estoy chapado a la antigua pero me parece violento que te envíen un mensaje tal que así “Siento mucho lo que ha pasado. ¿Puedo publicar el vídeo? Es con carácter informativo.”

   Vale, es información, vale, el vídeo puede ayudar incluso al nivel de la víctima por si se ha producido algún fallo relativo a la seguridad, vale a todo pero… ¿Es necesario ese “buitreo”? Es como ir a un velatorio y dar el pésame preguntando en la misma frase por el servicio de cáterin.

   Se premia llegar el primero, aunque sea mentira, aunque haga trampas. Ha cruzado la meta, y da igual si ha sido de forma legal o iba dopado. En eso se han convertido una gran cantidad de medios de comunicación a día de hoy. La inmediatez por encima del rigor.

   Siguiente tema:

   Una persona con más de 60.000 seguidores en Twitter, con un canal de Youtube cercano a los 200.000 suscriptores y que se define como estratega de contenido digital publicó esta serie de tuits. No voy a decir su nombre ni poner los tuits porque creo que todos tenemos derecho a equivocarnos. Además, el tema ha tenido un revuelo que solo con poner una frase aproximada de lo que cuento, se localiza sin problema para los curiosos.

   No pongo en duda el contenido pero sí lo hago con el continente. Es necesario comentar lo innecesario de esos tuits y las lecciones de moral gratuitas. Las reflexiones de la youtuber/influencer/estratega digital son una secuencia de tres estados: shock, enfado y diversión. Aquí todo correcto, lo puedo entender, no todos encajamos de igual manera un suceso así.

   Lo que no entiendo es la necesidad de escribirlo en redes sociales. Puedo comprender el que tengas a 60.00 seguidores y que debes “alimentarlos” de alguna manera, pero también entiendo que hay cosas que no le cuento ni a mi madre, y eso es algo sagrado, no un grupo de gente que cliquea el botón de seguir.

   No todo merece la pena ser escrito y menos compartido. Si te pasa algo así, quédatelo en tu intimidad, reacciona de la manera que te lo pida tu cuerpo, pero por favor, no lo compartas para quedar bien y dar lecciones. Si lo haces, debes saber que Twitter es lo más jodido y rencoroso que puede existir en el mundo. Más incluso que una exnovia.

   No me parece reprochable su actitud. El resumen sería este: Sucede un accidente horroroso ante mí, maldigo como la gente reacciona de una manera pasiva, sigo con mi vida y me olvido. Nada que decir, es lo más normal del mundo. El error está en subirlo a tus redes sociales, más si cabe, si te denominas un estratega digital. Y no vale eso de que estás de ocio, tienes que ser como la mujer del César, no solamente serlo, también debes aparentarlo. Y amigos, en Twitter, Youtube y redes sociales en general, se aparenta, y mucho.

   Último tema:

   La paja en el ojo ajeno. El anonimato de las redes sociales te otorga el “superpoder” de meter cizaña y opinar todo lo que quieras y más. Creo que el descenso de empatía de la gente sigue una decadencia que nos llevará a una realidad que supera con creces al discurso que plantea Charlie Brooker en Black Mirror. No puedes pedir justicia, ajusticiando por tu cuenta. Y en eso, la mayoría, somos culpables.

Inicia sesión para enviar comentarios