¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

wrapper

Elementos filtrados por fecha: Enero 2019
Viernes, 25 Enero 2019 12:38

3 Refranes sobre el dedo

 

Tradicionalmente, el “dedo” significa” cada uno de los 5 apéndices articulados en que terminan la mano y el pie del hombre y, en el mismo o menor número, de muchos animales”. En nuestra vida cotidiana, cuando se refiere la palabra “dedo”, siempre se nos ocurren el dedo pulgar, el dedo índice, el dedo medio , el dedo anular y el dedo meñique. Sin embargo, en el contexto de las refranes o los “slangs”, los significados de las locuciones relacionadas con dedo pueden ser variadas. He seleccionado 3 locuciones en RAE y procederé a introducirlos sobre su origen y utilización.

  1. antojársele a alguien los dedos huéspedes

      loc. verb. coloq. Ser excesivamente receloso o suspicaz. (Según RAE)

       Esta expresión proviene del antiquísimo y rico refranero español y originalmente se decía del siguiente modo: ‘Al miedoso, los dedos se le antojan huéspedes’. Según esto, podemos saber que la premisa de “Los dedos se le antojan los huéspedes” es el miedo. Los dedos se antojan huéspedes significa literalmente que alguien, en un momento, puede asustarse de algo que le está tocando y estos ser sus propios dedos los cuales no identifica debido al canguelo que está pasando. El término ‘huéspedes’  se refiere a algo que no corresponde con el lugar donde está y viene a advertirnos que a aquel individuo que es miedoso por naturaleza cualquier cosa le asustará incluyendo los dedos de su propia mano. “Antojarse” significa “ofrecerse a la consideración como probable”. Cuando se nos antoja alguien los dedos huéspedes, siempre el sospechoso nos muestra algunas señales de miedo para ocultar los errores que ha cometido.   

  1. No tener dos dedos de frente

Esta locución proviene de la teoría de Franz Joseph Gall quien destacó por su teoría de frenología que ahora es considerada como un tipo de pseudocencia por su supuesta capacidad de presidir el carácter , anomalía mentales, aptitudes y la personalidad de una persona a través del tamaño, forma y protuberancias de la cabaza. Según, Franz Joseph, cuánto más ancha fuese la frente, más inteligente era el individuo. Por esta razón, aquellos que tenían una frente estrecha con un ancho menor a dos dedos eran menos inteligentes. Por eso utilizamos la expresión “no tener dos dedos de frente” hoy para describir persona limitada y de pocas luces.

  1. Meter a alguien el dedo en la boca

Según RAE, esta locución se emplea para asegurar que una persona no es tan tonta como se suponía. Es decir, a fin de mostrar la confianza a sí propio hacia la persona quien le desprecia. Por ejemplo, Luis le mete a su padre el dedo en la boca a través de sus calificaciones excelentes en la carrera de ciencia.

Sin embargo, en el Perú y varios otros países americanos, “meter el dedo en la boca” significa “engañar” Hay escenas alternativas para derivar ese significado. Por ejemplo, el hermanito mayor, le quita la mamadera al menor, y mientras se toma la leche, le mete el dedo en la boca al bebé para que no alerte con llanto a la madre; el pequeñito chupa el dedo de su hermano como si fuera el chupete de su mamadera; Lo han engañado, le han metido el dedo en la boca.

 

      Si eres una persona muy responsable y muy puntual pero encuentras a alguien un poco perezoso con quien trajas o te relacionas ¿qué debes hablar con él si hay algo urgente para hacer? En el mundo del castellano, existe una serie de expresiones para incitar a una persona que comience a hacer lo que tiene que hacer.

  1. ¡Venga, rápido!

      Imagínate que huyes con tu compañero de persecución del diablo en una escena de dibujos animados y tú siempre eres más flexible que él, cuando tenéis que cruzar una cueva mientras el diablo está acercándoos, enseguida arrastras la mano de tu compañero y grita: “¡Venga, rápido!”

  1. ¡Dale, dale!

     “Dale” es una locución de Argentina. Primero, se usa como respuesta afirmativa a una propuesta o invitación. Por ejemplo,―¿Querés ir al cine esta noche?, ―¡Dale!, vamos, ¿a qué hora?, en este contexto este equivale a “vamos”, “vale”. Cuando tenemos que utilizarlo para incentivar a una persona para que haga algo, hablamos así: ¡dale!, dejá de estudiar un rato y vení con nosotros a la fiesta.

  1. ¡Date prisa!

     Esta frase significa apresurarse en la ejecución de una cosa. Siempre la utilizamos en una ocasión de trabajo y si no nos marchamos enseguida, perderemos  un asunto importante. Hablamos así: “Date prisa, o llegamos tarde.”

  1. ¡Que es para hoy!

     También es una frase habitual en las ocasiones en trabajo. Siempre es un miembro responsable o el líder de un grupo quién dice a sus colegas cuando tienen que entregar el trabajo o cumplir una tarea a plazo último.

  1. ¡Espabila!

      La expresión significa ‘no pierdas el tiempo’ o ‘concéntrate en lo que estás haciendo’.

  1. ¡Ponle más salero!

    Es una expresión más positiva y contiene el sentimiento de incitar e incentivar. “Ponle más salero” expresa una actitud positiva como: “anímate, el triunfo llegará.” Pero esta no puede ocultar la preocupación del hablante.

  1. ¡Los he visto más rápidos!

      Esta expresión contiene una sensación de criticar a alguien, es decir, “No prolongues más tu despedida!”

  1. ¡Sacúdete la pereza!

     Podemos imaginar que en una familia hay una madre quien siempre picotea porque tienes un hijo perezoso. Cuando el niño pasa toda la noche jugando vídeo juegos sin cumplir ni pizca de sus trabajos, el madre le gritó “¡Sacúdete la pereza!”

     

     Además de estos ocho, todavía hay las expresiones como “¡Espabila!”, “¡Aire!”, “Andando” y “Arranca ya”. Estas frases son muy breves y sencillas y cuando nos aparecen podemos pensar la escena concreta.