¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Enero 2019

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua ha convertido la investigación de los orígenes del español en seña de identidad y en bandera de una realidad cultural y lingüística que hunde sus raíces en la provincia burgalesa. Los estudios promovidos por esta institución en torno a los cartularios de la colegiata de Santa María de Valpuesta y del Monasterio de San Pedro Cardeña han puesto en evidencia una realidad científica incuestionable, como es el estrecho vínculo que la provincia guarda con los orígenes del español. La comunidad científica ha acogido con gran satisfacción esta investigación, que es tenida ya en cuenta en los estudios lingüísticos que imparten las universidades.

La publicación de la extensa investigación vinculada a ambos trabajos, realizada en ambos casos en coedición con la Real Academia Española (RAE) permite entender el alcance final de lo que Valpuesta y su cartulario representan en el debate en torno a los orígenes de una lengua hablada en el mundo por más de 500 millones de personas.

Con este punto de partida, el siguiente paso tenía que estar vinculado a la difusión. Por la divulgación de este material entre los estudiantes, empezando para ello desde los primeros niveles formativos. En esta línea divulgativa, esta institución se ha puesto manos a la obra y ha sellado una primera ‘alianza’ con otras dos instituciones, la Fundación Cajacírculo y la Fundación Ibercaja, a través de la cual se van a articular un conjunto de actividades didácticas y propuestas en las que tomarán parte participarán alumnos de cinco colegios burgaleses, cn propuesta realizadas en función de cada tramo de edad (Primaria, Secundaria, Bachillerato)

El proyecto ‘Valpuesta en los colegios’  contará con la participación de escolares de Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato y las actuaciones previstas se extenderán a alumnos de  cinco centros educativos de la capital burgalesa: el colegio diocesano María Madre, Visitación de Nuestra Señora Saldaña, Colegio Círculo, Colegio San Pablo Apóstol y Santa María la Nueva-San José Artesano de Burgos y en las iniciativas participarán estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

Concursos de dibujo y de microrrelatos, de trivial por equipos, la publicación de un cómic sobre Valpuesta, talleres didácticos, charlas de profesores y visitas al Palacio de la Isla, sede de la institución, para conocer el trabajo realizado en torno a los orígenes del español, forman la batería de propuestas de un proyecto que nace con vocación de permanencia y que resulta necesario para divulgar la realidad de los orígenes del español y el nexo que mantiene con Burgos, provincia donde se localizan los primeros registros de palabras en la lengua del habla cotidiana, cuando comienza a desligarse del latín ‘oficial’.   

     ‘La prensa española de Filipinas (siglo XX)’ es el título de la exposición que desde mediados de diciembre exhibe el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua en su sede del Palacio de la Isla de Burgos. La muestra representa un extenso y documentado recorrido del último siglo y medio de la historia del país asiático a través de la perspectiva que ofrecen números originales de diarios y revistas publicados en lengua española en Filipinas durante más de un siglo.

    El préstamo hecho a esta institución por José Rodríguez, ex-director de la Academia Filipina de la Lengua Española (1994-2003) y director honorario de esa institución, de un sinfín de ejemplares de periódico y revistas originales editadas en lengua española durante más de un siglo ha permitido hacer realidad este singular proyecto, que da visibilidad a una realidad desconocida por muchos hispanohablantes. En la antigua ex colonia española se llegaron a  publicar total o parcialmente en español cerca de 75 publicaciones periódicas, entre diarios y revistas, en los momentos de mayor actividad editorial.

   Ejemplares de los periódicos ‘Voz de Manila’, ‘Los lunes’, ‘Diario de Manila’, ‘La Vanguardia’, ‘Ahora’ y ‘Prensa Libre’ y de las revistas ‘El Debate’ y ‘Democracia española’, esta última de tendencia republicana’, se asoman a las vitrinas de esta exposición y nos acercan a una realidad cultural y social en buena parte desconocida en la que nos llega a sorprender hasta qué punto el español estaba arraigado como lengua vehicular entre la población filipina. El español tuvo durante decenios una posición dominante en la prensa, en la enseñanza, en la vida intelectual e incluso en la política del país asiático, una presencia que fue perdiendo poder poco a poco por distintas razones.

    La historia confirma que el acta de independencia proclamada el 12 de junio de 1896 en Kavit se pensó y se escribió en lengua española, idioma en el que también se dictaron las primeras disposiciones del presidente fundacional, Emiliano Aguinaldo. También se empleó la lengua española en los debates celebrados en la Asamblea Constituyente, en la misma Constitución, en el himno nacional y en numerosos títulos de la literatura clásica y moderna filipina.     

    El extenso fondo monumental de José Rodríguez ha permitido poner en pie este proyecto, que representa al mismo tiempo un recorrido por los hechos más relevantes de la historia de aquel país a través de distintos momentos. La prensa en español de Filipinas vivió su edad de oro desde finales del siglo XIX hasta las años 40 del siglo XX, cuando inicia una decadencia por una serie de factores como la presión ejercida por Estados Unidos y el posterior periodo de dominación japonesa, que desde el primer momento demostró una política hostil hacia la lengua y la cultura españolas.

    Otro factor que resultó determinante a la hora de entender el declive de la prensa en español fue la Guerra Civil española. En opinión de Santonja, director de la fundación y comisario de la exposición, este conflicto bélico representó en la práctica que España perdiera el prestigio que venía manteniendo ante su antigua colonia. Las ‘atrocidades’ cometidas durante esos años quedaron plasmadas y tuvieron una influencia nefasta en la sociedad filipina.

    La década de los 80 representa, sin duda, el peor momento de la  prensa publicada en español en Filipinas. Con el idioma inglés como lengua dominante y el tagalo aumentado de forma progresiva su presencia, el español fue retrocediendo poco a poco hasta su casi completa desaparición  de la prensa escrita. A día de hoy, se sigue hablando todavía en Filipinas y medio millón de personas podrían usarla, según los cálculos que maneja la Academia Filipina de la Lengua Española.    

 

Los periodistas Juan Fernández-Miranda y Jesús García Calero, autores del libro ‘Don Juan contra Franco’ (Plaza & Janés) compartieron con el público burgalés la historia de la conspiración que Don Juan de Borbón, conde de Barcelona, promovió contra el general Francisco Franco en 1948, apenas una década después de haber concluido la Guerra Civil. El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua acogió el viernes, 14 de diciembre, la presentación de esta publicación en un acto celebrado en el Palacio de la Isla de Burgos, que estuvo moderado por Gonzalo Santonja, director de la fundación.


En esta publicación, los autores estudian los informes que el caudillo recibió de su red de espías sobre la conspiración promovida por el Conde de Barcelona desde su exilio en Portugal. Los dos coautores del libro, jefe de las secciones de Nacional y de Cultura del diario ABC respectivamente, explicaron el origen de una investigación que les permitió tener acceso a una información exclusiva inédita y real, que contenía anotaciones de puño y letra de Franco.


En estos textos es posible acceder a nueva información vinculada a la llegada de Juan Carlos I a España al tiempo que desmonta mitos y lugares comunes relacionados con los apoyos de Franco en la posguerra, tanto fuera como dentro de España, aspectos claves para acceder a la historia reciente de España.

“Sobre todo se trata de un trabajo esencialmente periodístico”, señaló Fernández-Miranda, que reconocía que ellos son periodistas y no historiadores y que tienen la pretensión de trasladar a un público generalista una documentación relevante por lo que suponía de novedosa y crucial.


Fernandez-Miranda y García Calero reconocen que han querido poner en su sitio a personajes claves de la historia de España y desmitificar clichés existentes respecto al carácter, la personalidad y la capacidad tanto de Franco como de Don Juan y de otros muchos personajes históricos a los que se acerca esta publicación.


Los informes a los que han tenido acceso los periodistas arrojan luz sobre la conjura que el monarca promovió y recogen las anotaciones en tinta roja y azul que el propio Franco hizo sobre los documentos que su red de espías le hacían llegar y que permite conocer que el epicentro de dicha conspiración se encontraba en Estoril aunque sus redes iban más allá y se extendían a Barcelona, Londres e incluso el norte de África. Es más, tanto civiles como militares se encontraban involucrados en esta misma trama. El libro, que llegó a las librerías a primeros de diciembre, va por su tercera edición.